19 de Noviembre, 13:38 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

ideas de inversión

Cuidado con los préstamos apalancados tan de moda entre los inversores

finanzas.com

Los inversores que han apostado con fuerza por los préstamos apalancados en 2017 podrían verse especialmente perjudicados por el ciclo de subidas de tipos en EE. UU., ya que es probable que los bonos se queden rezagados con respecto a otros segmentos del mercado de renta fija.

Es la advertencia que lanza Jack Holmes, gestor adjunto del Kames Short Dated High Yield Global Bond -uno de los últimos fondos lanzados por Kames Capital- para quien los inversores que han comprado préstamos apalancados por la relativa protección que ofrecen frente al aumento de los costes de empréstito podrían encontrarse con una sorpresa desagradable.

«En su intento por escapar de las subidas de tipos de la Fed, muchos inversores se han decidido por los préstamos apalancados porque creen que son una opción de generación de rentas más segura que los bonos convencionales», explica Holmes.

«Por eso este año se han puesto de moda entre los inversores, pero el razonamiento es incorrecto. Los préstamos apalancados estadounidenses registraron una rentabilidad anual casi un 2% inferior a la del high yield de EE. UU. a lo largo del ciclo de subidas de tipos de 2004-2006. En los ciclos de subidas, la deuda de alto rendimiento tiende a comportarse bien gracias a su positiva exposición al crecimiento económico, mientras que los préstamos ofrecen muchas menos oportunidades de revalorización del capital».

Los préstamos estadounidenses han captado unos 13.000 millones de dólares en lo que va de año por parte de inversores que desean protegerse del efecto reflacionario que podrían provocar, o no, las políticas económicas del presidente Donald Trump.

Sin embargo, como recuerda Holmes, los préstamos no solo generan unas rentabilidades inferiores a las del high yield durante el ciclo de subidas de tipos sino que, además, ofrecen poca protección adicional en momentos de crisis económicas o de mercado. «La caída máxima sufrida por los préstamos durante la crisis financiera equivale al 95% de la registrada por el high yield, con la diferencia de que el high yield ha generado un 127% más de rentabilidad en los últimos quince años».

«Dicho de otro modo, en ese tiempo la inversión en préstamos apalancados ha sufrido caídas casi idénticas a las del high yield pero, además, ha sacrificado los cuantiosos beneficios que podría haber generado con una inversión a largo plazo en bonos de alto rendimiento».

«Los préstamos apalancados también están más expuestos a sectores problemáticos que el high yield. Los negocios que han recibido amenazas mortales por parte de Amazon representan un porcentaje mayor del universo de inversión de los préstamos que del high yield», asegura el gestor.

La situación también es complicada en Europa. «Los préstamos apalancados se están volviendo más arriesgados. En Europa, el apalancamiento medio de los nuevos préstamos es casi un 70% más alto que a finales de 2010. Por el contrario, el apalancamiento del high yield europeo se ha reducido en ese tiempo».

En opinión de Holmes, los inversores harían bien en invertir en bonos de alto rendimiento en vez de correr esos riesgos.

«En comparación con los préstamos, una cartera bien gestionada de bonos high yield es una forma mucho mejor de obtener rentas elevadas y sostenibles. Invertir con un equipo especializado en high yield y centrado en identificar empresas con un posicionamiento defensivo y robustos modelos de negocio puede contribuir a generar atractivas rentabilidades ajustadas al riesgo».

publicidad
publicidad