16 de Octubre, 16:53 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Economía/Macro.- Axesor prevé un crecimiento del 2,9% este año pero advierte del riesgo de la política fiscal expansiva

EUROPA PRESS

MADRID, 31 (EUROPA PRESS)

Axesor mantiene previsión de crecimiento económico para este año, hasta el 2,9% y en el 2,6% para 2019, favorecido por lo que cree que "probablemente" será una política fiscal ligeramente expansiva, lo que advierte de que a su vez introduce riesgos desde una perspectiva más a largo plazo, al ser la economía española "muy vulnerable" debido a su elevada deuda externa y el elevado déficit público estructural, que cerrará en el 2,8%.

Así lo indica en su informe 'Focus' del mes de julio, en el que destaca que siempre que la situación en Cataluña permanezca estable, lo que ve el escenario "más probable", considera que España está en condiciones de seguir beneficiándose de "importantes vientos de cola", como unos reducidos tipos de interés, la buena situación de la economía global, la mejora en la situación del balance de familias y empresas y los fuertes ajustes de competitividad de los últimos años.

De este modo, cree que la expansión de la actividad puede alcanzar tasas cercanas al 2,9% en 2018, favorecido por lo que probablemente será una política fiscal ligeramente expansiva, pero avisa de que conlleva riesgos desde una perspectiva más a largo plazo, puesto que la economía española es "muy vulnerable" por su elevada deuda externa y elevado déficit estructural.

En relación a las cuentas públicas, Axesor estima que el déficit público se sitará a final de año alrededor del 2,8% del PIB, lo que supone una décima más en el primer caso que la previsión del Gobierno y seis décimas por encima del objetivo comprometido con Bruselas. Señala que se verá favorecido en gran medida por el buen desempeño de la economía, de modo que la recaudación crecerá por encima del crecimiento nominal, pese al impacto de las rebajas incluidas en los Presupuestos de IRPF e IVA y el compromiso de subir las pensiones mínimas.

En este sentido, el informe subraya que el nuevo Gobierno debe ajustar 5.000 millones en 2018, tras el acuerdo con Bruselas y son múltiples los compromisos de gasto estructurales, entre los cuales se encuentran indexar pensiones al IPC, 2% de gasto en defensa, aumentar inversiones en Cataluña y financiación para CCAA o eliminar copagos farmacéuticos.

A esto se suman los impuestos previstos para financiarlos, como la tasa Google o el nuevo impuesto a los bancos, que tienen que ser aprobados en proyecto de ley y no podrían incluirse en el ajuste acordado con Bruselas. Para 2019 augura un déficit del 2,3% del PIB, cinco décimas más que la meta del 1,8% para 2019 que aprobó el Ejecutivo de Pedro Sánchez.

EL ALZA DEL PETRÓLEO APENAS HA AFECTADO

En cuanto al mercado de trabajo, augura un avance interanual en el empleo de al menos el 2,3% este año y del 1,9% en 2019, con lo que la tasa de paro bajará al 15,1% este año y al 13,3% el próximo.

Para el IPC proyecta una subida media anual de los precios del 2% este año, que se moderará al 1,9% el próximo ejercicio, con una media anual del IPC subyacente del 1,3% y el 1,6%, respectivamente.

Según Axesor, la subida de los precios del petróleo, la apreciación del euro frente a valor promedio de la moneda única en el segundo trimestre de 2017, la desaceleración económica de los principales socios comerciales o el aumento del riesgo geopolítico de los últimos meses, han ralentizado el crecimiento de la zona euro a entornos próximos al 2%, frente al nivel cercano al 3% de hace un año, pero apenas ha tenido impacto negativo sobre el desempeño de la economía española.

RECALENTAMIENTO EN LA ECONOMÍA DE EEUU Y TENSIONES GEOPOLÍTICAS

Igualmente, el informe apunta que el consenso de previsiones de crecimiento sobre la economía mundial apunta a un avance muy próximo al 4%, tanto para este año como para el que viene. En 2017, el impulso fue del 3,8%, el mayor desde 2011.

Sin embargo, advierte de que la guerra comercial abierta por Estados Unidos podría tener consecuencias sobre los volúmenes y la dirección del comercio internacional.

En este sentido, cree que invita al optimismo el anuncio de una "nueva fase de relaciones" entre Europa y Estados Unidos, tras la reunión entre el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en la que se ha acordado congelar la amenaza de aranceles a la industria automovilística europea y se estudiará cómo resolver las tarifas al acero y al aluminio.

A su juicio, los riesgos serán elevados si las tensiones geopolíticas y comerciales actuales desembocan en una ralentización del crecimiento de la economía mundial, pues los datos recientes sobre exportaciones muestran la mayor dependencia del estado de salud de la economía mundial que presenta la economía española. Ve como uno de los principales riesgos el hecho de que la economía de Estados Unidos empieza a dar síntomas de sobrecalentamiento.

En Europa, y a pesar de los "ruidos" sobre Italia, apunta que las perspectivas siguen siendo favorables, favorecidas por los recientes mensajes tendentes a garantizar la permanencia de Italia en el euro y el compromiso de su Gobierno a presentar un programa fiscal que pueda ser aceptable para Bruselas.

En cuanto a España, destaca que el nuevo Ejecutivo es de corte "claramente europeísta", por lo que "no debería producir grandes sorpresas negativas para los mercados financieros".

publicidad
publicidad