21 de Noviembre, 03:06 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Consultorio

¿Es interesante ahora invertir en ETFs?

Finanzas

N. G. ha leído que los analistas prevén un «futuro prometedor» para los ETFs. y pregunta a nuestros expertos si, con un perfil inversor moderado, le recomiendan invertir en ellos. También quiere saber cuáles son ahora los mejores.

Mar Barrero, analista financiero de Profim, le responde que los ETFs son una modalidad de instituciones de inversión colectiva (al igual que los fondos de inversión y las sicavs) que tienen dos particularidades: por un lado, son productos que cotizan en los mercados de renta variable (tal y como hacen las acciones) y, por tanto, se pueden contratar o vender en cualquier momento a lo largo de la sesión bursátil (no así los fondos de inversión tradicionales); por otro lado, son, en general, productos de gestión pasiva pues su objetivo es replicar la evolución de un determinado índice de bolsa, de renta fija, de materias primas, etc.

Precisamente, por ser productos englobados en la gestión pasiva, los ETFs suelen tener unas menores comisiones de gestión que las que puedan tener los fondos de inversión de gestión activa. Esto es así porque en el ETF la labor del gestor es mínima (solo tienen que comprar el índice o los valores que lo forman sin necesidad de tener que realizar un análisis de esas compañías y sus fundamentales). Sí es verdad, que el ETF tiene asociados otros gastos relacionados con la operativa en bolsa que igual no tienen los fondos de inversión, pero, en conjunto, los gastos que puede ocasionar un ETF a un inversor son similares a los de otros activos (acciones o fondos de Inversión) o ligeramente inferiores.

Ese menor coste y la posibilidad (que algunas plataformas españolas va a empezar a permitir este año) de traspasar de un ETF a otro sin tener que hacer efectiva la inversión y, en consecuencia, tener que pasar por Hacienda cada vez que se quiera cambiar de estrategia pueden ser los factores que terminen de dar el espaldarazo definitivo a este producto en nuestro mercado.

Los ETFs son productos destinados a aquellos inversores que desean replicar la evolución de un índice y están dispuestos a asumir la misma volatilidad del mercado. Si el ETF elegido tiene una estructura simple, es decir, que lo que hace es replicar la cartera de su índice de referencia (Ibex-35; Dax; S&P 500, Nasdaq; Amundi Corporate Bond...) su resultado va a estar en línea con lo que haga ese indicador. Si éste sube, el ETF subirá, y si desciende, el ETF caerá en similar proporción.

Ahora bien, en el mercado hay ETFs con estructuras más complejas que pueden utilizar el apalancamiento financiero, lo que hará que sus ganancias -y también sus pérdidas- se multipliquen -o dividan- en función de ese apalancamiento (un ETF apalancado dos veces doblará la rentabilidad que ofrezca el índice, si éste sube, o doblará sus pérdidas, si el índice cae) y también se pueden encontrar ETFs inversos (suben cuando los índices caen y viceversa).

En una cartera de perfil moderado, lo más indicado sería diversificar la estrategia tanto con ETFs, para las inversiones que se destinen a los mercados bursátiles (renta variable global, europea y norteamericana), como con otra tipología de productos (fondos de inversión) para diversificar la parte más conservadora de la cartera. Aunque la oferta de ETFs de renta fija es igual de variada que la de ETFs de renta variable, la réplica en renta fija se suele hacer con productos sintéticos -derivados- y, en consecuencia, la réplica del mercado puede no ser tan exacta (para bien o para mal) y el riesgo que entrañan es más elevado.

publicidad
publicidad