Vocento 15 años 18 de Diciembre, 23:29 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

banca privada

Asia, cuna de millonarios y próxima parada

Los grandes patrimonios asiáticos están experimentando un crecimiento exponencial. China ya es el país con mayor número de millonarios, por lo que constituye un área de potencial crecimiento para la banca privada, no solo para dar servicio en el país sino

La banca privada apunta a Asia y más concretamente a China. La región es la segunda economía del mundo y su renta per cápita ha pasado de los 88,70 dólares en 1960 hasta los 6.807,43 dólares en 2013, según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI). Asimismo, el número de millonarios ha vivido un crecimiento exponencial y ya en 2015 adelantó a Estados Unidos por número de millonarios. 

De hecho, según un estudio de la revista económica Horun, el número de milmillonarios chinos alcanza ya los 754 a nivel mundial, más que en EEUU, con un total de 594 fortunas de al menos mil millones de dólares en China continental, mientras Taiwán y Macao contaban con 94 milmillonarios y otros 66 vivían en el resto del mundo, principalmente en el Sudeste Asiático. En comparación, según el mismo estudio, en EEUU se contabilizaban un total de 535 patrimonios de al menos mil millones de dólares. Y, por regiones, Pekín es la ciudad de residencia del mayor número de grandes fortunas chinas, con un total de 322, lo que supone un incremento anual de 43, por delante de Shenzhen (195) y Shanghai (165), mientras Hong Kong ocupó la séptima posición, con 38 grandes fortunas.

Pero, además, la apertura comercial del país en el que poco a poco se está dejando entrar más a la inversión privada constituye una zona geográfica estratégica. Los bancos chinos, según un informe de PriceWaterhouse Coopers de 2013, comenzaron a ofrecer todo tipo de servicios exclusivos para sus clientes VIP, desde asesoramiento sobre los activos invertibles hasta cursos de golf, reservas con los mejores especialistas médicos, consejos para cómo evitar a las caza fortunas, cursos para formar a los herederos de los negocios familiares e identificación de posibles matrimonios potenciales entre sus clientes.

Pero no solo eso, el 90 por ciento de los clientes de banca privada del gigante asiático tiene previsto invertir en el extranjero por lo que necesita una entidad de confianza que permite orquestar su desembarco en el extranjero. El desembarco se está realizando mediante alianzas con otras entidades financieras en la región. Es el caso de Lombar Odier, con sede en Suiza, que en los últimos años ha suscrito acuerdos con diferentes entidades, la última de ellas con UnionBank, que ofrecerá a sus clientes soluciones de banca privada en Filipinas. Este acuerdo se une a los ya suscritos en Asia: por ejemplo, con Kasikornbank en Tailandia en diciembre de 2014 a los que sucedieron en China, Japón, Corea del Sur y Australia.
Vincent Magnenat, Director de Banca Privada Asia y Oceanía de Lombard Odier, explicaba que el acuerdo «permite a los clientes de banca privada acceder a soluciones de inversión mientras que Lombard Odier ayudará UnionBank en el desarrollo de actividades centradas en soluciones globales de gestión discrecional de carteras a largo plazo». 

Mientras que otras entidades ya tienen delegaciones en la región. En el caso de Citi, el banco global tiene oficinas abiertas en toda Asia. Eliseo Cevera director de Banca Privada de Citi para España, señala que la entidad está presente a través de su banca institucional, siendo la banca privada una división más. Cervera explica que para los bancos extranjeros «instalarse en Asia es complicado debido a las trabas, a un fuerte proteccionismo y a una dura competencia puesto que no son mercados vírgenes (hay bancos locales con una cuota de mercado muy importante y otros bancos internacionales que atienden una perspectiva más global). No es el mercado más fácil ya que son heterogéneos, con regularizaciones distintas».

David Shick, responsable de Julius Baer en China, reconoce que el país es una oportunidad puesto que «ha creado una enorme cantidad de riqueza en las últimas tres décadas». Y, desde el punto de vista de gestión de patrimonio, «la mayoría de oportunidad de negocio se concentran en Hong Kong y Singapur». Así que el primer pilar de la estrategia de Julius Baer en China se ha centrado en fortalecer aún más su presencia en las dos ciudades.
Tal es la apuesta de la entidad por el país que han aumentado el número de gerentes que cubren los mercados de la Gran China un 30 por ciento.
En cuanto a la banca nacional, CaixaBank también ha abierto delegaciones en Asia, con dos oficinas de representación en China (una en Pekín y otra en Shanghái), a través de las cuales ofrecen asesoramiento a empresas multinacionales con filial en España, así como a empresas españolas con proyectos en el extranjero, aunque de momento no tienen negocio en banca privada. 

En qué se gastan el dinero

Julius Baer, que tiene oficinas en Shangai y Hong Kong, elabora anualmente su informe de riqueza de Asia en el que analiza el lujo y el crecimiento del patrimonio en la región. Según sus principales conclusiones, el índice de estilo de vida se ha reducido casi un 2 por ciento como consecuencia de la corrección de más de un 8 por ciento de los precios inmobiliarios. Lo que sí constata el informe es la preocupación que tiene la sociedad china por los cuidados de belleza, que suponen el 36 por ciento del mercado global y crecerá a ritmos del 4,5 por ciento interanual hasta 2019. 

De hecho, el informe es muy importante para conocer al cliente de banca privada y detectar sus intereses: Boris F. J. Collardi, CEO de Julius Baer, dijo: «El estilo de vida de este año demuestra que sigue habiendo una enorme demanda de bienes y servicios de lujo en Asia, pero igualmente señala que las fluctuaciones de precios de los activos pueden ser un lastre potencial en el gasto» Es aquí donde la banca privada tiene un papel fundamental, puesto que a través de sus consejos permite tener una actitud responsable y con visión de futuro que permita a sus clientes gestionar esos altibajos, preservando el crecimiento de su riqueza. Según Collardi, es esa su misión principal, «tanto para el corto como a largo plazo».

En cuanto a las previsiones a futuro, Julius Baer sigue esperando que los activos en productos de lujo crezca hasta los 14.500 millones de dólares para 2020, o un crecimiento del 160 por ciento fundamentalmente en China e India. En Japón, la batalla para derrotar la deflación sigue siendo un objetivo clave de la política, pero la economía subyacente muestra signos visibles del cambio y la adaptación a sus circunstancias únicas. En Singapur, la flexibilización gradual de los precios en los mercados de propiedad es una medida prudente que probablemente ha impedido un ajuste económico más agresivo. 

En cuanto a las diferencias entre los grandes patrimonios europeos y los asiáticos, David Shick reconoce que, aparte de la propia idiosincracia, existen diferencias a la hora de invertir: «los clientes asiáticos se están centrando más en la inversión a largo plazo y la diversificación, a diferencia de sus homólogos europeos». Por su parte ,Cervera recuerda que al respecto de la fortuna china, «la gran mayoría de ella son empresarios, son fortunas relativamente jóvenes, de primera y segunda generación y vienen de una empresa. En esa perspectiva, hay un cierto paralelismo con las economías mediterráneas, con la creación de empresas familiares, son gente emprendedora, inquieta, que está abierta a emprender ya sea global o localmente». Como inversor, Cervera señala que la fortuna china es experta «en los mercados de capitales, manejan la divisa muy bien, están acostumbrados a manejarse en diferentes divisas por su actividad exportadora».

publicidad
publicidad
publicidad