19 de Noviembre, 06:56 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Economía/Finanzas.- Las posiciones bajistas marcan un nuevo mínimo del 0,29% en Sabadell y suben en Santander y BBVA

EUROPA PRESS

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Las posiciones cortas en Sabadell cayeron hasta el 0,29% del capital social de la entidad el pasado viernes 2 de febrero, desde el 0,38% anterior, lo que supone un nuevo mínimo desde que existen registros en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El supervisor de los mercados españoles exige desde 2010 que se le comunique toda posición corta sobre cualquier empresa cotizada española que exceda al 0,2% del capital social y hace públicas las que superen el 0,5% del capital. Actualmente, ninguna entidad cuenta con posiciones cortas en el banco que preside Josep Oliu por encima de este umbral.

En Santander, sin embargo, las posiciones cortas han registrado su máximo desde el pasado mes de julio. Así, se sitúan en el 0,53% del capital, posición que corresponde totalmente a Bridgewater Associates.

Igualmente, esta firma ha aflorado posiciones cortas en BBVA y dispone, concretamente, del 0,53% de la entidad presidida por Francisco González, que marca máximos en cortos desde octubre de 2017. En la última comunicación de posiciones bajistas de la CNMV, correspondiente a hace dos semanas, ambas entidades registraron su mínimo.

En el caso de Bankinter, las posiciones cortas se sitúan en el 0,44% de su capital, frente al 0,21% anterior, mientras que en CaixaBank los bajistas se encuentran por debajo del mínimo cuya comunicación es obligada.

Por su parte, los bajistas presentes en Bankia también han reducido sus posiciones en las últimas dos semanas. Concretamente, lo han hecho hasta el 2,45%, frente al 2,65% anterior. En los registros de la CNMV únicamente aparece la firma AQR Capital Management, que dispone de posiciones cortas equivalentes al 1,54% de este banco, la misma porción que en la última notificación.

La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad. En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas.

En agosto de 2011, en el marco de la crisis financiera, la CNMV prohibió la toma de posiciones cortas sobre valores del sector financiero con objeto de atajar la extrema volatilidad que atravesaban los mercados. Este veto se extendió hasta febrero de 2012.