21 de Enero, 17:39 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

campaña renta 2012

Las desgravaciones que tienen propietario e inquilino por alquilar una vivienda

Declarar el alquiler de una vivienda puede reducir su factura fiscal tanto si es propietario de la vivienda como si es inquilino

Con la subida del IRPF, vigente para los años 2012 y 2013, el Gobierno no solo se aseguraba mayores ingresos por las rentas del trabajo, sino también tener que devolver menos dinero a los contribuyentes en las campañas de la renta para los ejercicios 2012 y 2013. Así, según ha anunciado la Agencia Tributaria, éste año se presentarán más de 19,5 millones de declaraciones de la renta, con devoluciones por un total 10.665 millones de euros, cantidad que representa un descenso del 4,5% respecto a la anterior campaña.

Además, según ha señalado este martes en rueda de prensa el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, 4,1 millones de declaraciones saldrán a ingresar, por valor de 6.525 millones de euros, un 3,2% más que en la campaña de 2011.

Sin embargo, declarar el alquiler de una vivienda puede reducir su factura fiscal tanto si es propietario de la vivienda como si es inquilino.

Para los propietarios...

Para la Campaña Renta 2011, que se puso en marcha el año pasado, se incrementó la reducción general del rendimiento neto, para el propietario de la vivienda alquilada, del 50% al 60%. Para este ejercicio sigue vigente los mismos porcentajes.

Además, se mantiene el 100% de reducción para el arrendador si el inquilino tiene entre 18 y 30 años. Sin embargo, según señala el Consejo General de Economistas y Asesores Fiscales (REAF), se mantiene un régimen transitorio que beneficia a los propietarios que hayan firmado un contrato de alquiler antes de fin de 2010 hasta que los inquilinos cumplan los 35 años. 

Pero estas reducciones no se aplican a todos los alquileres. Por ejemplo, las viviendas vacacionales, que se alquilan por temporadas en la costa, no pueden beneficiarse de esta reducción.

Sí se puede reducir si alquila a estudiantes, ya que la Agencia Tributaria es más flexible y entiende que, por ejemplo, de septiembre a junio es un periodo lo suficientemente amplio para no ser entendido por un arrendamiento de temporada.

Tampoco es aplicable si la vivienda alquilada cuenta con servicios de hostelería, por ejemplo, cambio de sábanas.

Además de la reducción, el propietario puede deducirse los intereses y gastos de financiación de los enseres cedidos con la vivienda como el mobiliario. Más los impuestos y tasas estatales que repercutan sobre la vivienda como es el IBI, las tasa por limpieza, recogida de basuras o alumbrado, y, además, los gastos de comunidad.
También los gastos por la formalización del arrendamiento, por la defensa de carácter jurídico de la vivienda y su rendimiento, y por la conservación y reparación.

Asimismo la amortización del inmueble y los bienes que contenga (cerca del 3% del valor de construcción por el desgaste del mismo); los gastos de administración, vigilancia, portería y otros servicios relacionados con la finca y las primas de contratos de seguro de la vivienda.

El inquilino desgrava si...

Con el objetivo de fomentar el alquilar, el Gobierno equiparó su deducción a la compra de vivienda. Así, el arrendatario podrá deducirse un 10,05% de los importes con un máximo de 9.040 euros para rentas de hasta 17.707,20 euros anuales. A partir de ese tope el porcentaje deducción irá decreciendo.

¿Qué pasa si he optado por un alquiler con opción a compra? En este caso fiscalmente no implica ninguna complicación, ya que se deducirá por alquiler hasta que se ejerza la opción. Y una vez adquirida la vivienda, se tributará en la declaración de la renta por un importe máximo de 9.040 euros y un porcentaje de deducción del 15%. Eso sí, siempre y cuando la escritura se hubiera formalizado antes del 31 de diciembre de 2012.

El contribuyente también tiene derecho a la deducción por alquiler, incluso aunque la vivienda arrendada esté situada en el extranjero. Eso sí, siempre que tribute por nuestro IRPF.

Por último, no olvide que si ha beneficiado de la Renta Básica de Emancipación, que todavía estaba vigente en 2012, la debe declarar, aunque sea una ayuda. Ésta irá en la parte de patrimonio.

publicidad
publicidad