Vocento 15 años 17 de Diciembre, 01:24 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Economía.- El Congreso debate hoy la propuesta de En Comù de no privatizar Bankia y BMN para crear un banco público

EUROPA PRESS

Plantea crear un impuesto sobre los beneficios de los bancos que han recibido ayudas públicas para recuperar el dinero del rescate

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El Pleno del Congreso debatirá este martes una iniciativa de En Comù --la confluencia catalana de Unidos Podemos-- para no privatizar Bankia ni Banca Mare Nostrum (BMN) y crear en torno a estas dos entidades un polo de banca pública con el que impulsar proyectos de infraestructuras a largo plazo y apoyar a colectivos sociales desfavorecidos.

En su proposición no de ley, que recoge Europa Press y que será defendida por Xavier Domènech, portavoz de En Comù, se recuerda que el Estado apenas ha recuperado un 5% de los casi 61.500 millones de euros en los que se cifra el rescate bancario, cantidad que no se reingresará tampoco con la futura privatización de las dos entidades que aún están en manos del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Además, critica que la reestructuración del sector financiero que ha tenido lugar en los últimos años ha dado lugar a una importante concentración sin solucionar, sin embargo, el sobredimensionamiento. "Seguimos contando con un sector que no garantiza la función social del crédito y cuya rentabilidad se ha obtenido a cambio de un sostén económico público y un ajuste laboral extraordinario", apostilla.

IMITAR A FRANCIA O ALEMANIA

Por eso, la confluencia catalana de Unidos Podemos considera necesario "reorientar" el sistema para darle un "espíritu de servicio público", tal y como hacen otros países europeos como Alemania, Francia o Italia, donde sí existen entidades financieras públicas.

"Es necesario reformar el sector para que actúe con responsabilidad, sin los graves abusos hacia las personas y el comportamiento especulativo que lo ha caracterizado", insiste En Comù, que cree que la vía para conseguirlo es aprovechar la mayoría de participación pública en BFA-Bankia y Mare Nostrum, evitando su privatización que, recuerda, ni siquiera tiene un plazo marcado por Bruselas.

Así, quiere que el Pleno de la Cámara Baja inste al Gobierno a crear un polo público bancario sobre la base de esas dos entidades, más el Instituto de Crédito Oficial (ICO), cuya prioridad sea "financiar proyectos de infraestructuras y equipamientos públicos y proyectos empresariales a largo plazo, dentro de una política industrial coherente que favorezca a las pymes".

NUEVO MODELO DE PAÍS

Además, el Ejecutivo debería crear líneas financieras especiales para sujetos económicos excluidos del sistema. Con todo ello, se conseguiría "contribuir a poner en marcha un nuevo modelo de desarrollo que reduzca el desempleo y sea sostenible económica y ecológicamente", concluye la propuesta.

En Comù ha registrado además una enmienda de adición a su texto original para pedir al Ejecutivo que cree un nuevo impuesto solidario que grave los beneficios de los bancos privados que operan en España y que han recibido ayudas públicas directas o indirectas, y que se aplicaría temporalmente hasta haber recuperado todo el dinero destinado al rescate financiero desde 2009.

La confluencia catalana de Podemos ya registró esta idea en el Congreso el pasado 1 de febrero mediante una proposición no de ley, tal y como avanzó el propio Domènech en la última sesión de control al Gobierno en el Pleno de la Cámara, después de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, reconociera que se tratará de recuperar parte del rescate con la venta de Bankia y BMN.

Con la iniciativa parlamentaria y esta enmienda, En Comù recoge una de las principales promesas electorales de la formación morada en materia económica, aunque algo modificada con respecto a lo que solicitaban durante la campaña.

Entonces, el responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, apostaba por recaudar 5.000 millones de euros en cuatro años mediante este impuesto solidario, que se debía aplicar a todas las entidades financieras --incluidas las que no han sido rescatadas, ya que a su entender todos los bancos se beneficiaron de la reestructuración del sector-- para, en un plazo de ocho legislaturas, recuperar hasta 40.000 millones de euros.