Vocento 15 años 21 de Noviembre, 01:30 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

europa

Bruselas inicia la lenta y dolorosa desconexión de Reino Unido

Adolfo Lorente

'Brexit' es 'brexit' y si lo hay es porque Reino Unido activó el 29 de marzo el Artículo 50 de los Tratados que automáticamente lo sitúa fuera de la UE el 29 de marzo de 2019. 'Brexit' es 'Brexit' y Bruselas lo tiene tan interiorizado que ya ha comenzado la compleja desconexión dando instrucciones a sus altos funcionarios para que se abstengan de adjudicar contratos públicos multimillonarios de la institución a grupos empresariales británicos. El objetivo es evitar «complicaciones adicionales innecesarias», señala un documento interno desvelado por 'Financial Times'. La Comisión eludió ayer confirmarlo. «Lo único que puedo decir es que Reino Unido sigue formando parte de la UE, con sus derechos y sus obligaciones», remarcó la portavoz Mina Andreeva.

Aunque la 'madre de todas las negociaciones' no empezará hasta mediados de junio como pronto (se retrasa varias semanas por la convocatoria electoral de Theresa May), la partida ya ha comenzado. Será un duelo de poder a poder y Europa tiene muy claro que Reino Unido es el precedente que debe marcar el terreno contra futuras aventuras 'sececionistas' entre los 27, el número que dará nombre a la UE a partir de 2019.

El mejor ejemplo es el documento filtrado y que está firmado por la cúpula del Ejecutivo comunitario. Lo suscriben el secretario general de la institución, Alexander Italianer, el todopoderoso jefe de Gabinete de Juncker, Martin Selmyr, y el negociador jefe del 'brexit', Michel Barnier. Advierten de que hay que estar preparados desde ya para lo peor y llaman a sus funcionarios a prevenir a las empresas radicadas en Gran Bretaña de que el porvenir se escribe a 27 y que estar en la UE es clave para el futuro de sus negocios, por lo que les invita a tener «una sucursal en territorio comunitario». Reino Unido será «un país tercero» y nadie sabe cómo será la relación comercial futura entre ambos bloques.

El viaje de Juncker

Aunque lo más llamativo es lo relativo a la adjudicación de contratos también hace referencia a la contratación de personal. En teoría y salvo casos muy concretos derivados de convenios bilaterales con otros países, la UE institucional sólo puede emplear a ciudadanos de alguno de sus Estados miembros. Uno de los grandes asuntos que habrá que acordar es qué pasa con los funcionarios británicos que trabajan en la UE. Tampoco se prevén grandes problemas ya que ambas partes parecen decididas a respetar el principio de «las personas, primero», como reiteró ayer desde Londres el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, quien se reunió con May.

El miércoles le tocará el turno a Juncker y su equipo, entre ellos Selmayr e Italianer, dos de los firmantes del polémico documento. No fue el único informe en filtrarse ya que también comenzaron a circular las directrices negociadoras de la Comisión, que confirman la predisposición de Bruselas hacia un 'brexit' duro recordando en cada párrafo que el abandono del club no saldrá gratis a los británicos. Así será en lo referido, por ejemplo, a las agencias comunitarias en Reino Unido y cuyo traslado deberá costear Londres. ¿Será así? Está por ver. Es lo que pide la UE, que cifra la factura del 'brexit' en 60.000 millones de euros.

Este texto es el embrión del documento definitivo que presentará la Comisión a principios de mayo y que partirá de las 'guidelines' que los jefes de Estado y de gobierno de los 27 aprobarán en la cumbre extraordinaria del próximo día 29. Uno de los temas candentes es Gibraltar y el derecho de veto que logró España en el borrador presentado por Tusk el 31 de marzo. En el papel de la Comisión no aparece, pero fuentes comunitarias insisten en que estará en el del 29. El simbolismo político es clave. Y aquí, España se la juega.

publicidad
publicidad
publicidad