Vocento 15 años 11 de Diciembre, 23:46 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

FRAUDE FISCAL

La lupa de Hacienda vigila las rentas del extranjero

José Mª Camarero

Las multas por no declarar pueden llegar a los 5.000 euros por cada dato omitido. Los titulares de cuentas en otros países deben informar a la Agencia Tributaria y al Banco de España.

El temor al corralito, la caída del euro o el miedo a la falta de garantías en los depósitos empuja a muchos contribuyentes a plantearse la posibilidad de abrir una cuenta en el extranjero para salvar sus ahorros. Y si es más allá de la zona euro, mejor. Pero no es una opción a la que puedan acogerse todos los ciudadanos y, además de los trámites necesarios, se trata de operaciones cada vez más vigiladas por la Agencia Tributaria.
Así se advierte en el Plan de Lucha contra el Fraude que el fisco va a poner en marcha a lo largo de las próximas semanas, precisamente en paralelo al proceso de regularización de rentas ocultas. Hacienda «utilizará la información relevante de residentes españoles con cuentas, fundaciones o entramados societarios» en diferentes países, como Suiza, entre otros. El nuevo plan supone cambios tanto para quienes hasta ahora cumplían con la ley, al declarar estos ingresos obtenidos en otros países, como, por supuesto, para quienes no lo hacían.

Repercusiones mínimas
Hasta ahora, los contribuyentes que tuvieran contratado cualquier activo bancario (cuentas, depósitos a plazo, seguros, etc.) en el extranjero debían cumplir con una doble obligación. Por una parte, tenían que presentar un modelo de declaración informativa (DD1) al Banco de España. Al mismo tiempo, estos ciudadanos proporcinaban información sobre sus inversiones a través de la Declaración de la Renta. Porque "existe la obligación de incluir en el IRPF la totalidad de las rentas que obtenga con independiencia de dónde provengan", explica Antonio Durán-Sindreu, presidente de la Asocación Española de Asesores Fiscales (AEDAF). En principio, ese contribuyente abonará en el país de origen de la cuenta el correspondiente impuesto como "no residente"; pero también el IRPF en España, "un importe que podrá descontárselo en la Renta siempre que exista convenio de doble imposición y de lo que establezca ese convenio", explica Durán-Sindreu. 

En uno y otro caso, si esta declaración no se realizaba, las repercusiones eran mínimas. En realidad, gran parte de estas obligaciones "se incumplían", indica Eduardo Ramírez, socio de Cuatrecasas Gonçalves Pereira. El incumplimiento de la norma en el caso del Banco de España suponía "una sanción que era barata", explica Ramírez. Y en el IRPF, podría suponer un delito fiscal, con una sanción que dependía de la cantidad defraudada y, sobre todo, de si el fisco averiguaba esta información. Pero, en la práctica, eran los inspectores los que tenían que "solicitar la información por captación de una cuenta a un país concreto", explica Ransés Pérez Voga, vicepresidente de la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda. "Se trataba de procesos individualizados", indica Pérez Voga, quien reconoce la dificultad que había para investigar en este sentido.

Nuevo modelo de Declaración
Pero la realidad de estas cuentas va a cambiar de forma radical a corto plazo, sobre todo en el ámbito tributario. En principio, se mantiene la obligación de informar al Banco de España. Pero, a la vez, se añade una nueva "Declaración tributaria de los bienes que se tienen en el extranjero con la consecuencias jurídicas de no hacerlo", explica Antonio Durán-Sindreu, presidente de AEDAF.

El anteproyecto de la norma, que posiblemente será aprobada la próxima semana, establece un régimen sancionador específico "aplicable a aquellos casos en los que se deje de cumpilr con las obligaciones de información", explica Luis Alaix, asociado Senior del Departamento Fiscal de Salans. En concreto, se aplicarán multas de 5.000 euros por cada dato o conjunto de datos omitidos, con un mínimo de 10.000 euros por concepto. Es decir, que se sancionará con 10.000 euros por cuentas en el extranjero no informadas, y otros 10.000 euros por valores en el extranjero no informados.

Datos cruzados con Patrimonio
Además, se ha aprobado otra nueva obligación de informar indirectamente de los bienes en el extranjero, al ser recuperado el Impuesto de Patrimonio. "Aquellos contribuyentes que tengan la obligación de presentar esta declaración también deberán informar de las cuentas y valores en el extranjero, a efectos de este impuesto", explica Luis Alaix, de Salans Abogados.

El nuevo régimen está pensado para quienes no han declarado su inversión fuera de España. Pero también para el resto de ciudadanos, porque a quienes sí lo venían haciendo legalmente, «les repercute en las molestias y costes de tener que presentar una nueva declaración», indica Antonio Durán-Sindreu.
Si, a pesar de la normativa, los contribuyentes no regularizan su situación con los activos en el extranjero, deben tener en cuenta que, si Hacienda descubre este tipo de fraudes "incluirá esos rendimientos generados en el IRPF o en Sociedades del año más antiguo entre los que no se encuentran prescritos", recuerda Antonio Durán-Sindreu. Porque la normativa también va a suprimir la prescripción actual de las rentas en el extranjero.

publicidad
publicidad
publicidad