Vocento 15 años 18 de Noviembre, 16:22 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

CAV-EMPRESAS GEE

Plantilla General Electric en Bizkaia hará huelga indefinida desde el día 9

Agencia EFE

Los trabajadores de la planta de General Electric en Ortuella (Bizkaia) llevarán a cabo una huelga indefinida a partir del día 9 para reclamar la retirada del plan de restructuración de la compañía que supone el despido de 135 empleados y el cierre de la planta.

Los trabajadores han celebrado una asamblea en la que "por mayoría aplastante" han decidido llevar a cabo una huelga indefinida para pedir la retirada del plan de reestructuración y exigir un "plan industrial real y posible" para la continuidad de la planta.

Según han señalado fuentes del comité de empresa a EFE, con esta huelga indefinida los trabajadores quieren decirle a la empresa que de la planta de Ortuella "no sale nada hasta que se pongan en la mesa para ver las posibles soluciones".

Las mismas fuentes han señalado que los trabajadores "seguimos sacando proyectos y mercancías de una planta que, a día de hoy, tiene una alta carga de trabajo" y han criticado que la empresa diga que hay que seguir trabajando "como si nada pasara".

Han indicado que con la huelga quieren mostrar a los directivos de la empresa la "unidad" de los trabajadores de la planta y que "hasta que no haya un acuerdo no va a salir de esta fábrica ni una pieza más".

Los trabajadores han realizado esta mañana una marcha desde la planta hasta el ayuntamiento de Ortuella donde se han reunido con la corporación municipal a la que han explicado su situación.

En un comunicado, la plantilla ha denunciado el "plan de liquidación" de la planta de Ortuella que pretende imponer General Electric, "deslocalizando las actividades del negocio hidroeléctrico en Europa" y ha exigido su retirada y la elaboración de un plan industrial.

Ese plan debe permitir la "continuidad" de la planta de Ortuella, así como "el mantenimiento del empleo, de las condiciones de trabajo y de los activos tecnológicos generados por la empresa".

Además, han pedido a las instituciones vascas "una política industrial real, que incluya leyes y cláusulas sociales para impedir que inversores privados y extranjeros como General Electric puedan montar y desmontar fábricas y destruir empleo con total impunidad".

.