Vocento 15 años 18 de Diciembre, 15:41 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Proceso

Brexit: ¿Puede el Gobierno británico desoír el resultado del referéndum?

Finanzas.com

La convocatoria a las urnas no era vinculante pero, ¿qué margen tiene el Gobierno para desobedecer la voluntad de los británicos?

Los británicos han votado a favor de abandonar la Unión Europea y va a ser muy complicado que el sustituto de David Cameron (que ha dimitido ante el resultado del referéndum) desoiga el mandato que le han dado los ciudadanos. Sin embargo, es preciso tener en cuenta diversos factores. 

Para empezar, el referéndum de ayer es de naturaleza consultiva, no vinculante. En ese sentido, el Gobierno no está obligado a implementar la escisión. En ese sentido, el Gobierno podría tratar de ignorar dicha votación, argumentando que el resultado ha estado muy igualado (48%-52%) y que ha habido una baja participación (aunque esto no es del todo cierto, han acudido a votar el 72% de los ciudadanos que estaban llamados a las urnas). 

Asimismo, se podrían argumentar que es el Parlamento el que debe poner en marcha el proceso y después forzar una votación en contra de la salida de la UE en la Cámara. Incluso es posible que el Gobierno tratase de negociar un segundo acuerdo con la Unión Europea e intentase repetir el referéndum. Aunque esta posibilidad pudiera parecer rocambolesco, en Europa hay una tradición de estados miembros de la UE que repiten referendos sobre cuestiones relacionadas con la UE hasta que los votantes finalmente votan la forma "correcta".

En este sentido, lo que marca un punto de no retorno en el proceso es la invocación al artículo 50 del Tratado de Lisboa, que marca la retirada de un estado miembro de la Unión Europea. Una vez que se hace esto, el Brexit se convierte en una cuestión de derecho irreversible y bastante urgente. 

Este artículo explica que la salida se debe decidir conforme a los requisitos constitucionales de cada estado miembro y no especifica si debe hacerse a través de un referéndum, un voto en el Parlamento o cualquier otra manera.

En cuanto a los plazos, este artículo determina que debe articularse la salida del estado miembro en cuestión en el plazo de dos años, a menos que las dos partes decidan unánimemente alargar el proceso, algo que muchos expertos anticipan.

publicidad
publicidad
publicidad