Vocento 15 años 18 de Octubre, 20:10 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

impuestos

¿Cuánto paga a Hacienda por una herencia en su comunidad?

D.Valera

Cobrar una herencia o hacer una donación puede salir muy caro fiscalmente según donde se realice. Y es que la capacidad normativa en materia impositiva que tienen las comunidades autónomas ha provocado unas significativas brechas tributarias que alcanzan su cénit en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Su recaudación apenas alcanzó los 222 millones en 2015 -último año con cifras disponibles-, una cantidad muy modesta comparada con los 72.900 millones del IRPF o los 60.200 millones del IVA. Sin embargo, la brecha de tributación que genera es muy superior a la de cualquier otro impuesto. Así, mientras Canarias o Madrid tienen bonificado casi el 100% de esas tasas otras regiones como Andalucía o Extremadura aplican menos exenciones y los contribuyentes tienen que abonar al fisco hasta 1.000 veces más por una misma herencia. Esta realidad, al margen de las disputas políticas, ha provocado que algunos ciudadanos opten por hacer las maletas. Es decir, cambiar su lugar de residencia de regiones con una presión fiscal más alta a otras con una menor exigencia en estos tributos.

 «Por concepto, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones es discutible», explica el profesor de Economía de Esade Salvador Ruiz, quien señala que esta figura grava por tercera vez la renta ahorrada de un contribuyente después de que lo hayan hecho antes el IRPF y el Impuesto sobre el Patrimonio. Además, este experto advierte de que una imposición elevada «favorece la deslocalización», lo que provoca que ciudadanos se empadronen en comunidades con tipos más favorables. Ruiz también avisa de que los tipos altos «incentivan el fraude fiscal y desincentivan la actividad económica» por lo que apuesta por una armonización a la baja.

Por otra parte, el profesor de Esade recuerda que la recaudación de este impuesto puede no engrosar en su totalidad las arcas de la propia autonomía, ya que al ser un tributo cedido por el Estado el sistema de financiación redistribuye parte de esos ingresos entre otros territorios para tratar de reequilibrar la desigualdad regional.

Pero ¿hasta donde llegan las diferencias? Según un ejemplo elaborados por el Consejo General de Economistas Reaf-Regaf en su estudio sobre la fiscalidad autonómica si un soltero de 30 años hereda bienes de su padre por un valor de 800.000 euros de los que 200.000 corresponden a la vivienda del fallecido tendría que pagar apenas 134,23 euros en Canarias o 1.586 euros en Madrid por las bonificaciones. Por contra, en Andalucía esa tributación se dispararía hasta los 164.049 euros. Es decir, se multiplica por 100 o 1.000.

Distinta normativa

 Esta diferencia se basa en la variedad de criterios normativos. Así, el Impuesto de Sucesiones establece distintos tipos de beneficiarios. En el grupo I se encuentran los descendientes y adoptados menores de 21 años. Estos casos tributan de forma simbólica en casi todas las comunidades. Sin embargo, la diferencia se da en los sucesores del grupo II (cónyuge, descendientes, ascendientes y adoptados de 21 años o más). En este caso, el informe del Consejo de Economistas señala que las comunidades que «prácticamente liberan de tributación» a este grupo se reducen a Canarias, Cantabria, La Rioja y Madrid (también en País Vasco y Navarra, aunque tienen su propio régimen fiscal). A todo esto hay que sumar los continuos cambios que los gobiernos regionales aplican todos los años y que para los autores del estudio sólo generan «confusión».

El caso de donaciones también es similar y los protagonistas de la brecha tributaria son casi los mismos. De esta forma un hijo de 30 años que recibe de su padre 800.000 euros en dinero en efectivo sin un destino específico y sin que tenga ninguna discapacidad tendría que pagar apenas 200 euros en Canarias y 2.000 euros en Madrid, frente a los 208.159 euros en Andalucía o los 205.920 en Asturias.

Para tratar de corregir esta diferencia los expertos apuestan por la armonización. Algo que también venía recogido, por ejemplo, en el acuerdo de investidura entre el PP y Ciudadanos. De hecho, la fiscalidad autonómica será debatida en la comisión de expertos formada para plantear un nuevo sistema de financiación.

«No puede haber este desbarajuste. Se está generando una alarma social que crea confusión en los ciudadanos», señala el presidente del Reaf-Regaf, Jesús Sanmartín. En su opinión, esta disparidad también genera una «conflictividad» no deseada. Este experto considera que una solución podría ser establecer un tipo mínimo y un máximo para Sucesiones y Donaciones. Algo que permitiría reducir estas desigualdades. 

publicidad
publicidad
publicidad