Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

se retrasa la subida de tipos

Reunión del BCE: fin del QE, pero no de la política expansiva

Reunión clave del Banco Central Europeo (BCE). No porque se esperen nuevas medidas, si no por el mensaje que pueda lanzar su presidente, Mario Draghi, en el que pueda despejar las dudas que se ciernen tras la finalización del QE, prevista para este mismo mes de diciembre.

Los expertos señalan que a medida que el Banco Central Europeo continúa la normalización, muy gradual, de su política monetaria, esperan que pronto anuncie la conclusión de su programa de compra de bonos. Pero esto no indicará el final de su política acomodaticia: el banco central tiene múltiples herramientas a su disposición para llevar a cabo sus funciones.

Como es también fin del trimestre, los expertos esperan que den nuevas previsiones macro y de inflación, que serán a la baja.

En ese sentido, Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors piensa que "el BCE mantendrá el rumbo y anunciará la finalización final de su política de compra de bonos en su reunión del 13 de diciembre". De hecho, cuando finalice su programa de compra de activos, el banco central seguirá siendo acomodaticio: puede ser flexible con su política de reinversión, el calendario de subidas de los tipos y la disponibilidad de préstamos a largo plazo para los bancos de la zona euro, por lo que la finalización de la política monetaria expansiva no supone que con ella se acaban todas las opciones que tiene el organismo para apoyar la recuperación de la zona euro.

De mantenerse esa política acomodaticia, tendrá consecuencias positivas para los inversores, algunos de los cuales temen un ajuste monetario prematuro.

"Hay pocas dudas de que el Banco Central Europeo anunciará la conclusión de su programa de compra de activos en su próxima reunión el 13 de diciembre, pero los datos anunciados recientemente hacen que el calendario de esta reunión sea incómodo. La tasa de crecimiento de la zona euro se ha desacelerado, alcanzando solo el 0,2% en el tercer trimestre, según Bloomberg, el peor desempeño en cuatro años. La inflación también se ha debilitado: la inflación general fue del 2% en noviembre frente al 2,2% en octubre, y la inflación subyacente fue del 1% frente al 1,1%", continúa hablando el experto de Allianz Investors..

A pesar de estas cifras decepcionantes, creemos que el BCE mantendrá el rumbo en su programa de reducción de compra de bonos. El presidente del BCE, Mario Draghi, lo sugirió en sus recientes comentarios al Parlamento Europeo, al igual que lo hizo el acta de la última reunión del BCE en octubre. El banco central probablemente ve los datos de la reciente desaceleración como el resultado de vientos en contra temporales en lugar de un cambio permanente. Además, el crecimiento máximo de la zona euro en 2017 hace que los últimos datos parezcan peores en comparación.

En Nomura esperan que se anuncie en el primer semestre de 2019 una extensión de la TLRO (con cambios en sus parámetros), y que en rueda de prensa se den los detalles sobre cómo el BCE pretende utilizar la "nueva clave de capital" para reinvertir los bonos a partir del 1 de enero de 2019. 

De la misma opinión es Nadia Garbhi, economista para Europa de Pictet WM: "Es probable que al BCE la comunicación le resulte complicada esta semana, pues en términos generales los datos económicos han decepcionado. En su reunión de octubre seguía viendo riesgos "ampliamente equilibrados" para el crecimiento, con aumento de factores externos, pero fuerte demanda interna. En este sentido creemos que los riesgos externos no han aumentado mucho, pero si las dudas sobre la fuerza de la demanda interna. De hecho el PIB del tercer trimestre confirmó que el balance comercial neto estaba siendo un lastre y que había debilidad de la demanda interna. Además la recuperación en Alemania este trimestre sido bastante tímida por ahora. El BCE va a publicar revisiones macroeconómicas, incluidas las preliminares para 2021 y esperamos una ligera revisión a la baja del crecimiento del PIB. Por otra parte el fuerte aumento salarial en la euro zona el tercer trimestre indica presión de precios y es probable que revise marginalmente la previsión de inflación central y subyacente".

Tres herramientas en particular serán clave en 2019:

Los términos de la política de reinversión del BCE. Si bien se espera que se inviertan 212.000 millones de euros en deuda vencida en 2019, aún quedan muchas incógnitas. Hasta la fecha, el BCE no ha indicado el horizonte de reinversión, ni la duración de los nuevos bonos comprados, ni la asignación de las compras entre deuda pública y privada.

El momento de la primera subida de los tipos de interés. Si bien la orientación anterior del BCE puede haber llevado a los mercados a anticipar un alza de tipos en el otoño del próximo año, las últimas expectativas son que el primer aumento de éstos se produzca en la primavera de 2020.

La capacidad de ofrecer nuevos préstamos a largo plazo para satisfacer las necesidades de los bancos. El BCE usaría esta herramienta si una restricción de liquidez afectara a los mercados, particularmente dado que muchos bancos tienen que pagar los préstamos baratos existentes conocidos como operaciones de refinanciamiento dirigidas a largo plazo (TLTROs).

Sin embargo, la continuación de la política acomodaticia del BCE probablemente será una buena noticia para los inversores, algunos de los cuales temen un ajuste monetario prematuro. La próxima reunión tampoco debería cambiar la perspectiva de los mercados de bonos de la zona euro, que actualmente están más influidos por una fuerte aversión al riesgo que por los fundamentales".

En cuanto alas previsiones de tipos, la economista de Pictet mantienen sus estimaciones "permaneciendo en los niveles actuales incluso a lo largo del verano de 2019 o más si es necesario. En concreto y de momento seguimos esperando un aumento del 0,15% en la tasa de depósitos bancarios en septiembre de 2019 y una subida de tipos de interés del 0,25% en diciembre 2019".

En cuanto a crédito bancario condicionado a concesión de crédito, TLTRO, Draghi indicó en octubre que "se ha tratado, pero sin detalle, siendo ejemplo de cómo la caja de herramientas de política monetaria sigue bastante completa". En esta ocasión probablemente volverá a insinuar que ha habido alguna discusión sobre TLTRO y en nuestra opinión a lo largo de la primera mitad del año próximo habrá una extensión del mismo, aunque es pronto para que lo anuncie. 

Candidatos a sustituir a Draghi

Por otro lado, Nomura considera que el ex gobernador del banco central finlandés, Erkki Liikanen es el candidato principal para sustituir a Mario Draghi en la presidencia del BCE. Su nombramiento no tendría repercusiones significativas en el mercado. Sin embargo, hay otros posibles candidatos para el puesto. En una encuesta de economistas realizada por Bloomberg durante el verano, Liikanen es seguido por el gobernador del banco central francés, Francois Villeroy de Galhau, y el gobernador del banco central irlandés, Philip Lane. 

publicidad
publicidad