16 de Septiembre, 04:42 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

gran plan de estímulo fiscal

Alemania: 50.000 millones para resucitar a la locomotora europea

Finanzas.com

El gobierno alemán se está preparando para actuar a lo grande y desvelar un programa de gasto público sin precedentes que acabará con su austera política de déficit cero. La medidas de estímulo ya se están diseñando y su objetivo es frenar la recesión a cuyas puertas parece estar la economía alemana

El programa de estímulos fiscales "estaría diseñado para impulsar la economía nacional y el gasto de los consumidores, además de combatir el desempleo a gran escala", explican a Bloomberg en fuentes conocedoras de la decisión. Al igual que los bonos emitidos en la crisis de 2009 para incentivar a los consumidores alemanes a comprar automóviles nuevos, "el gobierno está estudiando incentivos para mejorar la eficiencia energética de los hogares, promover la contratación a corto plazo y aumentar los ingresos a través del bienestar social", apuntan las mismas fuentes. 

Lo cierto es que hay muchos motivos que pueden justificar semejante plan de medidas fiscales, pero el principal es que Alemania está al borde de entrar en recesión, tras conocerse la semana pasada que el producto interior bruto (PIB) se contrajo en el segundo trimestre de este año un 0,1 % con respecto al primero. Se trata del segundo trimestre en un año que la mayor economía europea se contrae, lastrada por la guerra comercial y problemas en el sector del automóvil.

Además, la rígida obsesión alemana de ceñirse al presupuesto equilibrado parece tener los días contados en este contexto. El domingo, el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, sugirió que el gobierno trataría de reunir 50.000 millones de euros para incrementar el gasto público en caso de que la crisis se intensifique. La semana pasada, la canciller Angela Merkel dijo que la economía está "entrando en una fase difícil" y que su gobierno reaccionará "dependiendo de la situación".

El presupuesto equilibrado ha permitido que Alemania haya podido rebajar la deuda desde el 83% al 60% del PIB durante la última década. Por eso, abandonar esta política de ahorro espartano no será fácil para el país germano. De hecho, hay serios obstáculos para que el plan que pasa por la cabeza de los políticos alemanes salga adelante, empezando por que el Gobierno necesita que el Parlamento declare la situación de crisis, a fin de poder emitir deuda a mayor ritmo de lo normal. Sin una sensación de malestar generalizado, esa aprobación podría ser difícil de justificar, lo que parece un contrasentido, pues Alemania todavía predice de manera oficial que habrá una recuperación económica antes de fin de año.

Es más, de acuerdo con las fuentes consultadas por Bloomberg, e incluso aunque este plan salga adelante, los funcionarios de la Administración Merkel desconfían de sus efectos sobre la economía real, y temen que la inyección fiscal sirva para incrementar el ahorro de los ciudadanos y las importaciones, en vez de estimular la producción industrial, que se ha hundido un 5,2% y ha marcado la mayor caída en una década, a la vez que impulsa el empleo. 

publicidad
publicidad