Vocento 15 años 20 de Noviembre, 18:01 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

MIFID II

Análisis: ¿Otro coste para los partícipes de fondos?

Esther García López

La implantación de MiFID II abre muchas incógnitas en los mercados, entre ellas quién afrontará los costes de los análisis financieros: las gestoras de fondos o los partícipes. Gran parte de las gestoras extranjeras ya han declarado que los asumirán, en el caso de las españolas la opción no está tan clara.

Entre las exigencias de la directiva sobre mercados e instrumentos financieros (MiFID II) hay una que afecta tanto a las gestoras de fondos como a los partícipes, es la que establece separar los gastos derivados de los análisis financieros de las comisiones operativas. Hasta ahora, las gestoras incluían los costes de análisis y los de ejecución en una misma comisión que estaba transferida a los fondos y a la que hacían frente los partícipes, pero estos ignoraban cuánto pagaban por ellos. A partir del 3 de enero, con la entrada en vigor de MiFID II, las gestoras podrán asumir en sus cuentas de resultados los costes de 'research' o trasladarlos a los partícipes de fondos a los que tendrán que informar de su precio.

Con esta norma la directiva quiere evitar que los bancos y los proveedores de servicios financieros ofrezcan los resultados de sus análisis de forma gratuita y dotar de mayor transparencia al sistema. 

«Esta medida es muy positiva porque aportará transparencia sobre los costes, ya que ahora el partícipe asume el coste del análisis pero no sabe a cuánto asciende. El inversor tiene derecho a saber si se le carga este coste y cuánto paga por él», afirma Fernando Luque, editor financiero senior de Morningstar.

Sergio Puente, analista de XTB, es de la misma opinión, cree que los costes que ahora existen «son opacos» y, a partir de enero, «la directiva obligará a detallar cada coste y cada comisión». 

¿COBRAR O PAGAR?

Ante la disyuntiva que se les plantea a las gestoras de repercutir los costes del análisis a sus clientes o asumirlos ellas, las internacionales han optado, en gran parte, por la segunda opción ante el temor de que los partícipes sean remisos a afrontar este gasto cuando sepan a lo que asciende. Mientras, las españolas «continúan a la espera de tomar una decisión», afirma José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco

Fernando Luque cree que «es difícil anticipar lo que harán las gestoras españolas», pero lo más probable, según Sergio Puente, es que sigan el ejemplo de las extranjeras. En su opinión, «la lógica nos dice que las gestoras españolas asumirán estos gastos en el futuro».

Los motivos por los que las entidades españolas aun no han comunicado si se acogerán a una u otra modalidad se debe, según Luque, a que «a los partícipes les costará asumir que se les cargue este coste porque piensan que ya están pagando unas comisiones de gestión altas y el análisis tendría que estar incluido en ellas». En su opinión, «es más lógico que lo asuman las gestoras».

Entre las entidades que han anunciado que asumirán estos costes se encuentran: BlackRock, UBS Management, Schroders; Vanguard; M&G, Jupiter; Aberdeen; Allianz Global Investors; Janus Henderson; JP Morgan; Axa IM; Franklin Templeton Investments o Deutsche AM. 

Repercutir estos costes en los inversores no les saldrá 'gratis' a las gestoras, ya que estos, ante una rentabilidad similar, se decantarán por la gestora que haya asumido estos costes.

También dependerá de cómo la gestora comunique su decisión a los clientes y les haga entender el motivo de cobrarles por el análisis. «Si los clientes lo ven como un valor añadido que les aporta transparencia, seguridad y mayor rentabilidad, lo aceptarán, pero si las gestoras no saben transmitir esta decisión y los clientes lo ven como una subida de comisiones encubiertas puede haber un problema», señala Sergio Puente.

José Luis Manrique entiende que, en la actualidad, los costes de investigación los están asumiendo los partícipes, por lo que la situación «permanecerá inalterada» para las gestoras que decidan no absorber este gasto. Pero «el partícipe va a conocer de forma previa la decisión de cada gestora y, por supuesto, va a poder cambiar de entidad con absoluta libertad siempre que quiera».

¿MÁS COSTES, MENOS ANÁLISIS?

La asunción de costes de análisis por parte de las gestoras puede reducir el número de informes financieros que compren, lo que podría influir en la gestión de los fondos y en la rentabilidad que los gestores ofrezcan a sus clientes, apuntan desde algunos foros.

«Es evidente que va a haber un recorte a nivel de coste de análisis por parte de las gestoras, tanto grandes como pequeñas», asegura Luque. No obstante, no cree que esto vaya a influir directamente en la rentabilidad del producto, ya que «las gestoras van a ser muy selectivas al comprar análisis, optarán por aquellos que consideren útiles e indispensables para conseguir buenas rentabilidades».

También Sergio Puente cree que disminuir el número de análisis adquiridos «no debería reducir la rentabilidad de los fondos», ya que «cantidad no significa calidad. Las gestoras acabarán quedándose con las casas de análisis que aportan mayor valor añadido a su gestión y con las que den mejor resultado para sus clientes».

Según un informe elaborado por la consultora Oliver Wyman, las gestoras podrían reducir sus gastos en análisis unos 1.260 millones de euros, cifra que podría llegar a los 2.526 millones de euros si se produce una guerra de precios.

La pregunta que ahora se suscita es cuánto van a costar los análisis y si van a bajar de precio. Aunque hay mucha opacidad respecto al precio de estos informes, Sergio Puente señala que en España rondan entre los 40.000 y los 120.000 dólares. Según Bloomberg, Bank of America Corp. planea cobrar a los gestores de activos hasta 80.000 dólares por usuario al año por el paquete completo de servicios de su división de investigación; UBS Group podría cobrar unos 40.000 dólares anuales para acceder a la investigación de capital básico; Barclays tasa su investigación en unos 39.000 dólares y JP Morgan Chase en unos 10.000 dólares al año. Estos precios pueden hacer que muchas gestoras traten de reducir costes «potenciando los análisis propios», asegura Puente. 

La cuenta atrás ya ha empezado y quedan menos de tres meses para la entrada en vigor de MiFID II y para que las gestoras españolas tomen la decisión de asumir los costes de los servicios de 'research' o repercutirlos a unos partícipes cada vez más insatisfechos con los costes que les cargan por sus fondos de inversión.

publicidad
publicidad
publicidad