Vocento 15 años 13 de Diciembre, 00:41 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

análisis

El oro rebota con el dólar

La depreciación del dólar en los mercados de divisas ha tenido el efecto de cama elástica sobre las cotizaciones de los metales que, desde los mínimos de los días 9 y 10 de mayo, se han recuperado de forma casi paralela al descenso del valor del dólar. 

En el caso del oro, favorecido de una parte por el efecto imán de los soportes perforados en el descenso desde el mes de abril y por otra parte impulsado por la rebaja del contravalor general del dólar en casi un dos por ciento, ha logrado situarse en el primer punto de control de corto plazo en la zona de los 1.240 (1.243) dólares por onza. Una recuperación desde los 1.215 dólares que, si bien hoy se puede justificar por el deterioro del billete verde americano, ya era esperada hace una semana a falta de conocer la causa que pudiéramos exhibir para explicar el fenómeno.

En el medio y largo plazo los indicios y los datos, tanto técnicos como fundamentales, aún ejercen presión a la baja sobre la cotización del oro frente al dólar. Pero cuidado, cuando esa valoración se realiza frente a otra divisa, como por ejemplo el euro, hay que tener en cuenta que algunos de los argumentos que sirven para realizar las previsiones bajistas sobre el oro, también son pruebas en contra del euro en su relación de cambio con el dólar; un hecho que podría mantener buena parte del contravalor del oro cuando se paga con la moneda única europea.

Dimensión del rebote

El corto plazo del oro aún puede estar abonado para una mayor dimensión del rebote. La clave precisamente estará en superar la presumible parada que realicen los precios en la cota de los 1.240 dólares y que continúe la escalada hasta la zona de los 1.260 dólares que, sin lugar a dudas, supondrá un importante test para las aspiraciones del metal en lo que queda de año.

Por el contrario, si se produce un nuevo recorte y se perfora el soporte que ha quedado fijado en los 1.215 dólares, no hay que contar con que los 1.200 dólares tengan la suficiente identidad psicológica como para frenar la presión de las ventas, sino que habría que fijarse en el entorno de los 1.185 dólares por onza como el nivel de importancia relativa tanto a corto como a medio plazo.

Con estos movimientos de las últimas semanas, con cierta pendiente en la proyección de los últimos mínimos relevantes y la directriz bajista principal de largo plazo, se va acotando el futuro a corto y medio plazo y, por extensión, la dirección de las operaciones especulativas a realizar, en el intervalo comprendido entre los 1.260 y los 1.215 dólares por onza. Preste atención a la resolución del debate y tenga paciencia mientras se lleva a cabo.

publicidad
publicidad
publicidad