21 de Agosto, 00:34 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

jubilación

La pensión futura que calcula el Gobierno es una «ilusión monetaria»

Amparo Estrada

Hace casi siete años, en julio de 2011, el Gobierno de Zapatero con el apoyo del PP estableció la obligación de que la Seguridad Social informase por carta a los trabajadores sobre cuál sería su hipotética pensión futura. El Gobierno de Rajoy se comprometió a enviar la carta a finales de 2014; una misiva que previsiblemente podría alarmar a más de uno cuando viera qué pensión le iba a quedar. Pero se cruzaron las elecciones generales y de aquello nunca más se supo. La carta fue sustituida por un simulador en la web en el que pocos llegan hasta el final ante la infinidad de requisitos y datos que hay que incluir. Pero es que, además, la información que facilita es «inadecuada» y la pensión que calcula es «una ilusión monetaria» porque no tiene en cuenta el efecto de la inflación ni los topes máximos de pensión, como critica el presidente de Inverco, Ángel Martínez-Aldama.

Así, por ejemplo, para un trabajador de 50 años de edad que cotiza en bases máximas el simulador le informa de que su pensión será de 3.700 euros, mientras que en las mismas condiciones a otro cotizante de 40 años le calcula una prestación de 4.300 euros. La diferencia se debe exclusivamente a la inflación, que no ha sido descontada, por lo que en realidad ninguno de los dos puede saber cuál será su verdadera capacidad adquisitiva en la jubilación.

Por ello, Inverco reclama que la pensión se calcule en euros de ahora descontando la inflación futura (euros constantes) y teniendo en cuenta que existe un tope de pensión máxima (en la actualidad está situado en 2.580 euros mensuales). Y, por supuesto, Inverco vuelve a reclamar que se envíe la carta a todos los trabajadores con su probable pensión futura. «Lo que nos preocupa es que el día de mañana, ante una ausencia de información y una bajada de la tasa de sustitución, haya pensionistas que se lleven una sorpresa y no tengan capacidad de reacción», señaló Martínez-Aldama.

España tiene la tasa de sustitución más alta de un sistema público de pensiones. La pensión media representa el 82% de los ingresos medios que se tenían antes del retiro -según datos de la OCDE referidos a 2015-, pero en 2050 esa tasa de reemplazo habrá bajado al 51,7%, según un informe de la Comisión Europea. Será el mayor descenso en los países de la Unión Europea y aún así estará por encima de la media. Tal vez por la suficiencia del sistema público y por la escasa implantación de los planes de empleo, el patrimonio de los fondos de pensiones en España apenas alcanza el 10% del PIB frente al 85,3% del PIB de media en la OCDE.

Por otra parte, el real decreto aprobado el pasado viernes en Consejo de Ministros que permitirá rescatar sin limitaciones a partir de 2025 las aportaciones realizadas a los planes de pensiones 'liberará' 40.000 millones de euros que serán susceptibles de ser retirados por los partícipes, según las estimaciones de Inverco. No obstante, el vicepresidente de la asociación de instituciones de inversión colectiva y planes de pensiones, José Carlos Vizárraga, descartó que se vaya a producir una «salida masiva» de fondos en esa fecha.

Lo que sí ocurrirá es un cambio en la política de las gestoras de los planes de pensiones en los dos años anteriores a 2025, ya que tendrán que disponer de más liquidez para atender las posibles peticiones de rescate. Eso provocará que los gestores se abstengan de realizar algunas inversiones más ilíquidas, lo que podría ir «en detrimento de la rentabilidad».

En todo caso, la ventana de liquidez a los diez años hará que los planes de pensiones «ganen atractivo» entre los jóvenes y los trabajadores de mediana edad, según el presidente de Inverco, que aprovechó la presentacion del informe anual para reclamar mayores incentivos fiscales para ellos, en concreto, que los rendimientos de los planes de pensiones tributen al tipo mínimo del ahorro. Además, instó a la Comisión del Pacto de Toledo a aprobar un sistema de planes de empleo semiobligatorio como existe en Reino Unido. Los trabajadores pueden rechazar que su empresa les incluya en el plan de empleo, pero sólo el 7% se ha negado.

publicidad
publicidad