14 de Diciembre, 23:01 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Entrevista

«Invertir en una empresa no cotizada puede ser muy rentable»

El presidente del Grupo PGS de consultoría estratégica y de inversión apuesta por el sector inmobiliario y las empresas no cotizadas para obtener rentabilidad, huyendo de los vaivenes de la bolsa y de la falta de atractivo de los productos bancarios

Quizá le suene su cara, pues Pablo Gimeno era uno de los inversores que aparecían en el programa de TVE «Tu oportunidad». Pero, además, el autor del libro «El Método Gimeno: Las 17 claves para que un inversor compre tu empresa» es tertuliano en diversas cadenas. Y es que este consultor, especializado en vender empresas de entre uno y 10-15 millones de euros, es muy consciente del papel que juegan los medios de comunicación en su negocio: «Cuando mis clientes ponen su empresa en mis manos para que la venda, lo primero que tienen que hacer es fiarse de mí. Y la televisión es una herramienta para que puedan conocerte un poco más», relata. Más allá de eso, en esta entrevista nos habla de las oportunidades de inversión que ve en la actualidad.

¿Qué inversiones está recomendando ahora a sus clientes?Las cuatro inversiones por excelencia son productos bancarios, bolsa, sector inmobiliario y empresas no cotizadas. Nosotros trabajamos con dos de ellas: invertir en empresas e inmobiliario. Los productos financieros no los recomendamos porque no dan rentabilidad y la bolsa tiene muy buena disponibilidad porque puedes recuperar el dinero cuando quieras, pero el problema es la volatilidad y lo imprevisible que es. Es imposible saber si la bolsa va a subir o bajar porque está afectada por las noticias geopolíticas y cada titular implica una variación impredecible. Por eso, nosotros huimos de la bolsa como lugar de inversión y nos estamos focalizando en las otras dos.

Pero invertir en una empresa mediana no cotizada no está al alcance de cualquiera. ¿Cuál es el perfil de sus clientes?En los últimos cinco años ha llegado a España la cultura emprendedora de Estados Unidos y la gente ha entendido que con 50.000 ó 100.000 euros se puede ser socio de una empresa. Hoy en día, hay muchos más canales de información, con Internet, las aceleradoras, los clubes de inversión, etc., en los que uno puede informarse y buscar un proyecto empresarial de un sector que domine, en el que hacer una apuesta y esperar obtener una rentabilidad vía dividendos o vía revalorización de la empresa. Está mucho más al alcance de lo que la gente imagina. Ha aumentado mucho el número de personas que tocan a la puerta porque tienen 100.000 euros y no los quieren tener ni en el banco ni en la bolsa. Invertir en una empresa no cotizada está al alcance de pequeños ahorradores. Se puede hacer de manera segura y rentable.

¿La iliquidez no es un problema?Sí. Hay tres variables que definen la virtud de una inversión: la rentabilidad, el riesgo y la disponibilidad. Las dos que estamos tratando son las menos líquidas. La inversión inmobiliaria y la de empresas no cotizadas implican que no dispones del dinero de un día para otro. Por tanto, es muy importante tener un asesor y saber cuánto dinero puedes invertir. Es decir, aquel ahorrador que tenga 200.000 euros ahorrados y meta los 200.000 en un proyecto empresarial con poca liquidez pues probablemente se esté descapitalizando y no tenga ese dinero ante una emergencia. Por eso, hay que elegir bien la cartera que queremos hacer. Cuando decimos que el banco no es un lugar para obtener rentabilidad no quiere decir que no haya que tener dinero en el banco. Hay que tener claras tus necesidades de caja a nivel personal, familiar o, incluso, empresarial y lo que se puede invertir.

Una de las dos inversiones que recomienda es la inmobiliaria, ¿cómo ve la situación del sector?Hace año y medio iniciamos un proyecto de franquicias inmobiliarias con el que espero abrir unas cincuenta franquicias este año. Porque entendemos que hay una posibilidad en el mercado inmobiliario de obtener rentabilidades relevantes. Después de un deterioro del parqué inmobiliario cercano al 30 por ciento en los últimos años, es claro que los precios están volviendo a remontar, hay una demanda contenida, España vuelve a crecer y vuelve a haber crédito para poder comprar. Creemos que, por lo menos para los próximos años, es una buena inversión.

Ha hablado de rentabilidades relevantes, ¿me puede especificar una cifra? Asimismo, ¿con qué tipo de estrategia?, ¿comprar para alquilar?, ¿oficinas o viviendas?Para cualquier persona es un buen momento para adquirir un inmueble, una primera vivienda o incluso una segunda. Y si hablamos de inversores más profesionales, también lo es. Lo que mayor recorrido tiene son las principales ciudades e, indudablemente, lo más interesante es comprar para alquilar y obtener una doble rentabilidad: la del alquiler y la de la revalorización. Y, todo ello, acompañado por unos gastos financieros bajos, porque los tipos de interés están bajos. Nosotros mismos estamos buscando activos con el objetivo de poder alquilarlos.

¿Qué papel van a jugar las plataformas de alquiler vacacional tipo Airbnb en la subida de precios?Hay ayuntamientos y comunidades que ponen trabas para intentar controlar las posibles subidas y que no se produzca una burbuja tan rápidamente como se produjo pero, al final, el mercado de la oferta y la demanda es difícil de controlar. Estamos en un mercado libre y, cuando hay demanda, los precios suben. Y ahora mismo hay demanda tanto para el mercado del alquiler como para la compra. Nosotros estimamos que los precios subirán un 5 ó 6 por ciento en 2017.

Y qué sucede con la otra pata de su negocio, las operaciones corporativas. ¿Hay interés para invertir en empresas españolas?Para nuestro sector es un momento muy bueno. España está creciendo a un ritmo por encima del 3 por ciento. En concreto, al 3,2 por ciento. En este contexto, hay auténticas oportunidades para invertir en empresas, que están a un precio muy accesible.

¿En qué sectores?La oportunidad es generalizada y no te apuntaría ningún sector en concreto.

publicidad
publicidad