18 de Noviembre, 19:35 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Inversión sostenible

Hipotecas verdes, al alza impulsadas por su eficiencia

La preocupación por el cambio climático ha puesto en el punto de mira de políticos, banqueros e hipotecados las hipotecas verdes debido a los beneficios económicos y ambientales que generan. Su apuesta por ellas ya ha empezado y los expertos consideran que su futuro es prometedor.

El respeto al medio ambiente está influyendo en el mercado hipotecario y las entidades financieras y sus clientes se interesan cada vez más por los edificios sostenibles y las hipotecas verdes. Un crédito hipotecario verde es aquel que se concede con el objetivo de fomentar la compra, construcción o rehabilitación de viviendas energéticamente eficientes, por ello ofrecen unas condiciones de financiación más ventajosas al hipotecado, bajando el tipo de interés y reduciendo las comisiones. 

La bajada del interés está relacionada con la sostenibilidad de la vivienda. Esto es, ofrecen un interés más bajo cuanto mayor sea la eficiencia energética del inmueble. Los calificados con una certificación A+ son los que mejor interés pueden obtener, mientras que los puntuados con la G, la mínima certificación, son los que peor tipo de interés logran.

«Las hipotecas verdes son más baratas porque los bancos consideran que los ciudadanos que viven en ellas tienen menos gastos en energía al ser más eficientes, y pueden afrontar mejor las cuotas del préstamo. Además, con este tipo de medidas se estaría invirtiendo en el valor de la propia vivienda, y a su vez, abogando por un futuro más sostenible con edificios que generan impactos ambientales reducidos», afirma Laura Martínez, experta en finanzas de iAhorro

La entidad pionera en ofrecer una hipoteca verde fue Triodos Bank y hoy «es la única hipoteca verde que se comercializa en España», asegura Estefanía González, portavoz de finanzas personales de Kelisto.es. No obstante, también Caja Rural de Navarra y la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI) ofrecen mejores condiciones a los clientes que vayan a comprar este tipo de viviendas, aunque no cuentan con ofertas comerciales como tales en el ámbito de las hipotecas verdes.

La Hipoteca Triodos tiene un interés variable que va de euríbor +1,29 por ciento para la certificación energética G; a euríbor+1,05 por ciento para certificación A+. Estefanía González pone un ejemplo de lo que tendría que pagar un hipotecado que suscribe este crédito: para una hipoteca de 150.000 euros, a 20 años (con el euríbor en el -0,112 por ciento) con una certificación A+ la cuota mensual sería de 478,20 euros; y con la certificación G, la cuota sería de 494,82 euros. «Se conseguiría un ahorro del 3,35 por ciento», apunta González.

Esta hipoteca también cuenta con las ventajas de que no tiene comisión de apertura y de que «no exige unos requisitos de vinculación especialmente exigentes», señala González. Requiere contratar un seguro de hogar y uno de vida, tener la nómina domiciliada y tres recibos y tarjetas de débito y crédito. Considera que «no es una mala oferta para quienes estén comprometidos con los problemas medioambientales pero, solo por sus condiciones, sería difícil convencer a un consumidor que no dé prioridad a los temas de sostenibilidad de que la elija».

Entidades como Triodos Bank, Caja Rural de Navarra o la Unión de Créditos Inmobiliarios destacan que los clientes que compren una vivienda con certificación A o B pueden conseguir una bonificación de hasta 10 puntos en el conjunto de su préstamo. Además, para acceder a este tipo de crédito los bancos podrían requerir solo un 5 por ciento de su coste y no el 20 por ciento que se necesita para acceder a la financiación de una vivienda normal. 

También Laura Martínez cree que, a primera vista, estas ofertas «no ofrecen grandes descuentos», ya que «en las hipotecas tradicionales estamos viviendo una guerra hipotecaria con unos tipos de interés muy bajos, algo que es muy difícil que se repita en los próximos años», por ello asegura que «cuanta más competencia haya en las hipotecas verdes más atractivas serán sus condiciones». 

