16 de Febrero, 17:06 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

perspectivas de inversión

Tressis: "Somos moderadamente optimistas con la renta variable en 2019"

La recesión no está al vuelta de la esquina y aunque la desaceleración y las tensiones han aumentado, el escenario no es tan dramático como se estaba pensando a finales de 2018. Habrá que extremar la precaución pero todavía es posible ser moderadamente optimistas con la renta variable. 

Esta es una de la principales conclusiones que explicaron ayer el consejero delegado de Tressis, José Miguel Maté, y el economista jefe de la entidad Daniel Lacalle, en la presentación de perspectivas de la entidad. El propio Lacalle ilustró el entorno en el que se han movido las bolsas cuando explicó que "hemos pasado de un shock de optimismo a otro de pesimismo, de pensar que todo iba a ir maravillosamente en todas las economías, regado de manera espectacular por el gas de la risa monetaria de los bancos centrales, y esto no es así". Para este experto, "es difícil pensar un entorno en el que no vayamos a ver un crecimiento en línea con lo que llevamos viendo todos los años, excepto en 2017, cuando nos creímos que no había ningún riesgo". 

Por el lado de los resultados empresariales, Lacalle indicó, de nuevo, que "hemos pasado de un shock de euforia a otro de pesimismo". En 2018, "lo que ha sucedido es que, con resultados decentes, las bolsas han reaccionado muy negativamente toda vez que esos resultados no eran espectaculares", apuntó el economista jefe de Tressis. La generación de caja libre está en máximos históricos, por ejemplo. Uno de los problemas han sido esas expectativas demasiado agresivas. "Pero todavía no estamos hablando de colapso o recesión de beneficios". apostilló Lacalle.  Según este experto las perspectivas "excesivamente buenas" que se tenían para 2018 hicieron que las bolsas se comportaran mal. "Algunas empresas presentaron resultados 'históricos' y cuando dicen que las estimaciones de beneficio se han reducido a la mitad parece malo, pero a veces es del 8 % al 4 %, y eso son beneficios", explica Lacalle.

En este sentido, Maté recordó que "no estamos descontando un escenario dramático de recesión global, aunque si vemos una desaceleración en algunas zonas más que otras". Por otro lado, el consejero delegado de Tressis apuntó que "los beneficios empresariales han moderado las expectativas, y esto es muy importante desde el punto de vista de las valoraciones", que ahora son más baratas. Igualmente, apuntó Maté, "no vemos tensiones inflacionistas que puedan provocar reacciones de los bancos centrales por encima de lo que se espera". 

China: el problema no es la guerra comercial

Respecto a China, Lacalle dijo que "su problema no es la guerra comercial, pero es que además, tampoco hay una guerra comercial, sino una negociación" en la que los políticos y los mercados manejan tiempos distintos. El problema de China, matizó Lacalle, "es la necesidad del planificador central de dar unas cifras absolutamente espectaculares". Y empieza hace diez años, en 2008, cuando hubo una ralentización del crecimiento y decide implemetar un gran programa de estímulo que genera un gran nivel de endeudamiento y sobrecapacidad. "En China, lo que hay es un 'plan E' con esteroides", apostillo Lacalle. 

A su modo de ver, hay un enorme exceso de capacidad para una demanda que no llega, e intenta sobreponerse a esto con más estímulos. "Y a partir de septiembre hace lo mismo que todos, devaluar su moneda, con lo que se lleva por delante el poder adquisitvo de sus ciudadanos, pero resulta que esta devaluación no le hace más competitivo sino más débil", explicó el economista jefe de Tressis.

Mejor la bolsa de Estados Unidos que la de Europa

En cuanto a las distintas clases de activos, Maté aseguró que en Tressis "somos moderadamente optimistas para la renta variable en 2019", y aunque los aspectos fundamentales son positivos y se alejan de ese escenario dramático que parecía descontarse a finales de 2018, también hay tensiones y desaceleración, y hay que ver cómo evolucionan. Por eso, desde el punto de vista de las bolsas, "vamos a estar neutrales y muy atentos a los aspectos de sentimiento" no financiero, dijo Maté. 

Por regiones, "preferimos la bolsa americana a la europea, y desde luego, en las bolsas emergentes vamos a estar muy atentos a todo lo relacionado con el dólar y los tipos de interés", indicó Maté. A su modo de ver, es muy difícil prever qué pasara con el dólar, pero algunos aspectos "nos hacen ser optimistas con el dólar respecto a la cesta de moneda global, y no tanto con el euro. Si el dólar se debilitase, la oportunidad podría estar en los activos de países emergentes. En el petróleo, no vemos mayores tensiones en sus precios.

publicidad
publicidad