18 de Septiembre, 05:33 am

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

31 d ejulio

¿Está justificada el próximo recorte de tipos por parte de la Fed?

El próximo 31 de julio, la Reserva Federal, el banco central de Estados Unidos, recortará en torno al 0,25% los tipos de interés. El pasado miércoles su presidente, Jerome Powell, así lo adelantó en un discurso en el que defendía su labor independiente y lanzó un claro mensaje a Donald Trump reiterando que tiene intención de cumplir su mandato: "Desde luego que no lo haría. Mi respuesta sería no (...) La ley me da claramente un mandato de cuatro años", afirmó Powell ante las preguntas de la congresista demócrata, Maxine Waters, que le planteó la posibilidad de que Trump ordenase su renuncia al frente de la Fed. Waters insistió a Powell acerca de si creía que el mandatario tiene la "autoridad" para despedirle.

"Lo que he dicho es que la ley me da un mandato de cuatro años y tengo la intención de cumplirlo íntegramente", remarcó ante los legisladores. 

El mandatario instó al banco central a reducir los tipos de interés para avivar la actividad económica, unas declaraciones poco habituales en Washington, ya que tradicionalmente el Ejecutivo ha respetado la independencia del organismo encarado de la dirigir la política monetaria del país. En su intervención, el presidente de la Fed subrayó hoy que "las incertidumbres en torno a las tensiones comerciales" y la "preocupación acerca de la fortaleza de la economía global" siguen "pesando" sobre la economía nacional, por lo que prometió actuar "como sea apropiado", en una señal de que podrían rebajarse los tipos de interés, actualmente entre el 2,25 y el 2,5%.

Durante su intervención, Powell destacó que el crecimiento de la inversión empresarial se ha "frenado notablemente" y que el impulso económico parece haberse ralentizado en algunas grandes economías extranjeras, y esa debilidad podría afectar a la economía de EEUU. La Fed presentó en junio sus nuevas proyecciones, en las que dejó sin cambios el crecimiento estimado para este año en el 2,1 % y en el 2 % el del próximo, por debajo del 2,9 % registrado en 2018.

Sí que modificó las de inflación, al rebajar la evolución de precios al cierre de 2019 del 1,8 % estimado hace tres meses al actual 1,5 %, por debajo del objetivo del organismo del 2 % anual.

Es decir, la inflación es la excusa perfecta para acometer esta decisión, aunque el crecimiento todavía no ha dado muestras de debilidad. Entonces, ¿está justificada esta decisión?

James Mc Cann, economista senior de Aberdeen Standard Investment, explica que "Un recorte de tarifas en julio es ahora casi seguro. La fuerza del dato empleo de la semana pasada llevó a algunos a pensar que la Reserva Federal podría hacer una pausa para pensar". Está claro que no lo harán. "La Reserva Federal que quiere tomar medidas preventivas. Desde el punto de vista de la inflación, el panorama parece lo suficientemente agrio como para justificar una reacción. Pero desde una perspectiva de crecimiento, no hay nada en los datos que sugiera que un recorte tipos sea estrictamente necesario. Más bien se trata de su preocupación por lo que pueda ocurrir con el crecimiento en el futuro. Eso es un poco preocupante porque la Reserva Federal está reaccionando a lo que podría suceder en lugar de lo que realmente está sucediendo, pero probablemente la institución no cree que hay poco que perder por actuar proactivamente en esta etapa".

Por su parte, Mati Greenspan, analista senior de eToro, considera que la Fed está cumpliendo actualmente "extremadamente bien" con su mandato, que consiste en mantener al máximo el empleo y la inflación en niveles óptimos y recuerda que bajar los tipos de interés "es una decisión que se reserva normalmente para cuando la economía tiene un pobre desempeño". Por eso considera que "nunca una economía fuerte había supuesto un problema tan serio para un banco central". Greenspan ve la tranquilidad del mercado como "la calma antes de la tormenta" y avisa: "La mayoría de los analistas espera que Powell se rinda ante el mercado y ante el Presidente.

Por último, los expertos de Monex Europe aclaran que el buen estado del mercado laboral, con una sorprendente adición de nuevos puestos en el mes de junio, no parece estar produciendo los suficientes incrementos salariales para estimular considerablemente la inflación. En la evaluación de Powell, el ritmo de los salarios no compensa el posible impacto de los riesgos externos, razón por la cual la inflación podría persistir en niveles sub-óptimos por un tiempo más prolongado de lo previsto. Los mercados interpretaron los comentarios de Powell como garantía de un inminente recorte de los tipos en la reunión de finales de julio. Las apuestas se dividen ahora entre un recorte de 25 o 50 puntos básicos, aunque el primer caso aún se consolida como el consenso

publicidad
publicidad