Vocento 15 años 24 de Octubre, 09:53 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

peligro de expansión

El movimiento de Trump apunta hacia el otro lado del Atlántico

Mercedes Gallego

A quien se le llene la boca estos días diciendo que los estadounidenses son unos racistas por elegir a Donald Trump tal vez le toque ver pronto un fenómeno similar en casa. Los artífices de su victoria han puesto sus ojos en Europa, donde ven un terreno fértil para la demagogia, el racismo, el antisemitismo, el machismo y tantos otros males de la humanidad.

Por supuesto, no los llaman así. Parte de su éxito consiste en haber lavado la imagen de la ultraderecha más radical y rebautizarla contérminos socialmente aceptables. A esta ultraderecha la revista digital Breitbart la llama ahora «derecha alternativa» (Alt-Right). Su presidente ejecutivo, Stephen Bannon, es, desde agosto, la mano derecha de la campaña de Trump y ahora su más alto consejero y Jefe Estratégico de la Casa Blanca.

A la vez que este alto nombramiento del nuevo presidente se hacía público, el director de Breitbar, Alexander Marlow, contaba sus planes de expandir la publicación digital por Europa, donde encuentra «un alto número de lectores que no están servidos» por los medios existentes. Se dieron cuenta de ello con el resultado de Brexit, pero como su objetivo es la agitación, y ése ya es un río revuelto, prefieren ir a otros mercados fértiles: Francia y Alemania, contó Marlow a 'The New York Times'. Más adelante, El Cairo.

En el país galo la revista ha lanzado ya el sombrero por Marine Le Pen a la que espera ver convertida en la próxima presidenta de Francia tras las elecciones de abril y mayo. La presidenta del Frente Nacional que ha aprovechado el sentimiento anti inmigrante en su país ha dicho sentirse esperanzada con la victoria de Trump porque «demuestra a la gente que estamos retomando nuestro futuro», pero ahora contará también con un gran aliado en este medio de comunicación y en la Casa Blanca.

Bannon es el nombramiento más controvertido que haya hecho el nuevo presidente electo de Estados Unidos. Desde la Liga Antidifamación hasta los editoriales de los grandes periódicos claman estos días que el país ha caído más bajo que nunca. «Es un día triste cuando un hombre que preside el principal portal de la derecha alternativa, un grupo que une a los nacionalistas blancos con descarados antisemitas y racistas, es nombrado principal asesor y jefe de Estrategias de la Casa Blanca», dijo la Liga Anti Difamación en el mismo comunicado en el que felicitaba a Trump por nombrar a Reince Priebus como jefe de gabinete. La organización fundada en 1913 se considera líder mundial en la lucha contra el antisemitismo, los prejuicios y la intolerancia en general.

Priebus ha intentado moderar a Trump y mantenerlo en línea con el Partido Republicano, pero Bannon es responsable de lo peor del candidato, incluyendo la idea de llevar al segundo debate presidencial a las mujeres que han acusado a Bill Clinton de algún tipo de relación o abuso sexual. Su exesposa declaró durante el juicio de separación que no quería enviar a su hija a colegios con judíos, pero por si alguien duda de ello, Breitbart ha acusado a sus enemigos de ser «judíos renegados».

Las mujeres salen peor paradas, porque el movimiento que ha creado resiente su emancipación y las acusa de arrebatarles hasta el último espacio de desahogo, por lo que uno de sus titulares sugirió que se desconectasen de internet para acabar con el acoso que reciben por esta vía. Como los anticonceptivos han sido clave para la independencia femenina, Breitbart sostiene que «las vuelve menos atractivas y locas». Propone mandar a los gays «de vuelta al armario» y ataca descarnadamente a los transexuales más famosos. Nada de esto es ser machista, misógino u homófogo, sino «incorporar los principios de la masculinidad».

Bannon niega que los titulares sensacionalistas de su publicación digital se correspondan con su personalidad y ha convencido de ello a los políticos republicanos con los que se ha pasado los últimos dos días al teléfono. Éstos han aceptado mirar para otro lado porque en estos momentos arden de deseos de deshacer el legado de Obama. «Estamos unidos y deseando trabajar con el nuevo presidente electo para resolver los problemas de EE UU», dijo ayer Paul Ryan, que ha sido reelegido portavoz del Congreso.

publicidad
publicidad
publicidad