21 de Enero, 13:33 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Regulación

'Sandbox: el impulsor de la innovación financiera

Las demandas del sector financiero de un entorno regulatorio flexible para probar nuevos productos y servicios con clientes reales sin cumplir temporalmente toda la regulación, conocido como 'sandbox', han sido escuchadas por el Gobierno que se ha propuesto crear uno para potenciar la innovación en las finanzas. Medida que aplaude el sector.

Facilitar la transformación digital en el sector financiero, proteger a los clientes de estos servicios y potenciar la eficiencia de las entidades son los objetivos que se ha propuesto alcanzar el Gobierno con el proyecto de ley de medidas para la transformación digital del sistema financiero que ha sacado a consulta pública y que contempla la creación de un espacio controlado de pruebas o 'sandbox' regulatorio, en el que podrán participar todo tipo de entidades financieras. 

Según el Ministerio de Economía este proyecto surge «de la necesidad de una actuación integral que facilite la transformación digital en el sector financiero, en beneficio de la economía en su conjunto, con plena seguridad desde el punto de vista de la protección al consumidor, la estabilidad financiera, la eficiencia de los mercados y la lucha contra el blanqueo y la financiación del terrorismo». 

Uno de los aspectos clave del proyecto de ley es la creación del 'sandbox' regulatorio, que ha sido una de las principales demandas del sector financiero en España en los últimos años y que José María Roldán, presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), volvió a reiterar la semana pasada en un discurso en el que aseguró que desde la AEB «apostamos por los 'sandboxes' regulatorios, en los que las empresas fintech -bancos y startups- podrían desarrollar sus proyectos tecnológicos en el campo de las finanzas en un entorno controlado». 

La creación del 'sandbox' ha sido muy bien acogida por el sector, como asegura Antonio Herráiz, director del Programa de Banca Digital, Innovación y Tecnología Financiera del Instituto de Estudios Bursátiles. En su opinión, ha sido «muy positiva para todo el ecosistema financiero español: startups, bancos, clientes e inversores que van beneficiarse de este proyecto», ya que «llevamos tiempo esperando esta iniciativa clave para impulsar y fomentar el crecimiento del sector».

También Rodrigo García de la Cruz, presidente de la Asociación Española de Fintech e Insurtech, considera que la creación del 'sandbox' será un acierto, ya que «puede ser el primero en funcionamiento de Europa continental, lo que atraerá talento, inversión y tecnología al sector financiero español».

Lo mismo piensa María Gracia Rubio de Casas, asesora legal de la Asociación Española de Crowdlending (ACLE), para quien «el marco regulatorio existente es insuficiente para abarcar la realidad transformada por la innovación digital, y todo intento para acompasar la realidad y la regulación es bienvenido». Añade que para las plataformas de financiación participativa basadas en préstamos (crowdlending), el 'sandbox' podría suponer «la posibilidad de desarrollar en un entorno de seguridad jurídica actividades legítimas sobre las que la insuficiencia de las leyes existentes hoy arroja sombras».

Para Francisco Uría, socio responsable del Sector Financiero de KPMG en EMA, el proyecto de ley es positivo ya que introduce la regulación de un 'sandbox' partiendo del principio de igualdad entre competidores, de modo que «todos ellos, y no solo las fintech y las insurtech, podrán beneficiarse de él como instrumento para facilitar la innovación en los servicios financieros. En la medida en que se respeta el principio de 'same risks, same rules' me parece un acierto».

UN ESPACIO SEGURO

Según recoge el proyecto de ley, el 'sandbox' debería ser un espacio controlado y seguro, bajo vigilancia de los supervisores y con máximas garantías para los participantes cuando la realización de las pruebas requiera la participación de clientes reales. Asimismo, debería servir como herramienta para mejorar la supervisión y para acompasar la legislación financiera con la transformación digital; y estar gobernado por un esquema jurídico que garantice al mismo tiempo seguridad -las previsiones legales- y flexibilidad -la determinación en un instrumento ad hoc del alcance, duración y demás circunstancias concretas en que se celebrará cada prueba.

En opinión de Antonio Herráiz, esta medida supone un paso importante para las fintech y las insurtech, ya que podrán probar sus productos y soluciones innovadoras en un entorno legal controlado y acotado a la actividad que realizan. «Esto se traduce en mayor seguridad jurídica y en menor tiempo de regulación de su actividad, lo cual es clave para atraer inversores que financien a estas empresas tan innovadoras». No obstante, considera que el proyecto de ley es un primer paso y el segundo y «fundamental es dotarlo de recursos para una respuesta ágil a la demanda de las empresas que lo necesitan. Sin los recursos necesarios, su impacto positivo puede limitarse».

Rodrigo García de la Cruz añade que el 'sandbox' también supondrá para las fintech e insurtech una reducción de costes y advierte de que habrá que esperar para ver cómo queda finalmente el documento y su funcionamiento, ya que «sería un error lanzar un 'sandbox' únicamente para grandes entidades financieras o que las favorezca especialmente a ellas, puesto que la innovación más disruptiva viene de las fintech». También Uría cree que «el establecimiento del 'sandbox' supone una oportunidad para fintech, insurtech y para el conjunto del sector financiero».

A LA VANGUARDIA FINANCIERA

Fuentes del Ministerio de Economía señalan que la puesta en marcha de un espacio controlado de pruebas situaría a España entre los países que conforman la vanguardia de la transformación digital financiera, dinamizando la actividad empresarial y mejorando los instrumentos con los que cuentan los supervisores financieros. 

Además, el 'sandbox' supondrá un balón de oxigeno para la estricta regulación que existe en España y que frena la innovación en productos y servicios financieros. A juicio de Herráiz, «deberíamos fijarnos más en mercados como Estados Unidos y Gran Bretaña que llevan tiempo trabajando en aligerar esta regulación, y como consecuencia han conseguido un mayor número de empresas exitosas innovadoras que han ayudado a crear empleo en el sector y a atraer al mejor talento de otros países». 

Este espacio de pruebas no solo sería beneficioso para las entidades financieras sino también para sus clientes porque, según García de la Cruz, «reducir inicialmente el cumplimiento de las reglas establecidas y mejorar las barreras de entrada a las actividades favorecerá el aumento de la competencia, redundando en la mejora de los productos y servicios puestos a disposición del consumidor. Esto, además, favorece la aparición de más y mejores productos y servicios y la rebaja de los precios, mejorando el acceso a la financiación de los clientes de los estratos más excluidos».

También para María Gracia Rubio, cualquier modificación que permita a las entidades explorar el ofrecimiento de servicios y productos financieros a los consumidores, valiéndose de medios tecnológicos, «aumenta las posibilidades de elección de los consumidores entre servicios y productos». 

La ventaja competitiva que supondrá el 'sandbox' para el desarrollo del sector financiero aumentará el número de inversores al tener un marco legal más seguro y abierto, afirma Herráiz, y «esto hará aumentar el número y el crecimiento de nuevas empresas con soluciones innovadoras y generará más empleo en el sector». 

Todo apunta a que el 'sandbox' podría convertirse en la piedra angular de la innovación financiera en España en los próximos años, ya que «solo hace falta mirar el espectacular efecto de los 'sandboxes' en los países que los han implementado como Reino Unido o Australia», señala Herráiz. Para quien si al 'sandbox' le dotan de los recursos económicos necesarios, «veremos un antes y un después en la innovación del sector financiero español».

Si te ha interesado este reportaje, también te puede interesar:

'Sandboxes': la sala de pruebas del sector financiero

publicidad
publicidad