23 de Octubre, 20:45 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Directora general de Lombard Odier

Ana Figaredo: «Este será un año muy positivo para las bolsas europeas y emergentes»

Después de un 'annus horribilis' para los mercados en que «no hubo activos que aportaran valor a los inversores», Ana Figaredo es optimista respecto a 2019 y cree que la renta variable europea y la emergente aportarán este ejercicio «buenos retornos». También se muestra «satisfecha» de la evolución que ha tenido la oficina de Lombard Odier en España, que la ha llevado a ser la que «más aporta a la cuenta de resultados europea del banco suizo».

Con más de 25 años de experiencia en cargos de dirección de entidades de banca privada como Credit Suisse o UBS Wealth Management, Ana Figaredo fue nombrada en 2008 CEO de Lombard Odier España, para cinco años después ocupar la dirección general de la entidad. Ahora tiene como objetivo que la sucursal española del banco suizo siga creciendo incorporando nuevos banqueros y sin descartar la comprar de alguna boutique con un negocio parecido al suyo que comparta los valores de la entidad y su visión de largo plazo. 

Lombard Odier es uno de los bancos privados más antiguos del mundo, en 2019 cumple 223 años y en España lleva implantado desde 2007. ¿Cómo ha sido la evolución de la entidad en nuestro país? 

En 2007 empezamos como sociedad de valores y después se constituyó una sociedad gestora de instituciones de inversión colectiva. Más tarde, la sociedad de valores se transformó en una sucursal del banco luxemburgués. Nuestra actividad ha sido siempre más o menos la misma: el asesoramiento de inversiones y la gestión de carteras.

El modelo de negocio de Lombard Odier cuenta con más de dos siglos de existencia. ¿Sigue estando vigente? ¿En qué se basa? 

A pesar de sus 223 años y de la gran evolución que han tenido los mercados y el propio banco, hay principios que siguen vigentes como tener una actividad exclusiva que nos permite tener nuestros intereses alineados con los de los clientes evitando conflictos de interés. Otra de las características que no ha cambiado con el tiempo es ser una empresa no cotizada. El banco sigue en manos de unos socios que tienen una visión del negocio de largo plazo. No son inversores especulativos, son muy estables. Normalmente entran a ser socios en tono a los 40 años y salen con unos 65, con lo cual permanecen en la entidad una media de 25 años y eso les da una visión de largo plazo. Esta característica condiciona la manera de relacionarnos con los clientes basada en el largo plazo y no en la venta de productos. En lo que sí hemos cambiado ha sido en el uso de la tecnología. Somos un banco muy innovador tanto en productos como en tecnología. Tenemos una herramienta desde hace 20 años, de desarrollo propio, que actualizamos constantemente. Es la misma en todas las oficinas del banco de todo el mundo. Otro cambio es que el banco se ha vuelto internacional. Pasamos de ser un banco suizo a estar presente en 18 países y a contar con empleados de 60 nacionalidades diferentes. Ahora somos un banco mucho más global. 

¿España es un mercado estratégico para su entidad?

Sí porque una de las cosas que los socios del banco miran mucho a la hora de establecerse en un país es la afinidad cultural, y España y Suiza la tienen. Ambos países poseen muchos lazos culturales y comerciales y España es un país con un potencial importante en cuanto a volumen de clientes y de negocio.

Usted se integró en Lombard Odier en 2008 como CEO para hacerse cargo de la expansión comercial del banco en España. ¿En esta década ha conseguido su objetivo? 

Sí. Empezamos en España de cero, no se compró nada ni había previamente ninguna oficina de representación. Los comienzos no fueron fáciles porque coincidieron con la crisis económica, fueron más difíciles que lo que originariamente se había planteado. Pero después de estos años estamos satisfechos porque hemos conseguido nuestros objetivos. España es la oficina de Europa que más aporta a la cuenta de resultados europea de la entidad. Estamos muy satisfechos.

¿Qué rentabilidades están dando dependiendo del perfil inversor de sus clientes? 

Preferiría hablar de medias porque 2018 no ha sido el mejor año para comentar. No se puede hablar de números en términos absolutos porque las rentabilidades de todos los activos vienen derivadas de dónde está la rentabilidad libre de riesgo. Se empieza construyendo cualquier inversión a partir de cuánto me da la inversión que está libre de riesgo y cualquier otra inversión me va a pagar una prima de riesgo adicional a eso. No es lo mismo una rentabilidad cuando las letras del tesoro español estaban al 4 por ciento que cuando están al cero, por ello prefiero hablar de rentabilidad sobre cash. Así, nuestra rentabilidad sobre cash de media anual difiere dependiendo del nivel de riesgo de la cartera. Nuestra cartera conservadora da una rentabilidad por encima del cash de un 2,5 por ciento; la equilibrada da entre un 3,5 y un 4,5 por ciento, y la agresiva entre un 5 o 6 por ciento por encima del cash.

2018 ha sido un año muy difícil para los mercados. ¿Cómo se presenta 2019? 

