23 de Septiembre, 16:45 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

El BCE vuelve de las vacaciones sin novedades hasta la reunión de diciembre

El Banco Central Europeo (BCE) se reúne hoy tras el parón de agosto. Se trata de una reunión intrascendente, después de que su presidente, Mario Draghi, adelantara en julio como sería la salida del QE: a partir de septiembre se reducirán el volumen de compras hasta los 15.000 millones de euros hasta diciembre de 2018. La primera subida de los tipos de interés podría emplazarse en el verano de 2019.

Franck Dixmier, director global de renta fija de Allianz Global Investors, señala que a pesar de estas indicaciones, el organismo prefiere mantener abiertas todas las opciones, especialmente tras las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Por ese motivo, no se comprometerá a subir los tipos de interés antes de tiempo y seguirá muy atento a la evolución de la economía de la eurozona.

"No anticipamos sorpresas en la próxima reunión del Banco Central Europeo de hoy. Es probable que las últimas cifras de la zona del euro respalden la opinión del banco central de que el entorno económico sigue siendo sólido y que las perspectivas de crecimiento de la región, aunque están por debajo de su máximo de 2017, siguen siendo sólidas", señalan desde Allianz. .

Por su parte, los expertos de ING señalan que el organismo mantendrá puesto el piloto automático: "El BCE puede mirar atrás en una pausa de verano satisfactoria. A pesar del aumento de la volatilidad del mercado por Turquía e Italia, ha aumentado, el riesgo de una guerra comercial con EE. UU. se ha reducido, mientras que al mismo tiempo los indicadores de confianza apuntan a un crecimiento estable en los próximos meses. Solo una inflación subyacente persistentemente débil podría ocasionar dificultades para algunos miembros del BCE".

Riesgos

Por lo tanto, esperamos ver renovada la confianza del BCE en que finalizará su programa de compra de activos a fin de año. El BCE quiere establecer una base segura antes de entrar en la próxima fase de su política monetaria, que será menos acomodaticia.

También es probable que el banco central confirme su postura cautelosa sobre el aumento de los tipos de interés reiterando que es poco probable que su primer aumento se produzca antes del verano de 2019. Esto dará al BCE suficiente margen para tener en cuenta los próximos datos económicos, incluyendo si la trayectoria de inflación de la zona euro converge hacia el objetivo del banco central de alrededor del 2%.

Desde ING insisten en que se necesitaría una nueva y severa crisis del euro para que el BCE no ponga fin a la QE. En este sentido, los italianos piden al BCE que extienda la QE más allá de diciembre de este año y que se encuentre con oídos sordos.

Con esto en mente, Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, recordó durante un discurso reciente que el consejo de gobierno del banco central utiliza tres criterios para evaluar la inflación en la zona euro: convergencia al 2%, confianza en la trayectoria de inflación y resiliencia en un entorno post-expansión cuantitativa. Es poco probable que este mensaje se vea afectado por los acontecimientos recientes, incluida la inflación general del 2% y la inflación subyacente del 1% en agosto.

En la rueda de prensa posterior a la reunión del BCE, esperamos escuchar preguntas sobre cómo el banco central tiene la intención de reinvertir los ingresos de sus valores con vencimiento. Sin embargo, nos sorprenderíamos si desde el banco se proporcionase alguna aclaración en esta etapa, dado que lo mejor para el BCE es mantener todas sus opciones abiertas en el tenso ambiente geopolítico actual.

También nos sorprendería que el BCE mencionara a Italia en sus comunicaciones, en particular los riesgos para la estabilidad financiera de la zona del euro a partir de un enfrentamiento sobre cuestiones fiscales entre las autoridades italianas y la Comisión Europea. El borrador del presupuesto italiano no se dará a conocer hasta finales de septiembre, y es difícil que el BCE comente los rumores, en lugar de esperar los hechos".

Las macroproyecciones del BCE estarán determinadas principalmente por la visión subyacente de la economía y no tanto por el entorno externo. En este sentido, cualquier revisión de las previsiones de crecimiento e inflación del PIB para 2019 y 2020 podría tener claras implicaciones para el futuro camino de la política monetaria del BCE. Nuestros ojos estarán particularmente en el pronóstico de inflación subyacente del BCE, que hasta ahora ha estado sujeto a un optimismo extremo sobre un rendimiento del actual 1% al 1.9% para 2020 (en promedio).

publicidad
publicidad