23 de Octubre, 20:48 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

banca privada

Sicavs: todo cambia pero nada cambia

Aunque los nubarrones llevaban meses acechando a las sicavs, lo cierto es que la tormenta no terminaba de estallar. Cada cierto tiempo, coincidiendo con un nuevo Gobierno o con una campa馻 electoral, se pon韆 el foco en la fiscalidad de las sicavs a las que se les acusaba de ser un producto exclusivo de ricos.

Sin embargo, ahora, y tras el acuerdo de Presupuestos entre el Gobierno y Podemos, las sicavs estar醤 bajo el control de la Agencia Tributaria en detrimento de la Comisi髇 Nacional del Mercado de Valores (CNMV) con el fin de 玸ometerlas a mayores controles con el objeto de que se destinen a aquello para lo que han sido dise馻das y no para ocultar rentas o ser opacas al fisco. Jos Ignacio Alemany, presidente de la Asociaci髇 Espa駉la de Asesores Fiscales (AEDAF) considera que esta medida permitir convertir a las sicavs en aut閚ticas instituciones de inversi髇 colectiva. En la pr醕tica, esto se traduce en m醩 inspecciones de estos veh韈ulos para comprobar que cumplen con todos los requisitos, es decir, al menos 100 inversores y un capital social de 2,4 millones de euros, lo que les permite acogerse a la tributaci髇 del 1 por ciento de sociedades. Se pretende, con ello, acabar con la llamada figura del 'mariachi' o lo que es lo mismo, inversores fantasmas.

Joan Pons, secretario de EFPA Espa馻, considera que 玡l cambio anunciado por el Gobierno despeja las inc骻nitas que exist韆n en el sector. Pons explica que el hecho de que las sicavs est閚 bajo el control de la Agencia Tributaria significar 玵ue se har醤 controles m醩 estrictos para el cumplimiento de los requisitos de la normativa financiera para tener consideraci髇 de inversi髇 colectiva y, esto, deber韆 tranquilizar los 醤imos, concluye Pons.

Jos Mar韆 Mollinedo, secretario del sindicato de los t閏nicos de Hacienda (Gestha) cree que lo que se lograr con la supervisi髇 de la Agencia Tributaria de las sicavs ser una mayor celeridad a la hora de recoger la informaci髇 relativa a ellas para comprobar si se cumplen todos los requisitos.

Aparte de esto, el resto de iniciativas, especialmente las relacionadas con la fiscalidad, no han terminado de materializarse y, si bien es cierto que a馻dieron cierta incertidumbre al inversor, apenas interfieren en la gesti髇 del producto en su d韆 a d韆.

Ana Achau, directora de Caser Valores e Inversiones Agencia de Valores, corrobora esta idea: 獷s algo que ocurre peri骴icamente, por lo que creo que todos lo asumimos como algo habitual. Desde SabadellUrquijo Banca Privada insisten en que los equipos de gesti髇 est醤 centrados en la evoluci髇 de los mercados y la b鷖queda de las mejores alternativas de inversi髇 para rentabilizar el patrimonio de los clientes.
No obstante, Francisco G髆ez Trenor, director general de Mirabaud & Cie en Espa馻, considera que, aunque estas pol閙icas est閚 injustificadas y no interfieren en el d韆 a d韆, ser韆 玬uy deseable que se continuase alentando la inversi髇 en las sicavs.

Los expertos consultados destacan que el inversor en estos veh韈ulos sigue con atenci髇 la informaci髇 relacionada con los cambios que pueden llegar a producirse, pero no est醤 preocupados en exceso. Aunque reconocen que la inseguridad jur韉ica no les beneficia.

En cuanto a la evoluci髇, en lo que va de a駉 han entrado 225 millones de euros, de acuerdo con los datos de Morningstar y mueven en total 32.058 millones de euros. Cifras que los expertos esperan que repitan en los pr髕imos meses. De hecho, G髆ez-Trenor para este a駉 espera crecimiento. En SabadellUrquijo Banca Privada tambi閚 prev閚 un comportamiento positivo de la mayor韆 de sus sicavs por el mejor comportamiento macroecon髆ico y de las acciones. Jos Mar韆 Mingot, director de Wealth Planning de Lombard, explica que esto se debe a dos motivos: 獿a ausencia de debate sobre fiscalidad de las sicavs, buena parte debido al apoyo de la CNMV, y, por otro lado, a la mejora de la econom韆 espa駉la y a las operaciones empresariales de generaci髇 de liquidez. Aunque Mingot reconoce que la incertidumbre ha tenido algunas consecuencias negativas como el cierre de sicavs o fusiones con fondos 玜unque esa alternativa no es eficiente para el accionista y se dejaron de hacer, se馻la Mingot, que reconoce que s se han producido fusiones con sicavs en Luxemburgo.
Asimismo, y relacionado con su gesti髇, G髆ez-Trenor hace una defensa de las sicavs ya que el grueso de sus inversiones se destina a empresas espa駉las. Si se hubiera legislado en contra, 玪a econom韆 espa駉la perder韆 una importante inyecci髇 de capital y un apoyo clave para la llegada de nuevas inversiones. Pero en lo que llevamos de a駉 no solo han entrado inversiones, sino que tambi閚 aparecen nuevos productos. Es el caso de Ibercaja Gesti髇, que ha elegido como veh韈ulo una sicav para comercializar fondos de autor dirigidos a sus clientes de banca privada.

