22 de Marzo, 19:47 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Crecen en máximos históricos

Depósitos, el refugio de los pequeños inversores

Esther García López

El 'Brexit' y la política española han impulsado al pequeño inversor a buscar refugio y lo ha vuelto a encontrar en los depósitos. El traspaso de su dinero de fondos a depósitos ha hecho que estos crecieran en mayo un 1,6 por ciento, alcanzando máximos históricos.

La escasa rentabilidad dada por los depósitos -en torno al 1 por ciento- no ha impedido que los pequeños inversores vuelvan a cobijarse en ellos mientras la tormenta que llena de incertidumbre los mercados amaina. Las consecuencias del 'Brexit' o el futuro político de España han hecho que los depósitos de los hogares alcanzaran en mayo los 759.800 millones de euros, lo que supuso una subida del 1,6 por ciento respecto al mismo mes del año anterior, cifra que supone un «máximo histórico mensual», afirma José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la AEB.

Estos datos contrastan con los registrados a finales de 2015 en que las familias españolas primaban la posición en fondos de inversión, en aseguradoras y en fondos de pensiones con subidas anuales por encima del 3 por ciento, mientras que el efectivo y los depósitos bajaban un 0,4 por ciento.

En mayo, el dinero de los pequeños ahorradores en fondos de inversión descendió a los 43.400 millones de euros, mientras que en abril esta cifra alcanzó los 44.500 millones. En opinión de Martínez Campuzano, «el peso de los depósitos ha vuelto a aumentar en los activos financieros de las familias en parte por la inestabilidad y la aversión al riesgo frente a otros productos y en parte por la mayor confianza hacia el sector financiero español».

Otra de las causas del retorno a los depósitos se debe a que el perfil del ahorrador medio en España es conservador. De hecho, incluso en momentos de mayor estabilidad, los depósitos eran el producto favorito de los ahorradores. Estefanía González, personal finance content manager de Kelisto, señala que «momentos de incertidumbre como el actual nublan las expectativas de futuro de los pequeños inversores y eso provoca que busquen las soluciones más conservadoras para sus ahorros».

Dice que no hay que olvidar que apenas existen alternativas de ahorro tan seguras como los depósitos y que desde hace meses quienes deseen conseguir algo mejor a lo que estos ofrecen deben incluir en sus inversiones un cierto factor de riesgo. «Si situamos esta tesitura en el actual contexto, con las Bolsas en constante vaivén, encontramos el caldo de cultivo ideal para reforzar la apuesta por los depósitos».

Pau Monserrat, economista y director editorial de iAhorro, cree que para el ahorrador conservador sin formación financiera el depósito es un producto seguro, que entiende bien. «Por muy poco rentable que sea, muchos lo prefieren a invertir en fondos».

Achaca el trasvase de fondos a depósitos a que los «nuevos» ahorradores en fondos, que antes invertían en depósitos, «no lo han hecho por propia voluntad, sino forzados por una baja rentabilidad de los depósitos y las recomendaciones de sus bancos que, de forma activa, han buscado que los clientes de depósitos se pasaran a fondos». Añade que al no tener esos inversores conocimientos financieros para valorar el riesgo que suponía la inversión en fondos, cuando han visto que estos les daban pérdidas han vendido sus participaciones.

¿UN COBIJO A LARGO PLAZO?

Todo indica que los depósitos han vuelto para quedarse como refugio de los pequeños ahorradores. Hasta que se sepa en qué acabará el 'Brexit', que según calculan los expertos no será antes de dos años, y los mercados se calmen «es probable que veamos cómo se mantiene la tendencia hacia el ahorro conservador», prevé Estefanía González.

Pau Monserrat afirma rotundo que el traspaso de depósitos a fondos volverá a darse cuando el ahorrador vea que las Bolsas suben y que los depósitos siguen sin ser rentables. «Pero con menos fuerza, debido a las malas experiencias sufridas por muchos ahorradores». A corto plazo, asegura, los pequeños inversores seguirán contratando depósitos «a la espera de tiempos mejores».

publicidad
publicidad