Vocento 15 años 19 de Noviembre, 16:48 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

Última reunión del año del BCE: ¿Se pondrá Draghi la capa de supermago?

Mañana jueves, el Banco Central Europeo (BCE) celebra su última reunión del año. Los inversores esperan con expectación su resultado, especialmente la rueda de prensa de su presidente, Mario Draghi. Sobre la agenda del día las elecciones de Estados Unidos, que coronaron a Trump como presidente, la incertidumbre italiana con la dimisión de Renzi y, sobre todo, una posible prórroga del QE que finaliza en marzo de 2017. Para justificar o no sus decisiones, el BCE publicará sus expectativas de inflación para el próximo año y siguiente.

José Luis Martínez, portavoz de la Asociación Española de Banca, reconoce que "tras el resultado del Referéndum italiano los inversores esperan ahora la respuesta desde el BCE"..

Pero, ¿de verdad la Autoridad Monetaria Europea tiene soluciones para todos los problemas? se pregunta. "Y aquí ya podemos hablar de problemas estructurales (bajo crecimiento potencial) y problemas políticos. De hecho, 2017 será un año importante en el terreno político en Europa. La dimisión del Primer Ministro italiano simplemente lo valida a la espera de las elecciones en Alemania y Francia, también en Holanda", recuerda Martínez.

Joaquín Robles, analista de XTB, explica que "se trata de la última reunión del año, aparte de discutir sobre la política monetaria, se publicarán las proyecciones actualizadas, que incluirán una primera perspectiva para el primer trimestre de 2019. Respecto a los tipos de interés, no esperamos modificaciones, sin embargo sí que contemplamos modificaciones en cuanto a la política monetaria, ya que las compras mensuales de activos finalizan el próximo mes de marzo de 2017".

Victoria Torre, analista de Selfbank, destaca la relevancia de la reunión como consecuencia de lo que ha ocurrido últimamente en los mercados. Pero Torre también reconoce que las condiciones en Europa han mejorado, el nivel de crecimiento y especialmente el de inflación sin embargo están lejos de los objetivos. 

Torre continúa asegurando que lo que más afectará a la política de decisión del BCE ha sido la victoria de Trump: "Trump ha cambiado el escenario en muchos aspectos. Aunque no parece factible que en Europa se suban los tipos de interés hasta 2018 y 2019, los mercados estarán vigilantes ante cualquier cambio que pudiera cambiar el escenario (ej, repunte brusco de la inflación)". 

Hace unos días una fuente no identificada del BCE recogida por Reuter adelantaba que se tomarían todas las medidas necesarias para reducir la posible inestabilidad de los mercados tras el Referéndum italiano. Entre medias varios informes de analistas han reducido el riesgo de una fuerte inestabilidad a corto plazo, en caso de materializarse lo que finalmente ha ocurrido, considerando que el Presidente italiano tiene más margen de maniobra que la convocatoria de nuevas elecciones. El sector financiero italiano está siendo afectado por la inestabilidad. Es quizás el momento de que los inversores vean más allá del riesgo de contagio, hacia la mejora de los fundamentales que otros sistemas financieros europeos. Es el caso del español. Y los datos de coyuntura ayudan: hoy mismo hemos conocido como el PMI de noviembre de servicios sube hasta 55.1 en España, el nivel más elevado desde agosto. Y con el componente empleo también al alza hasta 53.6, su nivel más elevado de los últimos meses.

Martínez cree que la clave para saber si el BCE mantendrá su actual política monetaria laxa o iniciará un tapering es "el bajo crecimiento potencial. Y el hecho de que las condiciones financieras sean extremadamente laxas supone un escenario hasta el momento positivo, en términos de amortiguar las tensiones. Pero, el BCE no es la solución a los problemas de bajo crecimiento ante la debilidad de la demanda (falta de certeza económica a futuro) y de la oferta (rigideces en el sistema productivo)".

En este sentido, Robles recuerda que "el 75% de los encuestados apuesta por el anuncio de un alargamiento de seis meses en el programa de compra de activos por valor de 80.000 millones al mes. Desde el BCE se pretende que este alargamiento de seis meses, que finalizaría en septiembre de 2017, sea el último. Otra de las grandes preocupaciones, es saber si se ampliará el rango de activos a comprar, ya que desde hace meses, el BCE se enfrenta a una escasez de deuda a comprar". 

En cuanto a la prolongación del QE se espera que el BCE anuncie una prórroga del programa de estímulos del BCE. "Por el momento se descarta una interrupción de programa, ya que el primer objetivo del mismo es devolver la inflación hasta una zona cercana al 2%, y todavía se sitúa en el 0.6%. Según las previsiones del BCE, el IPC no llegara hasta su objetivo hasta el primer semestre de 2018, lo que nos asegura un escenario de tipos bajos durante todo 2017 y un alargamiento mínimo de seis meses en la QE".

publicidad
publicidad
publicidad