19 de Septiembre, 21:26 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

finanzas

El crédito al consumo crece un 21% pese a ser un 60% más caro que en la zona euro

Ana Barandian

El Banco de España y Bruselas vigilan este segmento ante el gran interés del sector financiero por expandirlo

No solos los comercios se han volcado en la celebración del ya famoso 'Black Friday', un día -o más bien una semana entera- dedicado a las compras que anticipa la vorágine de las Navidades. Seguro que también habrá recibido en su móvil mensajes de su banco de que tiene 'preconcedido' un préstamo a condiciones inigualables -hasta por debajo del 5% TAE- para poder aprovechar a tope los descuentos, ya sea en coches, ordenadores o viajes. O incluso le habrán ofrecido chollos como minicréditos de 3.000 euros sin intereses ni comisiones. La banca es la primera en apuntarse a este tipo de campañas para echar más leña a la caldera de los créditos al consumo, un segmento que está creciendo a un ritmo vertiginoso del 21% y que está reportando pingües beneficios a las entidades financieras. El 'boom' es tal que hasta el Banco de España y Bruselas han advertido sobre el peligro de asumir riesgos excesivos. De hecho, ya se nota un repunte de la morosidad.

La tentación es grande porque, al margen de ofertas puntuales como las ligadas al 'Black Friday', el tipo de interés medio que se cobra por este tipo de préstamos se sitúa actualmente en el 7,7%, según los datos de septiembre del Banco de España. La tasa es casi el triple de la que se aplica a las hipotecas, con lo que el margen que se sacan los bancos es mucho mayor. Este alto diferencial, en el actual contexto de bajos tipos de interés, «podría estar induciendo a las entidades a buscar oportunidades de obtener mayores rentabilidades, pero que a su vez pueden llevar aparejadas mayores riesgos», alerta el supervisor en su último informe.

Tipos cercanos al 8%

El propio Banco de España llama la atención sobre el hecho de que el tipo medio para los créditos al consumo con vencimiento de entre 1 y 5 años alcanza en España el 7,8% frente 4,9% de media en la zona euro. O sea, que aquí son un 60% más caros. ¿Cómo se explica esta diferencia? José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de la Banca (AEB), responde así: «Se debe, en gran medida a la mayor prima de riesgo país, a la morosidad acumulada durante la crisis en la cartera de los bancos y también por el mayor endeudamiento de las familias españolas frente a las europeas». En el otro extremo, en la asociación de usuarios Adicae aseguran que la razón es que «hay una falsa competencia porque todas las entidades ofrecen lo mismo». «Con el crédito al consumo se saca mucho beneficio en España», añaden desde Adicae.

El caso es que los préstamos para comprar coches, pagar vacaciones o una nueva tele acumulan ya cinco años de crecimiento a doble dígito. De enero a septiembre el volumen de nuevo crédito al consumo suma 25.528 millones de euros, un 21% más que en igual periodo del ejercicio anterior. La cifra es un 156% superior a la de 2013, pero todavía se sitúa lejos de los 41.000 millones que alcanzaba antes de la crisis en los nueve primeros meses del año.

Esos datos se refieren a la concesión de nuevos créditos. Cosa diferente es la evolución del saldo vivo, que depende también del ritmo de las amortizaciones. Pues bien, a diferencia de lo que ocurre con las hipotecas, que aumentaron en el segundo trimestre de 2018 por primera vez en años, el crédito al consumo lleva un lustro al alza. Según los datos del Banco de España, referentes a junio, en el último ejercicio el volumen acumulado crece a un ritmo del 15%, el doble que en la zona euro.

Para lograr esos volúmenes, la estrategia de todos los bancos es muy similar: se apoyan en los préstamos preconcedidos, su principal herramienta de marketing. Las entidades estudian la solvencia de los clientes y les ponen una puntuación. Es lo que se denomina se llama 'scoring'. A partir de ahí les ofrecen cantidades a un determinado precio y plazo. Para los mejores, el tipo de interés puede ser incluso del 4,5%. Se incentiva su fácil contratación online o través del móvil y siempre se intenta encajar un seguro con el producto.

Lo que está tirando del crédito al consumo es la financiación para la compra de bienes duraderos: coches, motos, muebles, electrodomésticos, mobiliario y, sobre todo, ordenadores, teléfonos y tablets. Aunque el crecimiento del saldo vivo de este segmento se moderó en el segundo trimestre, mantiene un incremento del 23% . Es previsible que la caída de las matriculaciones de coches a partir de septiembre, tras la liquidación de stocks por el cambio en la normativa de emisiones, tenga efecto en el tercer y cuarto trimestre.

     Ahorro familiar en mínimos

     El Banco de España alerta de que es en este área, el de los créditos para bienes duraderos, en el que más está creciendo la morosidad. El volumen de dudosos ha repuntado un 22,6%, aunque la ratio se mantiene reducida, en el 3,2%. «Es la tasa de morosidad más baja de todos los préstamos. Los bancos están sometidos a una regulación exhaustiva y a una supervisión estricta para anticiparse a potenciales riesgos», defiende Martínez Campuzano.

     En el crédito al consumo para bienes y servicios corrientes el porcentaje de mora es mucho más elevado, del 7,4%, aunque el volumen de dudosos apenas ha crecido un 2,1% en el último año.

     Pero no solo preocupa la banca. Las familias están asumiendo más endeudamiento en un momento en que su tasa de ahorro está en mínimos, en el 4,4%. Según un estudio de BBVA Research, los créditos al consumo ya representan un 11,4% de la renta disponible, tres puntos más que hace tres años.

publicidad
publicidad