Vocento 15 años 21 de Octubre, 01:30 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Economía.- Wells Fargo nombra a una nueva directora de su unidad de tarjetas de crédito para mejorar su reputación

EUROPA PRESS

SAN FRANCISCO (ESTADOS UNIDOS), 24 (EUROPA PRESS)

El banco estadounidense Wells Fargo ha nombrado a Beverly Anderson nueva directora de su unidad de tarjetas de crédito y servicios minoristas, un cambio que se enmarca dentro de su estrategia de mejorar su reputación casi un año después de que saliera a la luz el escándalo de las cuentas falsas.

Anderson ha dirigido esta unidad de forma interina desde marzo, en sustitución de Sjelley Freeman, quien fue despedida el pasado mes de febrero tras la investigación lleva a cabo por la propia junta directiva del tercer mayor prestamista de EEUU.

Antes de asumir el nuevo cargo, Anderson dirigía exclusivamente el negocio de tarjetas de crédito de consumo, mientras que ahora sus nuevas responsabilidades incluyen, además de la supervisión de la unidad, la dirección del servicio de tarjetas Wells Fargo, así como las de 'private label', y las relaciones con minoristas y otras compañías.

"El negocio de las tarjetas es fundamental para el crecimiento de Wells Fargo e imprescindible para la creación de un mejor banco para nuestros clientes", señaló la vicepresidenta ejecutiva senior de pagos, soluciones virtuales e innovación de la entidad, Avid Modjtabai, y añadió que Anderson es "una líder con una gran experiencia que será capaz de transformar hacia el éxito este negocio".

Anderson cuenta con una trayectoria de más de 25 años en el sector de la banca corporativa y entró a formar parte de Wells Fargo en 2012. Estudió administración de empresas en la universidad de Florida y cuenta con un MBA de Harvard Business School.

Wells Fargo fue sancionado en septiembre de 2016 con 185 millones de dólares (156,7 millones de euros) por las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 0,5 millones de tarjetas de crédito, motivo por el que la entidad despidió a 5.300 de sus empleados. Desde entonces, la entidad está realizando un gran esfuerzo por mejorar su reputación.