21 de Febrero, 00:31 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

El índice español cede en la sesión un 1,20% y se coloca en los 9.639 puntos

Wall Street contagia al Ibex-35 que cae un 5,6% en la semana

Las bolsas europeas terminan la semana en números rojos contagiadas por la dura corrección de Wall Street. El Ibex-35 no se ha librado del contagio y ha cerrado la sesión cediendo un 1,20% y situándose en los 9.639 enteros lastrado por la banca. En la semana se ha dejado un 5,6%.

Las caídas han sido la nota dominante en los mercados del Viejo Continente. Los principales índices han cerrado con pérdidas, pero menores que las registradas en la sesión del jueves. El Eurostoxx ha encabezado los descensos con un -1,52%, seguido por el Cac 40 de París (-1,41%), el Ftse Mib de Milán (-1,33%), el Ftse 100 de Londres (-1,29) y el Dax 30 de Fráncfort (-1,25%). 

En el selectivo español solo seis valores lucían el verde. Técnicas Reunidas lideró los avances con ganancias del 1,37%, seguida por Meliá (+1,20%), Acciona, cuya cotización fue suspendida al inicio de la sesión por la CNMV al conocerse que ha iniciado un proceso de venta de las plantas termosolares que posee en España. Tras volver a cotizar se apuntó un ascenso del 0,81%. Seguían al valor Gas Natural (+0,64%), Acerinox (+0,63%) y Siemens Gamesa (+0,50%). 

Endesa ha sido el farolillo rojo de la sesión con un retroceso del 2,06%, seguida por Bankinter (-2,01%), Iberdrola (-1,84%), Bankia (-1,84%) e IAG (-1,82%).

Los malos resultados de las bolsas europeas se derivan, en gran medida, de las caídas de Wall Street, cuyos principales índices cerraron el jueves con contundentes descensos. El Dow Jones se dejó un 4,15%, el S&P 500 bajó un 3,90% y el Nasdaq se desplomó un 3,90%. Los dos primeros entraron técnicamente en fase correctiva al haber cedido ya más del 10% desde sus máximos históricos. 

Para los analistas de Link Securities, la corrección de las bolsas se debe, entre otras causas, a las fuertes plusvalías latentes que mantenían muchos inversores en sus carteras. Por ello, los valores que mejor lo han hecho en los últimos tiempos son ahora los más castigados. 

Otro de los principales motivos de esta caída ha sido el incremento de las rentabilidades de los bonos, -el interés de los bonos a 10 años en Estados Unidos ronda el 2,88% y marca máximos de cuatro años- debido al positivo entorno macro al que se enfrentan las cotizadas. A juicio de los analistas de Link Securities, "a medio plazo, el mayor crecimiento económico debe hacer que la inflación repunte y que los bancos centrales se vean forzados a dar por finalizadas sus políticas monetarias". Consideran que muchos inversores se han acostumbrado a operar en un entrono de masiva liquidez y ahora temen el cambio de escenario. También apuntan que unos mayores tipos de interés encarecerán la financiación de las empresas, además de incrementar el atractivo de los bonos como inversión, "activos que hasta hace poco no podían competir con la renta variable, a la que los inversores más conservadores se veían abocados en busca de mayores rentabilidades". 

No obstante, estos analistas consideran que esta dura corrección "puede ser una interesante oportunidad de rehacer carteras, aprovechando las fuertes caídas de muchos valores". 

La espiral bajista también ha alcanzado a las bolsas asiáticas. El índice Nikkei 225 de la bolsa de Tokio ha perdido en la sesión un 2,32% y cerró en 21.382 puntos. Mientras que el mercado de Shanghái ha caído un 4,1% y la bolsa de Hong Kong más de un 3%.

Ya en clave local, en el mercado de deuda la prima de riesgo española se coloca en los 73 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,47% y en el mercado de divisas el euro ha caído hasta los 1,22 dólares y se aleja así de los máximos logrados recientemente que alcanzaron los 1,25 dólares. 

En este contexto, el precio del petróleo baja tras la subida del dólar. El barril de Brent se frena en los 63 dólares y el barril tipo West Texas, de referencia en Estados Unidos, se repliega hasta los 59 dólares. El oro también cotiza a la baja y se paga a 1.314 dólares la onza.

publicidad
publicidad