20 de Mayo, 17:24 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

¿Qué podemos esperar de los Bancos Centrales en este 2018?

La FED subirá tres veces los tipos, pero solo a partir del segundo trimestre, y Draghi prolongará el QE a diciembre

Los bancos centrales marcarán el devenir de 2018. La Reserva Federal estrenará presidente, aunque se espera que Jerome Powel mantenga la senda continuista de Janet Yellen. El BCE comenzará a retirar los estímulos para proceder a una subida de tipos el siguiente año. Por su parte, los bancos centrales de Inglaterra y Japón deberán actuar frente a desafíos como el Brexit.

ING Financial Research ha preparado una guía para no perderse con ellos.

Reserva Federal: Tres alzas este año ya que la inflación regresa

La economía de EE. UU. va viento en popa. Parece que se expandirá un 3% este año, dado que los recortes fiscales impulsarán aún más la demanda interna y la suavidad del dólar coloca a los exportadores estadounidenses en una posición altamente competitiva para beneficiarse del repunte global. También es probable que la inflación repunte a medida que las distorsiones relacionadas con los planes de datos de telefonía celular abandonen la comparación anual, mientras que la actividad económica robusta, el aumento de los precios de las materias primas y un aumento gradual del crecimiento salarial se suman a las presiones sobre los precios.

Habiendo dicho eso, los economistas de ING pronostican que no habrá alza de tasas en el primer trimestre. Los datos de actividad a corto plazo pueden ser algo suaves dado el mal tiempo en enero y es probable que la inflación subyacente permanezca por debajo del 2% hasta abril. Como tal, el presidente de la Reserva Federal, Jay Powell, puede optar por esperar hasta que la perspectiva sea más clara antes de provocar alzas consecutivas en el segundo trimestre, el tercer trimestre y el cuarto trimestre. No obstante, con la Fed citando riesgos de estabilidad financiera y condiciones financieras laxas como razones adicionales para elevar las tasas de interés, nuestro pronóstico podría ser revisado para insertar un cuarto alza, probablemente para la reunión del FOMC de marzo.

BCE: Domar a los halcones

Los observadores del BCE este año podrían sentir como si hubieran pisado el set de una película que combina los guiones de "Groundhog Day" y "Aladdin". Cada vez que el BCE piensa que ha comprado algo de tiempo, los desarrollos macro o las declaraciones de los miembros del BCE socavan sus planes y dejan que el genio de la política cambie de la botella. Mientras que el BCE había intentado silenciar cualquier especulación de salida con la decisión de octubre de datos macroeconómicos "más bajos por más tiempo", un temor general en los mercados financieros de que la inflación podría volver más rápido de lo esperado y las observaciones de funcionarios del BCE han alimentado recientemente nuevas especulaciones sobre el futuro de QE.

Los expertos de ING no esperan cambios en la reunión del BCE en enero, pero el presidente del banco, Mario Draghi, tendrá que abordar las últimas especulaciones de que QE podría detenerse en septiembre. Habrá que observar de cerca para ver si Draghi confirma lo que dijo en octubre, que "nunca ha sido nuestra opinión que las cosas deban parar de repente". Esperaríamos que lo hiciera, ya que esta sería la única forma, al menos temporalmente, de devolver al genio a la botella.

Desde ING mantienen sus visión anterior de que el BCE no detendrá la QE en septiembre, sino que preferirá adoptar otra estrategia de "menor por más tiempo" después de septiembre, probablemente hasta el final del año. Curiosamente, el BCE se está centrando cada vez más en el crecimiento y parece considerar la inflación solo como un derivado de la evolución del crecimiento.

Banco de Inglaterra: la ventana de alza de tasas se está cerrando

Para el Banco de Inglaterra, realmente hay dos cosas que importarán más este año. El primero es Brexit; el probable acuerdo de principio de un período de transición para el final del primer trimestre sería positivo, lo que evitaría el riesgo extremo de un "borde del precipicio". Eso todavía deja una serie de preguntas abiertas, incluyendo si una transición de dos años es lo suficientemente larga, y si las empresas impulsarán la inversión sin tener más detalles de la futura relación comercial del Reino Unido.

El segundo es el crecimiento salarial; los legisladores están buscando una fuerte recuperación en los próximos meses. Hay signos de escasez de habilidades en ciertos sectores, lo que llevó a los empleadores a aumentar el pago en un intento por retener al personal. Dicho esto, la economía todavía está luchando y los precios de los insumos siguen en aumento, lo que significa que algunas empresas pueden seguir adoptando un enfoque más conservador respecto del establecimiento de los salarios.

Aún no se garantiza una subida de tasas este año, aunque es una decisión difícil. Independientemente de lo que decidan los legisladores, creemos que tienen un margen bastante estrecho antes del verano para lograr otro aumento en las tasas, con el aumento del ruido Brexit en otoño. Los recientes oradores del BoE no han guiado a los mercados hacia un aumento de las tasas en febrero, lo que deja a la reunión de mayo como la oportunidad de escalar más realista.

Banco de Japón: ¿Hacia la salida?

Hay una mayor especulación de que el gobernador BoJ Kuroda y su Comité de Política Monetaria comenzarán a aludir a una posible estrategia de salida de su Política Cualitativa Cuantitativa (QQE), que combina compras de activos con un objetivo de cero por ciento en Bonos del Gobierno Japonés 10Y (JGBS) tasas negativas (-0.1%) sobre el exceso de reservas en depósitos bancarios en el Banco de Japón.

Aunque existe tal mérito en esta especulación, dada la duración y el alcance de las mejoras en el crecimiento económico, y los recientes datos de inflación han sido más positivos, gran parte de la recuperación de la inflación se relaciona con los precios de la energía, y como tal, casi con seguridad solo una respuesta temporal a las fluctuaciones del petróleo crudo. Así que no creemos que haya llegado el momento adecuado para que el BoJ señale el fin de la relajación.

Si nos equivocamos y deciden hacerlo, creemos que el curso de acción más sensato sería simplemente formalizar el recargo de las compras actuales de activos en un nuevo objetivo. Esto enviaría una señal moderada de reajuste de la política, mientras que en realidad no cambia nada en el terreno. Por lo tanto, podría verse como una normalización pacífica. 

El otro factor a tener en cuenta es el enfoque de la subida del impuesto al consumo de abril de 2019. Con los datos funcionando tan bien como lo ha hecho, este aumento de impuestos debe permanecer en las tarjetas. Si el BoJ espera demasiado tiempo para comenzar a avanzar en su plan de salida, puede encontrar su intento de liberarse de la relajación innecesaria que choca con las fluctuaciones causadas por el aumento de impuestos.

En resumen, los argumentos para una cierta acción normalizadora BoJ están creciendo, pero la historia aún no está allí. Dicho esto, la ventana para mudarse no estará abierta para siempre, y un movimiento a finales de este año, tal vez al comienzo del próximo año fiscal, podría ser un pronóstico base sensato.

publicidad
publicidad