Vocento 15 años 22 de Octubre, 03:07 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

reunión del consejo de europa

Un 'brexit' sin atajos ni privilegios

Cameron llega a Bruselas hablando de «amistad» pero la UE le muestra la salida para que inicie cuanto antes el proceso

No será un combate de boxeo entre dos pesos pesados, que nadie se equivoque. Más bien, será la partida de ajedrez del siglo. Y ayer, en Bruselas, los contrincantes pusieron en marcha un temporizador que podría eternizarse 'sine die'. El 'Brexit' ha llegado para quedarse y si algo ha quedado claro es que no tendrá ni atajos ni previlegios. «Sabían a lo que se atenían, ahora no vale llorar», asegura un alto cargo comunitario. David Cameron convocó el referéndum, él defendió el sí, él perdió, los británicos dijeron 'out' y Europa, lejos de fustigarse y sumirse en una depresión, ha recogido el guante mostrando a Londres la puerta de salida. Amigos sí, pero fuera del club, fue el mensaje lanzado ayer por los jefes de Estado y de Gobierno de los otros 27 Estados miembros. Los Veintisiete, quédense con esta cifras porque la oirán con mucha frecuencia.

Como confesó el presidente francés, François Hollande, Bruselas vivió ayer un día «histórico y doloroso». Ya nadie habla de sumar, sino de restar y esto, se mire por donde se mire, tiene aroma de fracaso, de una derrota que quizá tenga muchos culpables pero a ojos de Bruselas, uno sobresale sobre el resto: David Cameron, que viajó a Bruselas para participar en su último Consejo Europeo. Lo hizo en son de paz, levantando una bandera blanca que sus colegas recogieron de forma parcial. «Somos amigos, aliados. Estar fuera de la UE no significa dar la espalda a Europa», dijo. Todos le saludaron de forma muy cordial e incluso de forma afectiva, como el abrazo que le dio el italiano Matteo Renzi. Han sido demasiadas madrugadas juntos y esto se nota.

Como cada cumbre, el presidente, Donald Tusk, tocó su campanilla para anunciar el inminente inicio de la reunión y los corrillos de líderes se disolvieron. Cameron siempre se quita la americana, pero ayer, con mucha más razón. Tocaba fajarse con 27. Sí, 27 contra 1. Pasó con Grecia y ahora vuelve a ocurrir. Europa, cuando se siente herida, se crece y se une más que nunca. Eso sí, con sus matices y diferentes puntos de vista porque el 'Brexit' ha provocado la división entre duros y menos duros. Francia y la Comisión lideraría el primer bloque; Alemania, el segundo.

Hoy, histórica reunión a 27

Si uno quiere saber qué piensa Europa o qué pasará en Europa el mejor termómetro se sigue llamando Angela Merkel. Además, la canciller alemana parece estar decidida a liderar la mayor crisis en décadas. Cuando llegó al Consejo, pidió calma y recordó que «es importante que sigamos viendo a Reino Unido como un amigo y un socio», dijo. Esto, sin embargo, no es incompatible con la advertencia que lanzó horas ante el Bunestag alemán: «Si quieren acceso al mercado único (es vital para la economía británica) deberán aceptar las cuatro libertades fundamentales de Europa, como Noruega, que no es un Estado miembro pero acata la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales». Pero si ganó el 'Brexit' fue precisamente porque no quieren que lleguen más inmigrantes a las Islas. Así que...

Los matices entre líderes se referían sobre todo al 'timing' del proceso de salida, la activación del artículo 50 del Tratado, que prevé una periodo de dos años de negociación. «Es una decisión del Gobierno de Londres pero estamos preparados para que lo soliciten hoy mismo, aunque entenderán que no con mucho entiasmo», recalcó Tusk. Hubo de todo. Mientras el holandés Mark Rutte pidió calma y dar el tiempo necesario para que «superen su grave crisis política y económica», el belga Charles Michel exigió rapidez y advirtió de que «no vamos a aceptar que esta negociación se convierta en un chantaje que genere más incertidumbre». Al final, el mensaje acordado es que sea «lo más pronto posible».

En lo sustancial, los 27 cerraron filas en torno a varias ideas. Primero, la única salida posible es activar el artículo 50 (nada de atajos ni renegociaciones) y segundo, o se está o no se está. «O eres Estado miembro o no lo eres. Aquí no vale ser un medio Estado miembro», recalcó la alta representante, Federica Mogherini. «Esto no es como Facebook. Aquí o se está casado o no», ironizó el luxemburgués Xavier Bettel. «Que nadie pretenda quedarse con lo bueno de la UE rechanzado aquello que no le gusta», apostilló Mariano Rajoy.

Amigos sí, pero fuera es fuera. Y si algo quedó también claro anoche es que no se producirá ningúna negociación ni formal ni informal hasta que Downing Street comunique oficialmente su deseo de abandonar el club y por ende, acogerse al artículo 50. Así lo trasladaron Merkel y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que anunció que ha prohibido de forma expresa a sus comisarios y directores generales cualquier negociación 'ad hoc'.

Hoy, la cumbre se reanudará pero ya con 27. Histórico.

publicidad
publicidad
publicidad