Vocento 15 años 23 de Octubre, 11:42 am

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

triunfo del brexit

Las seis razones por las que pinchó el 'Remain'

Luis Ventoso

1. No convences si no crees en lo que vendes
En el Partido Conservador son pocos quienes no tienen un discurso reticente contra la Unión Europea, incluso defendiendo la permanencia en ella. David Cameron, que en su juventud coqueteó con el ala euroescéptica del partido, fue presionado en la campaña llegó a reconocer que «yo también soy euroescéptico», aunque recomendaba seguir por motivos económicos, el acceso a un mercado de 500 millones de personas. Es muy difícil convencer cuando no crees en lo que vendes. Todos los discursos de la mayoría de los paladines del Remain comenzaban con una salvedad: «Aunque a mí tampoco me apasiona la Unión Europea...». Un referéndum es algo muy emocional, a cara o cruz, y es difícil que el público compre una mercancía cuando tú mismo le dices que está averiada.

2. Los viejos periódicos aún mandan mucho
En Occidente se ha querido enterrar a la prensa de papel antes de tiempo. «The Sun» y «Daily Mail», aun habiendo perdido público, conservan tiradas de más de un millón de ejemplares. Los lee un público popular, que muchas veces estudia de manera liviana los asuntos públicos y se fía de sus orientaciones. Ambos han sido visceralmente antieuropeos. «The Sun» se ha apropiado además por dos veces de la imagen de la Reina en portada, presentándola como partidaria del Brexit. El principal periódico conservador de prestigio, «Daily Telegraph» también ha pedido la salida. «The Times», aunque finalmente ha pedido el voto a Remain, ha tenido un tono euroescéptico claro durante meses, para no descuidar a ese público. Solo el laborista «The Guardian», de venta menguada en los quioscos (menos de 300.000) defendía claramente a la UE. También el amarillo «Mirror», laborista, pero entró en el asunto de frente muy al final. Cunde la sensación de que el papel ha fijado más las opiniones que el pulso eléctrico de las webs.

3. Calamitosa campaña del Partido Laborista
Han empezado tarde y sin ganas. Solo el asesinato de su compañera Jo Cox los movilizó un poco en serio al final. Corbyn ha ofrecido pocos mítines, a regañadientes y pidiendo el voto para la UE por la boca pequeña. «Yo tampoco soy un enamorado de la UE», confesó en su última entrevista televisiva. Incluso criticaba los argumentos de miedo económico del Gobierno. No ha estado cómodo pidiendo el voto en el mismo sentido de Cameron y Osborne y se le ha notado mucho. El resultado abrirá nuevas dudas sobre su liderazgo.

Seguir leyendo en ABC

publicidad
publicidad
publicidad