15 de Agosto, 20:33 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Mercados

El fondo Bridgewater eleva su apuesta bajista en Telefónica, Iberdrola, Santander y BBVA

EUROPA PRESS

El fondo de inversión estadounidense Bridgewater ha elevado su apuesta bajista en el mercado bursátil español, como reflejan los registros de la Comisión Nacional del Mercados Valores (CNMV), que recogen que la firma tiene posiciones cortas iguales o superiores al 0,5% en Telefónica, Iberdrola, Santander y BBVA.

En concreto, en Telefónica, cuyas acciones han caído este lunes por debajo de la cota de los ocho euros por primera vez desde principios de diciembre de 2016, la firma ha declarado con fecha del 2 de febrero posiciones cortas sobre el 0,52% del capital.

Esto ha hecho que la presencia de los bajistas en la operadora aumente desde el 0,4% de la pasada semana hasta el 1,02%, su nivel más alto desde el 29 de septiembre de 2017, tras lo cual la compañía estuvo casi mes y medio sin tener ninguna posición corta sobre su capital.

En el caso de Iberdrola, el fondo de capital riesgo ha declarado unas posiciones cortas sobre el 0,51% de su capital, elevando la presencia bajista sobre el grupo energético a un máximo del 1,24%.

Hasta ahora, las apuestas bajistas sobre Iberdrola se habían mantenido estables y alejadas del 1%. Sin embargo, el pasado 19 de enero ya se dispararon hasta el 0,71% y ahora superan por primera vez la cota del 1% de su capital.

En Santander, las posiciones cortas han registrado su máximo desde el pasado mes de julio al alcanzar el 0,53% del capital, posición que corresponde totalmente a Bridgewater Associates.

Igualmente, esta firma ha aflorado posiciones cortas en BBVA y dispone, concretamente, del 0,53% de la entidad presidida por Francisco González, que marca máximos en cortos desde octubre de 2017. En la última comunicación de posiciones bajistas de la CNMV, correspondiente a hace dos semanas, ambas entidades registraron su mínimo.

La toma de posiciones cortas es una operativa bursátil que utilizan los inversores cuando prevén que el mercado va a bajar o está sujeto a mucha volatilidad. En líneas generales, consiste en pedir prestadas acciones de una entidad a cambio de un alquiler con la intención de venderlas y posteriormente recomprarlas más baratas.

El supervisor de los mercados españoles exige desde 2010 que se le comunique toda posición corta sobre cualquier empresa cotizada española que exceda al 0,2% del capital social y hace públicas las que superen el 0,5% del capital.