19 de Agosto, 14:00 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

divisas

La lira turca se hunde un 10%: ¿cómo se podría calmar la sangría?

Finanzas.com

La lira turca cae hoy un 10 % y superó la barrera de las seis unidades por dólar, para recuperar después gran parte del terreno perdido, en medio del nerviosismo de los mercados por las sanciones impuestas por EEUU y la interferencia del Gobierno en la política monetaria.

La lira ya cayó ayer un 5 % frente al dólar y el euro, y en una semana acumula una depreciación de alrededor del 20 %, hasta tocar su mínimo histórico frente a las divisas de referencia. El pasado día 1 de agosto, cuando EEUU impuso sanciones a Turquía por la detención de un pastor protestante estadounidense bajo la acusación de actividades terroristas, la lira cotizaba a cinco unidades por dólar.

A las 6.30 GMT un euro se cambiaba por 7,20 liras y un dólar por 6,30 liras, pero poco después logró remontar y a las 8.20 GMT se situaba a 6,81 frente al euro y 5,95 frente al dólar, lo que equivale a una depreciación del 3,8 % frente al billete verde.

Cómo parar la sangría

Según opina Bart Hordijk, analista de Monex Europe, hace falta algún tipo de paracaídas para calmar a los mercados, lo que en su opinión podría llegar en caso de que el Banco de Turquía se decida a aprobar una gigantesca subida de los tipos de interés de 500 puntos básicos, a fin de demostrar a los mercados el compromiso de la institución con la estabilidad financiera. 

Otra medida, muchos más impopular, sería aplicar los controles de capital, es decir, el temido corralito, aunque es bastante improbable que esta alternativa sea del gusto del presidente Erdogan. Precisamente hoy se espera un discurso del mandatario turco, quien en otras ocasiones ha logrado salir del apuro con sus discursos, pero tal y como están las cosas, no es muy probable que esto sucede hoy si las palabras no van acompañadas de medidas concretas. 

Fragilidad económica

Los expertos atribuyen la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras. El flujo de dinero extranjero, sin embargo, escasea ante lo que muchos inversores perciben como una falta de estabilidad política, crecientes tensiones con Estados Unidos y la interferencia del Gobierno en la política monetaria del Banco Central.

Así, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha advertido repetidamente contra la intención de subir los tipos de interés, mientras que los analistas consideran esta medida necesaria para frenar la alta inflación, del 15 por ciento, y estabilizar la moneda. Anoche el mandatario turco afirmó que la depreciación de la lira era fruto de una "campaña" del exterior.

"Hay varias campañas. No os preocupéis por ellos y no os olvidéis que ellos tienen dólares, pero nosotros tenemos a nuestro pueblo y a Dios", dijo Erdogan en declaraciones retransmitidas por el canal CNNTürk. Hoy se espera que el ministro de Finanzas, Berat Albayrak, presente sus ideas sobre un "nuevo modelo económico" que permita estabilizar la lira y reduzca la inflación, que se sitúa en el 15,8 % interanual.EFE

publicidad
publicidad