縐n producto para ricos?

Las principales cr韙icas siempre han venido relacionadas con su tributaci髇 y con la acusaci髇 de que se trata de un veh韈ulo utilizado por las grandes fortunas para evitar pagar impuestos al fisco.

Los expertos se馻lan que las sicavs no sirven para evadir impuestos, pero lo que s se produce es un diferimiento fiscal, pero es la misma situaci髇 que puede ocurrir en los fondos de inversi髇. Es decir, el inversor no tiene que tributar hasta que no rescate su inversi髇 junto con los rendimientos. En ese momento podr atribuirse ganancias o p閞didas patrimoniales, que podr醤 compensarse en la declaraci髇 de la renta.
玈i bien se requiere una inversi髇 global elevada, una sicav solo puede ser creada si cuenta con un m韓imo de cien accionistas, lo que hace que la inversi髇 pueda repartirse y no ser accesible 鷑icamente a grandes fortunas, se馻la G髆ez-Trenor.

Adem醩, estos veh韈ulos cotizan en el Mercado Alternativo Burs醫il (MAB) a diario por 玪o que cualquier inversor puede comprarla a trav閟 de su banco o intermediario financiero, se馻lan desde SabadellUrquijo Banca Privada, quienes reiteran que con ocho o diez euros cualquiera podr韆 comprar una acci髇 de este veh韈ulo. 獶istinto es que el inversor quisiera participar en el Consejo de Administraci髇 de la misma, concluyen los expertos de la entidad de banca privada. De hecho, hay sicavs no solo con cientos de accionistas, sino tambi閚 miles. Esta idea la reitera y Susana Montaner, portfolio manager de Lombard Gesti髇: 獵ualquier inversor, que disponga de 20 euros puede acceder a las casi 3.300 sicavs. Y se馻la que el car醕ter colectivo se establece en base a su cotizaci髇 burs醫il y, por tanto, a la posibilidad de cualquier inversor de acceder a ellas.
Para Pons, una de las consecuencias de los cambios que introducen los Presupuestos Generales del Estado es que permitir韆 reforzar este car醕ter de instituci髇 de inversi髇 colectiva.

En cuanto a la tributaci髇, 閟ta es id閚tica a la de los fondos de inversi髇 y planes de pensiones. La sicav tributa como tal al 1 por ciento en el impuesto de sociedades. Y los part韈ipes solo deber醤 pagar impuestos cuando hagan reembolsos del capital, y 閟tos tributan a los tipos establecidos de ganancias patrimoniales, que se sit鷄n entre el 19 por ciento, hasta 6.000 euros, y del 23 por ciento para m醩 de 50.000 euros. Pero tambi閚 existen diferencias con los fondos de inversi髇, Achau recuerda que 玡l importe m韓imo de constituci髇 es una de las diferencias, ya que la sicav necesita 2,4 millones de euros, mientras que los fondos 3 millones de euros y en ambos casos necesitamos un m韓imo de 100 inversores.

Finalmente, la pol韙ica de inversi髇 tambi閚 difiere. Las sicavs se caracterizan por una mayor flexibilidad puesto que los promotores de la sicav poseen control pol韙ico y estrat間ico para tomar decisiones y estrategias de inversi髇, aunque lo habitual es que la gesti髇 est delegada. Esto les permite crear una estrategia de inversi髇 a medida, adecuada a las necesidades de los inversores, que es lo realmente diferenciador con los fondos de inversi髇, no la fiscalidad. Aunque por regla general, las sicavs m醩 rentables invierten en renta variable, fundamentalmente espa駉la, y tienen un menor peso en renta fija, institucional o corporativa.

publicidad
publicidad