Vocento 15 años 16 de Diciembre, 04:14 am
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

política monetaria

El BCE inicia las compras de deuda corporativas ¿en qué lo notaremos?

Fue una de las medidas estrellas de la reunión de marzo del Banco Central Europeo (BCE). En dicha reunión, durante la rueda de prensa, su presidente, Mario Draghi, anunció el BCE compraría deuda corporativa. Y tres meses después y, también durante una rueda de prensa, Draghi puso fecha a las operaciones: el 8 de junio

El presidente del BCE señaló que la entidad va a comprar deuda emitida por empresas que no sean bancos, incluidas compañías aseguradoras, con grado de inversión y con un vencimiento mínimo de seis meses y máximo de hasta 30 años. El límite de compra máximo, que acometerán seis bancos centrales nacionales, entre ellos el Banco de España, coordinados por el BCE, será de un 70 % por cada emisor o, incluso, menos en el caso de empresas públicas que serán tratadas como en el programa de compra de deuda pública. Los bancos centrales que realizarán las compras son: el Nationale Bank van België/Banque Nationale de Belgique, el Bundesbank, el Banco de España, el Banque de France, la Banca d'Italia y el Suomen Pankki de Finlandia.

Borja Gómez, analista de renta fija de Inverseguros, destaca que, aunque las operaciones comenzarán mañana, ya ha impactado en el mercado de renta fija puesto que "los spreads de crédito en el mercado de renta fija se ha reducido de forma considerable". Sin embargo, la gran pregunta es cómo impactará a largo plazo: su impacto dependerá del volumen que compre. "Si el discreto, existe el riesgo de que esta evolución positiva se reinvierta, se corrija, en el caso de que se mantenga en niveles elevados reducirá spreads y con comportamiento positivo", señala Gómez.

Por su parte, Joaquín Robles, analista de XTB, recuerda que "sólo se beneficiaran empresas europeas que tengan su deuda calificada como investment grade. La novedad respecto a anteriores medidas es que también se incluirán empresas no financieras. Esto supone un fuerte respaldo para aquellas empresas con una gran deuda y necesidades de financiación".

Antes del anuncio por parte del BCE de la compra de bonos corporativos, la rentabilidad media se situaba en el 1.3%, ahora que va a empezar el programa, el mercado lo ha descontado y ha caído al 1%.

Por su parte, Felipe López Gálvez, analista de SelfBank, destaca que el BCE comprará deuda de "Todas aquellas empresas (excluyendo bancos) que cuenten con un rating de `grado de inversión´. Es decir, el BCE no comprará deuda de empresas cuya deuda tenga una calificación de bono basura".

La principal consecuencia es que la mayor demanda de estos títulos provocará un aumento del precio, y por tanto un descenso de la rentabilidad que ofrece esa deuda. Aunque las compras se empezarán a producir de manera efectiva el 8 de junio, el mercado empezó a descontar este efecto cuando se anunció la medida el pasado 10 de marzo. Ante esa caída de la rentabilidad, estas empresas podrán reducir sus costes de financiación cuando vayan a emitir nueva deuda, ya que podrán ofrecer un menor tipo de interés a los inversores interesados en acudir a dicha emisión.

En segundo lugar, el hecho de que la deuda corporativa europea pase a otorgar menos rentabilidad, provocará que inversores extranjeros vendan sus bonos denominados en euros o dejen de comprarlos en futuras emisiones. Por lo tanto, el menor interés en activos denominados en euros debería provocar una caída de la moneda única, destaca Gálvez

Impacto en la economía

Pero las empresas no serán las únicas beneficiadas. "Las compras tendrán impacto a medida que que las entidades bancarias relajaran esas condiciones de crédito se sigan relajando, que ya ha habido una mejora, pero no lo suficiente", continúa explicando Gómez. 

La operación que puede ser más importante para la economía real es la LTRO del próximo 24 de mayo, que sí puede tener un impacto positivo en las pymes.

Robles señala que una de las consecuencias de las compras es que "el coste de financiación medio de las grandes corporaciones europeas se volverá a ver reducido. Esta presión a la baja en los tipos de la deuda corporativa delas empresas elegidas puede revertir un mayor interés en el resto de empresas al ofrecer una rentabilidad más atractiva"..

Con este nuevo programa de compra de deuda se busca ayudar a determinadas empresas en sus necesidades de financiación para motívalas a seguir creciendo y generando empleo. Es difícil pronosticar el verdadero efecto que esta medida tendrá en la economía europea a medio plazo.

Impacto

Según diversas casas de análisis, el BCE dispone de un universo de potenciales compras de entre 600.000 y 850.000 millones de euros, aunque la mayoría de los expertos coincide en que las compras de bonos empresariales no excederán los 5.000 millones de euros al mes, dejando abierta la posibilidad de una ampliación del programa más allá de marzo de 2017.

Los analistas de Axa estiman en un rango de entre 750.000 y 850.000 millones de euros el rango de instrumentos elegible bajo las condiciones del programa del BCE, aunque apuestan por una horquilla de compras de entre 3.000 y 5.000 millones de euros mensuales.

Por su parte, desde Standard & Poor's también señalan un máximo de 5.000 millones de euros al mes como la cifra más probable de compras bajo el CSPP, cuyo importe formará parte del plan de expansión cuantitativa del BCE, que desde el pasado mes de abril invierte 80.000 millones de euros mensuales mes comprar activos públicos y privados de la eurozona.

Los analistas de la agencia de rating destacan el impacto del anuncio de este programa en la bajada del coste de financiación de las empresas, que han podido emitir deuda a menos interés, subrayando el "efecto llamada" sobre el coste de la deuda 'high yield', aquella que queda fuera del plan de compras, pero que se ha beneficiado indirectamente del anuncio del BCE.

Pero también puede tener efectos negativos: El riesgo de esta y otras medidas que ha impulsado el BCE es que se genere una burbuja en el mercado de deuda. Además, está de alguna manera incitando a las empresas a emitir deuda y elevar su endeudamiento, lo que acarrear problemas en el futuro.

EMPRESAS ESPAÑOLAS.

Según las estimaciones de Merril Lynch, este programa de compra de deuda corporativa podría mejorar la financiación de cerca de 57.000 millones de euros procedentes de los balances de compañías españolas con calificación dentro del grado de inversión.

Iberdrola, Gas Natural Fenosa y Repsol se perfilan como las tres corporaciones españolas mejor situadas para beneficiarse del programa, según el banco estadounidense, al tiempo que los emisores a nivel continental en mejor posición son EDF, Total, BMW, Engie, Enel, ENI, Shell, Daimler y Orange.

Si las empresas españolas podrán vender deuda por 57.000 millones al BCE, el importe de las francesas ascenderá previsiblemente a unos 209.000 millones, frente a unos 122.000 millones de las alemanas y cerca de 70.000 millones de las italianas.

El mayor número de bonos 'elegibles' se encuentra en el sector de energía, y en especial en el eléctrico. Las eléctricas europeas pueden acaparar compras por 151.000 millones, frente a 65.000 millones del transporte, 47.000 de otras corporaciones energéticas, 46.000 de la industria básica, 44.000 millones de las telecomunicaciones y 39.000 de la automoción.

Por su parte, JPMorgan Cazenove señala a Abertis, Gas Natural, Ferrovial, DIA y Amadeus como las empresas españolas con más opciones de beneficiarse de este programa del BCE.

publicidad
publicidad
publicidad