15 de Diciembre, 10:33 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Carlos Ocaña, presidente de Funcas

"Un ciudadano bien informado toma mejores decisiones financieras"

Mejorar la educación financiera de los ciudadanos es uno de los objetivos que Carlos Ocaña se ha propuesto lograr al frente de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), ya que considera que un ciudadano bien informado «toma las mejores decisiones sobre su economía». Para lograrlo cree que es esencial introducir las finanzas en el sistema educativo.

Economista de formación, Carlos Ocaña es director general de Funcas desde 2011. Con anterioridad fue secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos y secretario general de Presupuestos, entre otros cargos. Ahora en Funcas uno de sus objetivos es sensibilizar a la sociedad de la importancia de la educación financiera.

La escasa educación financiera de los ciudadanos genera problemas de sobreendeudamiento o ineficiencia en el manejo de las finanzas. ¿Mejorarla es una necesidad de primer orden para evitar estos problemas?

Sí, sin duda. El manejo de las finanzas personales es algo muy importante para cada ciudadano y mejorarlo generará beneficios muy evidentes para su economía.

Según la última Encuesta de Competencias Financieras de la CNMV y el BdE, la mitad de la población española no comprende conceptos financieros básicos. ¿Por qué la educación financiera en España es menor que la de ciudadanos de países de nuestro entorno?

Hay dos razones: la primera es que la menor educación financiera se corresponde con un menor nivel educativo en otras áreas. Lamentablemente en España tenemos este déficit. Además, nuestro sistema educativo no incorpora en los planes de formación la educación financiera como hacen en otros países y esto contribuye a que tengamos ese dato preocupante de que la mitad de la población no sabe qué es el interés compuesto, por ejemplo.

¿Implantar asignaturas de finanzas desde el colegio hasta la universidad mejoraría la cultura financiera?

Supondría una gran mejora. Ya no entro en si tendría que ser en todos los cursos o en un determinado tramo educativo, pero ayudaría mucho de cara al futuro.

Funcas y la Confederación Española de Cajas de Ahorros han puesto en marcha el 'Programa Funcas de Estímulo de la Educación Financiera', ¿qué objetivos buscan con él?

Buscamos mejorar la cultura financiera de los ciudadanos que entran en estos programas, pero sobre todo queremos aumentar la sensibilidad de la sociedad española y de las instituciones sobre estos temas, que haya conciencia de que hay que mejorar la cultura financiera porque ello irá en beneficio de la economía de todos. En el programa ya participan nueve entidades y esto nos da una capilaridad muy grande. Llegamos a todas las esquinas de España y eso es esencial. La acogida del programa por parte de las entidades financieras ha sido muy buena, hemos recibido muchas solicitudes y hay un gran interés por participar en el proyecto. Esto demuestra que las entidades están comprometidas con el estímulo de la educación financiera.

El programa cuenta con tres millones de euros. ¿Son suficientes?

Este programa es una forma de 'capital semilla' y tres millones son suficientes para incentivar a estas nueve entidades a sensibilizar a los ciudadanos sobre la importancia de la educación financiera. Pero si me pregunta si es suficiente para eliminar el déficit de educación financiera que hay en España, la respuesta es no, porque eliminarlo requiere, además del esfuerzo de las entidades financieras y de los reguladores, el de otras instituciones como las educativas. Falta todavía mucho por hacer.

¿Qué otras actuaciones están acometiendo desde Funcas?

Tradicionalmente hemos hecho un esfuerzo en difundir la educación financiera, pero lo más reseñable ahora es la puesta en marcha del programa de ayudas a la investigación en educación financiera, que verá la luz el 1 de octubre. La puesta en marcha de este programa dará la oportunidad a grupos de investigación de profundizar en la materia, ver cuál es la situación y realizar propuestas de mejora. Queremos evaluar lo que se está haciendo en educación financiera porque en estos últimos años se han puesto en marcha muchas iniciativas, algunas muy eficaces y otras, quizá, mejorables y nos interesa saber qué está funcionado.

Durante la crisis la imagen de los bancos empeoró. ¿Con estas iniciativas puede mejorar su imagen de cara a los ciudadanos?

Como efecto inducido probablemente estas iniciativas ayuden a mejorar la imagen del sistema financiero, pero no es este el objetivo. El objetivo es ayudar a las personas a tomar las mejores decisiones financieras en un ámbito muy complejo. Un ciudadano bien informado y con conocimientos financieros tiene ventajas al moverse en el mundo de las finanzas.

La crisis y casos como el de las preferentes, ¿han impulsado a los ciudadanos a interesarse en aumentar sus conocimientos en finanzas? 

Desde luego hay más sensibilidad por parte de las instituciones públicas acerca de que tenemos un déficit en educación financiera que convendría eliminar. Este es el gran reto y la crisis ha hecho que esta sensibilidad aumente, pero la razón por la que hacemos estos esfuerzos en materia de educación financiera es porque creemos que la sensibilización aún no es la adecuada y el nivel de una parte grande de la ciudadanía tampoco lo es.

¿Entender los diferentes vehículos de inversión y elegir los que más se ajusten a su perfil de riesgo aumentaría la rentabilidad obtenida por los inversores minoristas?

Seguro. Un inversor bien informado toma mejores decisiones financieras y lo mismo pasa en otras actividades económicas. Una buena cultura financiera y conocer conceptos básicos como qué son los tipos de interés o entender la importancia de diversificar los riesgos ayudan a tomar buenas decisiones. La educación financiera ayuda al inversor y al ahorrador a no equivocarse.

El incremento de la contratación de activos por Internet, en que el inversor debe tomar decisiones en solitario, ¿hace ahora más que nunca necesario que el pequeño inversor tenga conocimientos financieros?

Definitivamente. Ahora es posible contratar por Internet productos muy sofisticados y muy complicados, que incluso personas con conocimientos en finanzas tienen dificultades en comprender, no digo ya el lego en la materia. La aparición de productos comercializados por Internet como las monedas virtuales o los CFDs que puede comprar cualquiera incrementa esta necesidad. En estos casos entender el funcionamiento preciso de esos productos es fundamental. Si siempre ha sido importante la educación financiera, con Internet lo es más.

¿Cómo se podría lograr una educación financiera de calidad en España?

Siguiendo en la línea de generar sensibilidad e interés por las finanzas. Después, incluir en los programas educativos formación en este ámbito. Hay que mejorar la educación formal en finanzas que, a día de hoy, es insuficiente. Hay personas muy bien formadas en otros ámbitos pero que no tienen formación sobre cuestiones que van a comprometer una parte importante de sus rentas a lo largo de los años como hipotecas, planes de pensiones... No se trata de adquirir conocimientos especializados sino de manejar ideas sencillas y claras. Si conseguimos esta sensibilización de la población todo lo demás vendrá solo.

Si te ha gustado esta entrevista, también te puede interesar:

Carlos Tusquets: «Ahora hay que ser más inversor que ahorrador»

Javier Arizmendi: «Los futbolistas son conservadores al invertir»

publicidad
publicidad