09 de Diciembre, 09:20 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Análisis

Aumentar la deuda: la solución a una economía enganchada en la propia deuda

Finanzas.com/ Bloomberg

Las tasas de interés más bajas en los últimos años han mantenido la carga manejable para la mayoría, pero han permitido que la montaña de la deuda siga creciendo

El mundo ha alcanzado un récord en los niveles de deuda: 250 trillones de dólares de deuda gubernamental, corporativa y familiar, casi tres veces la producción económica mundial. Las empresas de zombis en China, las decepcionantes facturas estudiantiles en Estados Unidos, las hipotecas altísimas enAustralia o los por defecto en Argentina han contribuido a ello.

Gran parte de ese legado proviene de los esfuerzos de los políticos para utilizar los préstamos y mantener a flote la economía mundial a raíz de la crisis financiera. Un análisis elaborado por el periodista de Bloomberg Enda Curran apunta que las tasas de interés más bajas en los últimos años han mantenido la carga manejable para la mayoría, pero han permitido que la montaña de la deuda siga creciendo.

Ahora, a medida que los países lidian con el crecimiento más lento, un conjunto de opciones sobre cómo revivir sus economías comparten un denominador común: aún más deuda. Desde Green New Deals hasta Modern Monetary Theory, los defensores del gasto deficitario argumentan que los bancos centrales están exhaustos y que se necesita un gasto fiscal masivo para sacar a las empresas y los hogares de su caos.

Los halcones fiscales sostienen que tales propuestas simplemente sembrarán las semillas para más problemas. Pero la aguja parece estar cambiando en cuanto a la deuda que una economía puede cargar con seguridad.

Buen momento para invertir en proyectos que cosechen dividendos

Desde la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, hasta el Fondo Monetario Internacional, han instado a los gobiernos a hacer más, y argumentan que es un buen momento para pedir dinero prestado para proyectos que cosecharán dividendos económicos.

"La sabiduría convencional previa sobre los límites de velocidad de la economía avanzada con respecto a las relaciones deuda- PIB puede estar cambiando", asegura Mark Sobel, ex trabajador del Tesoro de los Estados Unidos y del Fondo Monetario Internacional. "Dadas las facturas de interés más bajas y la demanda acumulada de activos seguros por parte de los mercados, las principales economías avanzadas podrían ser capaces de sostener mayores cargas de deuda", añade. Sin embargo, una limitación es el legado del gasto pasado, ya que los focos de estrés crediticio ensucian el mundo.

A nivel soberano, el nuevo gobierno electo de Argentina ha prometido renegociar una línea de crédito récord de 56 mil millones de dólares con el FMI. Así, aviva los recuerdos del colapso económico de la nación y el impago de la deuda en 2001.

En cuanto a la deuda corporativa, solo las empresas estadounidenses representan alrededor del 70% del total de impagos corporativos de este año, incluso en medio de una expansión económica récord. Y en China, es probable que las empresas que incurran en incumplimiento en el mercado en tierra alcancen un récord el próximo año, según S&P Global Ratings.

Las llamadas compañías zombis -empresas que no pueden cubrir los costos del servicio de la deuda de las ganancias operativas durante un período prolongado y han silenciado las perspectivas de crecimiento- han aumentado a alrededor del 6% de las acciones no financieras que cotizan en las economías avanzadas, un máximo de varias décadas, según el Banco de Pagos Internacionales. Esto perjudica tanto a los competidores más saludables como a la productividad.

En cuanto a los hogares, Australia y Corea del Sur se encuentran entre los más endeudados. La carga de la deuda también se cierne sobre la próxima generación de trabajadores. En los Estados Unidos, los estudiantes ahora deben 1,5 billones de dólares y están luchando para pagarlo.

Incluso si la deuda es barata, puede ser difícil escapar una vez que la carga se vuelve demasiado pesada. Si bien el crecimiento económico sólido es la salida más fácil, eso no siempre es posible. En cambio, los responsables políticos tienen que navegar por los equilibrios y las compensaciones entre la austeridad, la represión financiera donde los ahorradores subsidian a los prestatarios, o el incumplimiento y la condonación de la deuda. 

"Lo mejor es salir de ella de manera gradual y consistente, y es la solución a muchos pero no a todos los episodios de endeudamiento actual", señala Mohamed El-Erian, asesor económico principal de Allianz SE.

Gunning para el crecimiento

Para apuntalar la recuperación de Estados Unidos, la Reserva Federal ha bajado las tasas de interés tres veces este año, incluso cuando un estímulo fiscal financiado por la reducción de impuestos envía el déficit de la nación hacia el 5% del PIB. 

Japón está considerando nuevos gastos, mientras que la política monetaria sigue siendo extremadamente fácil. Y en lo que se describe como la elección más importante de Gran Bretaña en décadas, ambos partidos principales han prometido un retorno a los niveles de gasto público vistos por última vez en la década de 1970.

China mantiene la línea por ahora mientras trata de controlar la deuda, con un goteo de inyecciones de liquidez en lugar de un alivio monetario total. En el frente fiscal, redujo los impuestos y adelantó las cuotas de venta de bonos , en lugar de recurrir a los atracones de gastos vistos en ciclos pasados.

"Cuando llega una depresión, como seguramente lo hará, la política monetaria no tendrá todas las respuestas: la política fiscal contribuirá, pero con limitaciones", insiste el jefe de Bloomberg Economics, Tom Orlik. A medida que los inversores globales se acostumbran a un mundo en rojo, han revalorizado el riesgo, lo que algunos argumentan que solo está inflando una burbuja. Alrededor de $ 12 billones de bonos tienen rendimientos negativos.

publicidad
publicidad