OTRAS VENTAJAS

Junto al ahorro en el tipo de interés, los prestatarios que suscriban una hipoteca verde para adquirir una vivienda energéticamente eficiente también tendrán otras ventajas que redundarán en sus finanzas, como una importante reducción en gasto energético. Maica López, experta en hipotecas de Credimarket, calcula que el ahorro en gastos energéticos en este tipo de viviendas puede alcanzar los 4.000 euros anuales. Además, ese inmueble tendrá una mayor revalorización y más rápida en el mercado que otro tipo de vivienda.

Emilio Miguel Mitre, coordinador del proyecto 'Hipotecas Piloto a la Eficiencia Energética', considera que «la viabilidad de una hipoteca de eficiencia energética estaría garantizada en principio porque el edificio tendría un menor consumo de energía, lo que facilitaría que el usuario tuviera más facilidad para devolver el préstamo. Además, un bien inmobiliario eficiente energéticamente tiene mayor valor en el presente, lo que lo convierte en un mejor valor de futuro».

Las entidades financieras también pueden beneficiarse al conceder hipotecas verdes debido a que con ellas se reduce el riesgo de impagos, al ser menor el gasto energético de esas viviendas sus propietarios podrán pagar con más desahogo sus hipoteca. Según Paloma Taltavull, doctora en Economía por la Universidad de Alicante, las hipotecas verdes cuentan con una tasa de impago de hasta un 32 por ciento menor que el resto.

OFERTA ESCASA

A pesar de sus beneficios, la oferta de hipotecas verdes en España es muy baja y su demanda también debido, entre otras causas, a que aún no existe una conciencia clara de los beneficios personales y ambientales que genera la construcción eficiente. Otro motivo de su escasa implantación es que las facturas de la luz o del gas están compuestas principalmente por impuestos, y en menor medida por el gasto fijo de energía, lo que minimiza el descenso efectivo de la factura. Según Estefanía González, «entendemos que si no hay más bancos que apuesten por las hipotecas verdes es porque tampoco han detectado una demanda pronunciada por parte de sus clientes o potenciales clientes». 

No obstante, según los expertos, la demanda de hipotecas verdes puede ir a más a corto y medio plazo debido a que la concienciación social por el medio ambiente va en aumento y la normativa europea exige que a partir de 2020 la obra nueva que se construya deberá ser de consumo energético «casi nulo». 

A juicio de Laura Martínez, «las hipotecas verdes necesitan más tiempo en España y la nueva Ley Hipotecaria ha puesto sobre la mesa estos créditos hipotecarios, lo que va a servir de altavoz para aquellas personas que estén interesadas en este tipo de viviendas». Considera que el mercado hipotecario se ha mantenido hasta ahora a la «expectativa» respecto a ellas debido a todos los cambios regulatorios que se han producido, pero «la entrada en vigor de la ley hipotecaria hará que los bancos dinamicen las hipotecas verdes y su apuesta por ellas llegará más pronto que tarde».


PROYECTO DE HIPOTECAS SOSTENIBLES

Con el objetivo de incentivar la creación de una hipoteca de eficiencia energética que parte del convencimiento de que la sostenibilidad energética tiene un efecto de mitigación de riesgos para los bancos y un aumento en el valor de la propiedad, la Federación Europea de Hipotecas lanzó el pasado año el proyecto 'Hipotecas piloto a la eficiencia energética'. En él participan la administración pública, representada por el Ayuntamiento de Madrid; el sector financiero a través de entidades como Triodos Bank, Caja Rural de Navarra y Unión de Créditos Inmobiliarios; el sector de la valoración, con entidades como Cohispania y Tinsa, y asociaciones como Green Building Council España, que coordina el proyecto a nivel nacional en colaboración estratégica con Triodos Bank.

Durante la fase piloto del proyecto se animará a las entidades financieras participantes a presentar datos sobre el impacto de estas hipotecas en el riesgo crediticio. Este plan pionero dará respuesta al Plan de Acción de Financiación Sostenibles en el que la Comisión Europea se ha comprometido a investigar la viabilidad de incorporar criterios de sostenibilidad en el mercado financiero europeo.

Se espera que el plan piloto tenga una duración de al menos dos años y que las conclusiones obtenidas permitan la implementación de productos hipotecarios con condiciones ventajosas para inmuebles eficientes energéticamente.

publicidad
publicidad