Vocento 15 años 23 de Octubre, 11:33 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

divisas

La libra pierde casi un 1% tras el dictamen que obliga a someter a votación en el Parlamento el 'Brexit'

EUROPA PRESS

La cotización de la libra esterlina ha experimentado una depreciación del 0,8% después de que el Tribunal Supremo de Reino Unido haya dictaminado este martes que el Gobierno británico no puede activar el proceso de salida de la Unión Europea (UE) sin consultar el Parlamento.

En concreto, la cotización de la divisa británica, que acumula una depreciación del 16,3%, ha caído durante la sesión de este martes hasta los 1,2435 dólares, lo que supone un retroceso del 0,8% con respecto a su precio al inicio de la sesión. No obstante, su precio actual es un 0,8% superior al de finales de 2016.

Frente a la divisa comunitaria, la moneda de Reino Unido ha perdido un 0,5% de su valor y se intercambia por 1,1581 euros, lo que representa una depreciación del 1,07% en lo que va de 2017 como consecuencia de la fortaleza moneda común.

De hecho, el euro, que se intercambia actualmente por 1,0732 dólares, alcanzó este lunes máximos desde que Trump resultó elegido presidente de los Estados Unidos de América y acumula una apreciación del 2,08% frente al 'billete verde' desde principios de año, lo que está retrasando que ambas monedas alcancen la paridad, una situación que no se da desde principios de siglo.

El Tribunal Supremo de Reino Unido ha dictaminado este martes que el Gobierno británico no puede activar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa para iniciar el proceso de salida de la UE sin consultar al Parlamento.

Por ocho votos a tres, los magistrados han decretado que el Parlamento tiene que dar la autorización para que se pueda iniciar el proceso formal de 'Brexit', después de que los británicos votaran a favor de salir de la UE en el referéndum del 23 de junio.

El Gobierno de Theresa May había apelado al Supremo después de que el Tribunal Superior de Londres respaldara el recurso formulado por la inversora Gina Miller y respaldado entre otros por el Gobierno escocés de que antes de iniciar el proceso de divorcio con la UE era necesaria la aprobación del Parlamento, puesto que la salida supondría privar a los ciudadanos de derechos que les fueron concedidos por los parlamentarios.