Vocento 15 años 22 de Noviembre, 00:06 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

reino unido

May quiere 'tanto como sea posible»

Íñigo Gurruchaga

Su Libro Blanco para la negociación del 'brexit' aspira a la 'continuidad' salvo en inmigración, Justicia y aranceles

Theresa May se vistió de luces hace quince días y se ofreció como blanco para los críticos por anunciar los objetivos del 'brexit' en Lancaster House, una espléndida mansión que sirve para usos diplomáticos, y no en el Parlamento. Tras ganar el miércoles por mayoría aplastante el voto de los Comunes para el inicio de la negociación, burló de nuevo a la Cámara publicando ayer el Libro Blanco que desarrolla aquel discurso. Dijo May el día 17 que sería mejor abandonar la UE sin acuerdo alguno que con un mal acuerdo y que, si los socios europeos se empeñasen en la 'automutilación' de un 'acuerdo punitivo', respondería a tal acto hostil con «impuestos competitivos que atraerían a Reino Unido a las mejores empresas y a los mayores inversores del mundo».

Wolfgang Schäuble, ministro alemán de Finanzas, recordó a May que «Reino Unido siempre ha estado de acuerdo en que, como se aprobó en la cumbre del G20 en Antalya (Turquía), no usaremos la fiscalidad de las empresas como instrumento para competir. Una economía realmente global debe cumplir lo que se acuerda globalmente». Angela Merkel añadió que Londres «no puede elegir lo que le conviene» del 'brexit'.

El Libro Blanco insiste en que sería mejor la ruptura limpia que un mal acuerdo, pero añade que si se diera tal resultado el Gobierno británico «propondría leyes para mitigar los efectos» y «asegurar la continuidad de nuestra economía y de otras funciones». El lenguaje es más comedido y el documento ya no elige lo que conviene a los británicos; lo elige todo.

Tiene 77 páginas y son un sumario informativo de las relaciones británicas con la UE: el comercio de bienes y servicios que arroja un saldo beneficioso para el resto de miembros de la Unión de 71.000 millones de euros; la integración de cadenas de producción en la industria del automóvil o de la aeronáutica, de programas de investigación y ciencia, de la agricultura y de la pesca.

Persecución del delito

Reino Unido es también un miembro muy activo de Europol, accede a las bases de datos policiales y aduaneras comunes, se beneficia de la Orden Europea de Arresto, es protagonista de misiones europeas contra la piratería en el cuerno de África o en el Mediterráneo, que persiguen traficantes de personas y salvan inmigrantes.

Las expresiones que más se repiten sobre los objetivos británicos son 'continuidad' y 'tanto como sea posible'. Londres parte hacia el 'brexit' afirmando que creará su propia política de inmigración, que no se someterá al Tribunal de Justicia de la UE y que no tendrá los aranceles exteriores del mercado único ni participará en su política comercial. De lo demás, 'tanto como sea posible'.

La posición de May tiene obvia sinceridad cuando repite en este documento que «el interés nacional de Reino Unido es que la UE tenga éxito». Ella y sus ministros han intentado acabar con la incertidumbre de los residentes británicos en la UE y de europeos en Reino Unido, pero los 27 les han obligado a esperar. Londres quiere un acuerdo recíproco en el principio de la negociación.

El Gobierno del 'brexit' se siente «confiado en que Reino Unido y la UE pueden llegar a un acuerdo positivo sobre nuestra futura asociación». Sugiere fases transitorias en inmigración y comercio, la creación de algún mecanismo mixto de resolución de disputas, como el que se está diseñando para el acuerdo entre la UE y Canadá u otros que existen en ámbitos regionales o bilaterales.

Pérfido Osborne

El exministro de Hacienda George Osborne intervino en el debate sobre la ley que autoriza a May a iniciar el 'brexit' afirmando que en los últimos días ha hablado con gobernantes en Berlín y París y que «ellos entienden la importancia del comercio británico para sus economías, pero su prioridad es mantener la integridad de los otros 27 miembros de la UE».

«No están interesados en un largo y complejo acuerdo híbrido con Reino Unido. Por tanto, ambas partes se encaminan hacia una ruptura limpia», concluyó. La introspección británica en leyes y libros blancos -ya se promete otro sobre la mastodóntica tarea de evitar el vacío legal tras el 'brexit'- se asoma ya, entre ilusiones y fatalismos, hacia la fecha del encuentro con los negociadores de la UE.

publicidad
publicidad
publicidad