Vocento 15 años 19 de Noviembre, 02:02 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

inversión

Brexit: ¿cómo afecta a las cotizadas del Ibex?

Marisa Cabrita

El 29 de marzo pasará a la historia como el día oficial del "divorcio" entre Reino Unido y la Unión Europea, con la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa. La puesta en marcha será, por lo tanto, un período de dos años y un largo proceso de negociaciones entre ambas regiones, que redefinirán las relaciones comerciales con los mayores socios comerciales y de fin de décadas de integración con el continente.

Una de las cuestiones principales que se negociará entre los dos bloques será el acceso británico al mercado único europeo, el pasaporte europeo para las empresas basadas en servicios financieros de Londres y el movimiento de personas en territorio británico.

Alrededor de la mitad de las exportaciones británicas se dirigen a la UE. Además, Reino Unido aún tiene que renegociar algunos de los acuerdos comerciales que mantiene con países no europeos, ya que estos se obtienen por la membresía de Reino Unido de la Unión. En este contexto, el impacto de dejar la UE en la economía británica puede ser muy grande, sobre todo porque la UE tendrá que asegurarse de que las condiciones acordadas para la salida no fomenta iniciativas similares en otros estados miembros.

En general, se espera que los efectos de los dos bloques económicos sea negativo. Aunque los primeros 6 meses la economía británica ha reaccionado mejor de lo previsto, la depreciación de la libra, el aumento de la tasa de inflación y la reducción de los ingresos reales conduce a un 2017 de cierta desaceleración. Por otra parte, la incertidumbre que rodea el resultado de las negociaciones durante este período, que se espera que se extienda, puede conducir a la suspensión de la inversión de las empresas nacionales y extranjeras en Reino Unido. Según la OCDE, en 2020 el PIB británico será aproximadamente un 3% más bajo que en EE.UU. En 2030, la OCDE estima que la diferencia es del 5%.

Del mismo modo, también la Unión Europea sufrirá un impacto negativo de una posible reducción de los flujos comerciales con el Reino Unido y, por supuesto, puede registrar una cierta desaceleración económica, especialmente Alemania, ya que alrededor del 15% de sus exportaciones se dirigen al Reino Unido.

Impacto en los índices

Aunque el movimiento inicial ha sido una fuerte corrección, se superó en un corto período de tiempo, con el Banco Central de Inglaterra interviniendo rápidamente. El escenario obvio parece ser la volatilidad, a medida que se conocen las propuestas británicas y europeas con sus avances y retrocesos, especialmente en los índices ingleses cerca de máximos históricos. Si se forma un escenario donde las expectativas británicas de un acuerdo favorable con la Unión Europea pueden ser defraudadas, la corrección del FTSE100 podría ser más agresiva. El DAX alemán así como el Ibex35 también podrían ser penalizados.

¿Cuáles son las compañías españolas más afectadas por el Brexit?

Casi el 8% de los ingresos totales de las empresas del Ibex 35 vienen del Reino Unido. En esta etapa, mientras se enfrenta a una fuente de alta incertidumbre, las empresas británicas también se benefician de un acceso completo al mercado único europeo y una moneda más depreciada al mismo tiempo, que le da una ventaja competitiva. Sin embargo, las empresas europeas con ingresos en libras y euros en costes se enfrentan a una situación de deterioro inmediato de los ingresos debido a las divisas.

Empresas con la recaudación de impuestos en el mercado británico, como IAG (aproximadamente el 35%), Ferrovial (alrededor del 30%), Iberdrola (alrededor del 24%), Telefónica (alrededor del 14%), Banco Santander (alrededor del 13%), Banco Sabadell (alrededor del 23% de las ganancias generadas en el Reino Unido) o Melia Hotels (expuesta al mercado del Reino Unido a través de clientes) serán algunas de las empresas del Ibex más afectadas por la realización del Brexit. La incertidumbre podría conducir a la reducción de la demanda interna y la inversión extranjera británica.

El Brexit es un hecho sin precedentes cuyas consecuencias e impacto son difíciles de estimar. Por un lado es un evento inédito, por otro, el proceso de desarrollo tiene un carácter político muy evidente y por lo tanto impredecible. Podemos esperar un camino largo y difícil para ambos bloques económicos, con muchos avances y retrocesos, donde la volatilidad es una constante.

Impacto en las divisas

En tiempos de incertidumbre, los activos afectados por la misma, normalmente terminan siendo pasados por alto por los inversores. Esta incertidumbre pesará sin duda también en la libra.

Con la duda sobre el crecimiento económico británico, las expectativas en torno a una subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra se han reducido, lo que contribuye a una mayor presión sobre el valor de la libra.

Teniendo en cuenta que la libra se ha depreciado alrededor del 20% desde la fecha en que se conoció el resultado del referéndum sobre el Brexit, gran parte del movimiento ya ha sido registrado.

El par libra-dólar (GBPUSD) sigue un patrón de consolidación en los últimos seis meses entre 1,2000 y 1,2700. En las últimas semanas, ya aprobada en el Parlamento la ley que permitía a Theresa May anunciar la fecha para iniciar formalmente el Brexit, el cable ha ido acumulando ganancias que le han llevado de nuevo a cerca del máximo del año.

Sin embargo, podemos ver un cambio en esta tendencia en estos primeros días después de la formalización, con el GBPUSD probando de nuevo la base de consolidación en torno a 1,2000. La ruptura de este soporte podría llevar al GBPUSD a niveles alrededor de 1,1500 antes de invertir la tendencia a largo plazo que llevó al par a partir del máximo de 2014 alrededor de 1,7000 hasta ahora.

Con la esperanza de que la economía británica puede seguir mostrando niveles de crecimiento aceptables y la tasa de inflación sigue creciendo, el espacio para la subida de tipos de interés por parte del Banco de Inglaterra se incrementará, lo que conduce a una posible fuerte apreciación de la libra, que recuperará todos los miedos ya descontado por el mercado financiero. De esta manera, podemos ver al par negociar en el largo plazo en torno a los niveles medios de 2015, es decir 1,5000.

En una primera reacción a la victoria del Brexit, el par EURGBP alcanzó su punto máximo por encima de 0,9000 ante los temores de una fuerte devaluación de la libra. Sin embargo, este movimiento se invierte prácticamente con el precio del par negociando entre 0,8300 y 0,8800 desde entonces. Aunque parte del escenario del Brexit ya se puede descartar en el precio, los eventos de riesgo político en Europa no pueden descartarse aún. Si bien puede haber una mayor presión de venta sobre el EURGBP en un primer momento, esto todavía puede iniciar una posible prueba hacia los máximos del año en torno a 0,8800.

Marisa Cabrita es analista de Orey Financial

publicidad
publicidad
publicidad