2018 ha sido un año muy complicado para la renta variable, para la renta fija y para los hedge funds. La gran dificultad fue que no hubo activos que aportaran valor y, a pesar de tener las carteras diversificadas, esa diversificación no ha conseguido una rentabilidad positiva en las carteras. Diciembre fue muy duro para la renta variable, pero también la renta fija corporativa o la emergente tuvieron un comportamiento muy malo durante todo el año. De cara a 2019 seguimos sin ver interesante la renta fija, pero vemos muy atractiva la renta variable. Pensamos que este año el crecimiento mundial va a ser menor que el de 2018, sin embargo va a seguir habiendo crecimiento y los resultados empresariales van a seguir subiendo, aunque menos que el año pasado. Por otra parte, las valoraciones en términos de PER o en cualquier otro ratio están por debajo de lo que estaban a principios de 2018. Por tanto, si los beneficios empresariales van a crecer y los múltiplos que se están pagando son menores, creemos que en 2019 el comportamiento de las bolsas va a ser positivo. Es más, de la bolsa europea pensamos que va a ser muy positivo, mejor que la media de otros años, porque la valoración de las empresas europeas se ha quedado muy atrás al haber cotizado mucho los riesgos políticos. En la bolsa europea las incertidumbres derivadas del Brexit, de Italia, del futuro de Europa y de la guerra comercial entre China y Estados Unidos han hecho que las cotizaciones estén por debajo de lo que deberían. También para las bolsas emergentes va a ser un año positivo.

¿Qué pasará con la bolsa americana?

No tendrá un buen año porque las valoraciones están muy ajustadas. Creemos que en Estados Unidos el ciclo expansivo está acercándose a su final. No pensamos que sea en 2019, puede ser en 2020 o en 2021, pero la Reserva Federal ha cambiado sus perspectivas sobre la subida de tipos y ya no habla de subir trimestralmente sí o sí, sino de ir vigilando los datos económicos y en función de ellos subirlos o no. Habrá todavía dos subidas de tipos en el país, al que aún le queda ciclo, pero menos de lo que le quedaba hace dos años.

¿En qué activos, áreas geográficas y sectores recomienda invertir este año para obtener unos retornos aceptables? 

Depende del nivel de riesgo de las carteras de nuestros clientes, pero el activo al que vemos mejor retorno para este año es la renta variable europea y la emergente. En la medida de lo que cada perfil de riesgo nos permita, daremos un peso importante a la renta variable en las carteras, si bien es cierto que a lo largo del año pensamos ir reduciendo la exposición a renta variable. No nos gusta la renta fija y lo que tenemos ahora en las carteras es más cash de lo que hemos tenido de media histórica. También tenemos una parte invertida en hedge funds y en otras inversiones que esperamos que este año vuelvan a funcionar. 

¿Cómo cuáles?

Como commodities, hedg funds de muy baja volatilidad y algo de inmobiliario. Siempre a través de vehículos cotizados líquidos.

¿Tienen previsto crecer en España adquiriendo alguna boutique con un negocio parecido al suyo? ¿Cuáles y cuándo? 

No es algo que tenemos previsto, pero estamos abiertos a analizar oportunidades si las hay. No es fácil porque nuestro negocio tiene unas características bastantes particulares al ser exclusivo en nuestra actividad y por nuestro tipo de clientes. La mayor parte de ellos son familias y suelen compartir con nosotros muchos de nuestros valores, como la visión de largo plazo. Además tienen un elevado patrimonio. No es fácil encontrar en España una entidad cuyos socios quieran desprenderse de ella y que tenga el tipo de clientes que puedan encajar con nosotros, pero estamos abiertos a analizar oportunidades.

¿Van a seguir incorporando banqueros privados a su entidad este año? 

Sí. Siempre estamos dispuestos a incorporar banqueros que encajen en nuestra cultura y que tengan buenas relaciones con nuestro tipo de clientes. Crecemos de manera gradual porque preferimos no contratar a contratar a alguien que no encaje con nosotros. El año pasado se incorporó un equipo procedente de Credit Suisse y estamos encantados, se han integrado perfectamente. Realizar este año alguna contratación así nos encantaría.

¿Qué proyectos tiene previsto acometer a corto y medio plazo?

Seguir creciendo e incorporar banqueros de otras entidades. Además, nosotros también nos hemos integrado totalmente en la estructura más global de Lombard Odier. Otra de las iniciativas que hemos acometido es integrar nuestros equipos de gestión dentro de los equipos de gestión europeos y por ahí vamos a seguir. Desde España ya realizamos una aportación de valor no solo a los clientes españoles sino a clientes del banco de otros países.


«TENEMOS UNA BUENA BANCA PRIVADA EN ESPAÑA QUE FUNCIONA MUY BIEN»

Este será un buen año para la banca privada en España impulsada por la rentabilidad de las carteras, asegura Ana Figaredo, para quien «esto es lo más importante para la industria, que aportemos valor a los clientes». Reconoce que en España ha habido un proceso de globalización muy importante en cuanto a los universos de inversión de las distintas entidades de banca privada y que «el nivel medio de sus profesionales en España ha mejorado muchísimo en los últimos años, igual que la formación y la integración de equipos». Se muestra rotunda al afirmar que «en España tenemos una buena banca privada que funciona muy bien».

Si te ha gustado esta entrevista, también te puede interesar:

Lourdes Moreno: «Los mercados tienen más ganas de mantenerse o bajar que de subir»

Antonio Salgado: «El mercado está dudando, no tiene una dirección clara»

Luis Artero: «La renta fija es importante en cualquier cartera y no lo va a dejar de ser»

publicidad
publicidad