19 de Agosto, 21:01 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Santiago Hagerman, socio director y consejero delegado de GBS Finance Investcapital

«Con la subida de tipos, tener inversiones en renta fija va a generar riesgo»

Conservar el patrimonio de sus clientes y dotarles de rentabilidad es el objetivo que Santiago Hagerman se ha marcado conseguir al frente de su family office. Para lograrlo, este año apuesta por la renta variable europea, los fondos flexibles de renta fija y los dólares.

Santiago Hagerman acumula más de 27 años de experiencia en banca privada, gestión de patrimonios y mercados de capitales. Hasta su incorporación a GBS Finance Investcapital, entidad independiente especializada en operaciones corporativas y gestión de patrimonios, para fundar la división de Family Office, trabajó como director en Guggenheim Partners en Madrid y Ginebra, y fue responsable del área de gestión en Europa. También prestó sus servicios en Bank of Nova Scotia Inverlat, Goldman Sachs, Salomon Brothers y Deutsche Bank.

Su división de family office se creó hace 14 años. ¿Qué evolución ha tenido desde entonces?

Hemos evolucionado junto a la industria. Cuando empezamos teníamos que explicar a nuestros clientes qué era un family office y las ventajas de un asesoramiento independiente y ahora explicamos en qué nos diferenciamos respecto a otras entidades.

¿En qué basan el asesoramiento financiero a sus clientes?

La base es la independencia, por ello el cliente puede confiar en que las inversiones las hacemos en su interés. Tratamos de que cada cliente de nuestro family oficce se sienta como si fuera el único. En España tenemos unos 50 grupos familiares a los que damos un servicio muy personalizado.

¿Cuánto patrimonio gestionan en su family oficce?

En España gestionamos mil millones. Tenemos oficinas en Madrid, Barcelona y en Miami y todas, en estos momentos, van muy bien.

¿Lo que les demandan sus clientes de Estados Unidos es diferente de lo que les piden los de España?

Sí, mucho. Las inversiones de Miami están más enfocadas en el área dólar y en EE. UU. porque se tiende a invertir en lo que mejor se conoce. Tratamos de ser una institución global con un enfoque local, adaptarnos a lo que localmente cada cliente nos pide.

¿Y es muy diferente asesorar a un cliente de grandes patrimonios a hacerlo a una familia empresaria? 

El enfoque de los grandes patrimonios es diferente. Para ellos la preservación de capital es lo más importante. Con el patrimonio que tienen pueden vivir bien y lo esencial es no perderlo. Para patrimonios más pequeños el enfoque es obtener rentabilidad para que ese capital aumente. Además, los grandes patrimonios cuentan con una gran ventaja: la flexibilidad de poder tener una gestión más conservadora en momentos en que no hay que tomar mucho riesgo. En general, los intereses de las familias son parecidos y se alinean bastante a nuestra gestión porque invertimos en negocios, no tanto en bolsa. Nuestro enfoque es value investing y vemos las inversiones en Bolsa como lo que hay al final, que son las empresas. Normalmente, las personas con grandes patrimonios han sido empresarios y entienden bien el enfoque de invertir en compañías que no tengan mucha deuda, que estén gestionadas por la misma familia que las fundó o que los dueños tengan un modelo de negocio no muy especulativo.

Con los tipos de interés al cero por ciento o en negativo, ¿qué alternativas de inversión quedan para lograr una rentabilidad aceptable?

Ahora, los inversores tienen que enfocarse más en preservar capital que en buscar grandes rentabilidades, porque los tipos de interés están en el nivel más bajo de la historia y la inflación empieza a repuntar. En Alemania, la inflación está entre el 1,5 y el 2 por ciento, con un bono a 10 años por debajo del 0,50 por ciento de rentabilidad, pero estamos entrando en una fase distinta. Hemos pasado de una etapa en la que había mucho dinero fácil y tipos muy bajos, a otra en que se va a empezar a retirar dinero de la circulación, como ocurrirá en EE. UU., donde también subirán los tipos de interés. Creemos que los tipos van a subir y, en este entorno, tener inversiones en renta fija va a generar riesgo. Además, en el 40 por ciento de los casos, un bono de high yield da menos rentabilidad en Europa que un bono del Gobierno americano, eso indica que hay una burbuja de renta fija en Europa y hay que tener cuidado con ella.

¿Dónde están posicionados en renta fija?

Ahora somos más conservadores que antes en renta fija y buscamos estrategias que puedan verse favorecidas de cierto repunte en los tipos. También se puede invertir en depósitos de bancos de primera línea en EE. UU. como Goldman Sachs, que da un 2 por ciento de rentabilidad a un año y, aunque parezca poco, no está mal si lo comparas con el bono español a diez años que da el 1,5 por ciento o con el alemán que ofrece el 0,40 por ciento. La ventaja del depósito es que no fluctúa y al final de año te devuelven tu dinero. En Europa también vemos interesantes los fondos flexibles que se pueden ir cortos. Carmignac tiene fondos que nos gustan porque pensamos que los tipos pueden repuntar y el high yield europeo repuntará también. Asimismo, este año habrá más volatilidad, por ello hay que ser más conservadores y estamos tratando de anticiparnos, tener más liquidez y esa liquidez optimizarla. El dólar también nos gusta porque es positivo que EE. UU. deje de imprimir dinero mientras Europa va a seguir imprimiendo durante un tiempo.

¿Ahora preservar capital significa renunciar a obtener rentabilidad?

Sí, pero también hay que ser conscientes de que las rentabilidades han sido muy buenas en los últimos años, por ello es muy útil tener clientes que han estado invertidos con nosotros desde hace tiempo y entienden que en un periodo corto enfocarte en preservar capital tiene sentido, porque luego te permite obtener muy buenos retornos. Probablemente el precio de esos activos baje y te permita entrar en valoraciones más bajas.

¿Siguen apostando por la inversión inmobiliaria? ¿En qué mercados? 

Sí. Esta sigue siendo una buena alternativa. A algunas de nuestras familias les ha ido muy bien en la parte inmobiliaria, pero ahora hay que ser más selectivos y España nos parece un buen mercado porque en términos relativos está más barato que otros países como Inglaterra o Francia.

Ustedes se han especializando en seleccionar fondos con un estilo de value investing. ¿En ellos encuentran rentabilidades aceptables? 

Sí las encontramos. Es un proceso que ha probado ser rentable, sobre todo en la última década.

¿Cuál es su estrategia de inversión para el primer semestre de 2018? 

Estamos cada vez más enfocados en la calidad de las inversiones, en cerciorarnos de que lo que tenemos es bueno y nos preocupan los activos que tienen poca rentabilidad. Somos cada vez más selectivos y nos sigue gustando la renta variable europea porque pensamos que, en términos relativos, no está cara. También nos gustan ciertas compañías de tecnología. Renta fija procuramos tener muy poca, no obstante, nos interesa tener fondos que puedan ser flexibles en renta fija y que no se vean perjudicados si suben los tipos. También queremos empezar a tener algo de depósitos cortos en dólares aprovechando los tipos más altos.

publicidad
publicidad