Vocento 15 años 18 de Noviembre, 16:24 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

la inflación escala al 1,8%

El dilema de Draghi: esperar o comenzar a retirar estímulos

El dato de inflación de la eurozona metió ayer presión a Mario Draghi. Los precios subieron siete décimas hasta el 1,8% y se acercan al objetivo del 2% de inflación del BCE. De mantenerse la tendencia podríamos estar ante una retirada antes de tiempo de los estímulos monetarios del organismo. Sin embargo, no parece que sea a muy corto plazo. Recordemos que las próximas reuniones del BCE tendrán lugar en marzo, abril y junio siendo esta última la que más probabilidades tiene de darse un debate acerca del tapering

El lunes, Angela Merkel reiteró que la política monetaria en Europa es diseñada por el ECB de forma independiente. "Respondía de esta forma a una cuestión tras la advertencia de un asesor del Gobierno norteamericano de que Alemania favorece una moneda infravalorada", explica José Luis Martínez Campuzano.

Nowotny del ECB simplemente consideró que en la última reunión de política monetaria no se discutió el tapering; anticipa que no se hablará del tema probablemente hasta el mes de junio. Lo que sí parece se que estamos en un escenario de crecientes tensiones en los precios, con un crecimiento que se acelera y que conlleva la progresiva eliminación de las medidas monetarias expansivas extremas, tal y como indicaron Weidmann y Knot la pasada semana.

Y todo ello con los últimos datos de precios. La inflación de la zona Euro repuntó hasta un 1.8 % anual en enero, desde el 1.1 % de diciembre y 0.2 % promedio del año pasado. Naturalmente, factores como la energía (8.1 % desde 2.6 % en diciembre) y alimentos frescos (3.3 % desde 2.1 %) explican en su mayor parte la aceleración de la inflación. Sin embargo, la inflación subyacente se mantuvo en enero relativamente estable en niveles del 0.9 % anual.

Por otro lado, también se publicó ayer que el crecimiento del área euro, que mejoraba las cifras y en cuyos datos se podría apoyar la retirada de estímulos. Así, el PIB se aceleró en el cuarto trimestre del año pasado hasta un 0.5 % trimestral, desde el 0.4 % y 0.3 % de anteriores trimestres. En cifra anual el crecimiento fue del 1.8 %, por encima del 1.7 % promedio del año pasado. Y el segundo año consecutivo donde el crecimiento estimado superó al potencial.

Por último, también el martes, conocimos que la tasa de desempleo bajó en diciembre hasta un 9.6 % desde el 9.7 % anterior. Y su nivel más bajo desde noviembre de 2009. ¿Qué cuándo alcanzará el nivel previo a la Crisis? Al ritmo actual deberíamos esperar hasta 2019, indica José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB. 

A modo de conclusión y con los datos sobre la mesa, Martínez destaca que "El riesgo de deflación que motivó buena parte de los argumentos utilizados por el BCE para tomar medidas monetarias extraordinarias ya es ínfimo; y, en segundo lugar, el output-gap se sigue reduciendo...a buen ritmo".

¿Son conclusiones suficientes para esperar que el ECB cambie el sesgo de la política monetaria? 

Probablemente no, explica Martínez Campuzano. Pero, "Sí lo son en mi opinión para anticipar que esto puede ocurrir más pronto que tarde. Incluyendo aquí que en el equilibrio de beneficios/costes de las medidas monetarias extremas poco a poco comienzan a pesar más los costes. Comenzando por el riesgo que supone para la estabilidad del sector financiero. Y de la estabilidad financiera a medio plazo", concluye el portavoz de la AEB.

Alejandro Núñez, analista de XTB, expone que a tenor de los datos "todo está de cara, el escenario es favorable para ver en el corto plazo una subida de tipos de interés, de manera inminente tras alcanzar los niveles deseados de inflación y tras los estímulos económicos que Trump está llevando en la economía americana. Janet Yallen (FED) tendrá que subir los tipos de interés para dar el impulso que la economía está pidiendo a gritos, es el momento para ver una nueva subida y ver la primera del año tal como prometió a finales del 2016". 

Sin embargo, Felipe López-Gálvez, analista de SelfBank, no está de acuerdo. "En caso de que el mercado interpretase que este dato pudiera acercar la subida de tipos, la rentabilidad de los bonos se hubiera disparado; y no fue así. Salvo sorpresa mayúscula, en 2017 el BCE no va a subir los tipos de interés.Aunque las expectativas de inflación están subiendo, el BCE no quiere lanzar campanas al vuelo y lo achaca por el momento a factores concretos como la subida del precio del petróleo. Su presidente Mario Draghi sigue echa balones fuera cuando se le pregunta por una normalización de la política monetaria y por el momento no quiere ni oír hablar de subidas de tipos".

Dicho todo lo anterior, es evidente que los principales bancos centrales se enfrentan a un escenario de claroscuros a la hora de diseñar su política monetaria a futuro. Y esto les lleva a ser muy prudentes a la hora de tomar decisiones, "aunque esto suponga que ahora hablamos sólo de dos opciones: esperar o comenzar ya a retirar estímulos. Una decisión, esta última, valiente sin duda", termina Martínez.

Aún así, Núñez señala que desde XTB "no valoramos cambios a pesar de que la macro siga mostrando fortaleza". El BCE todavía tiene que esperar a que todas las variables macroeconómicas se vayan acercando a sus objetivos, si es verdad que en las últimas semanas hemos visto un fuerte repunte de la inflación en consecuencia a la subida de los precios del petróleo, el crecimiento y el desempleo continua ligeramente estancado. Es necesario que el BCE continúe apoyando a las economías europeas, presionando sus diferenciales de riesgo al mínimo para apuntalar sus economías. Todavía nos encontramos lejos de la parte alta de un ciclo expansivo que nos haga plantearnos un endurecimiento monetario. En el caso de continuar con esta línea positiva no creemos que antes del último trimestre del año el BCE se plantee algún tipo de modificación.

López-Gálvez, por su parte, recuerda que el mercado espera que a finales de año se comience una retirada pausada de los estímulos y el debate de subir tipos tendría lugar a mediados de 2018. "Mario Draghi no querrá cometer el mismo error que su predecesor Jean - Claude Trichet, que subió tipos de manera precipitada en 2009 en cuanto vio que los datos macro acompañaban. Más tarde, la crisis de deuda europea demostró que ese movimiento fue contraproducente", concluye el experto de SelfBank

publicidad
publicidad
publicidad