Vocento 15 años 18 de Diciembre, 17:43 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

europa, en vilo

Españoles en Reino Unido: ¿Los indultados del Brexit?

Iñigo Gurruchaga

Los españoles residentes en el Reino Unido podrán permanecer en el país con los mismos derechos que ahora si gana el 'out' en el referéndum del 23 de junio, según afirmaron ayer cuatro líderes de la campaña 'Vote Leave' (Vote por la Marcha). En una declaración que tuvo un fuerte impacto en los medios afirman que los ciudadanos de la UE que residen ahora legalmente recibirán un permiso de residencia de duración indefinida. Boris Johnson, Michael Gove, Gisela Stuart y Priti Patel desarrollaron su denuncia de la inmigración excesiva del pasado domingo publicando ayer las líneas de la política que pondrá en marcha el Gobierno tras el voto y antes de las próximas elecciones generales, que tendrían que celebrarse en 2019. Esa política tendría que ser aplicada por el actual Ejecutivo conservador.

Su propuesta es lo suficientemente vaga para que concite la unidad con el otro bando favorable al 'out', el de Nigel Farage y su Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP), al que los tres políticos conservadores y la diputada laborista Stuart relegan a una posición secundaria en la campaña. Ambos quieren un sistema de inmigración «similar al de Australia», basado en puntos.

El sistema australiano está diseñado para lograr el crecimiento de la población en un país con un número de inmigrantes por cabeza de población ya notablemente más alto que en Reino Unido. El Gobierno británico tiene desde 2008 un sistema de puntos para inmigrantes que no son de la Unión Europea, introducido por el Gobierno laborista. Ha sufrido varias modificaciones desde entonces.

El sistema básicamente establece una serie de categorías -trabajadores altamente cualificados, inversores y empresarios, estudiantes, familiares.- en el que se intentan casar la oferta y la demanda de empleo.

La política humanitaria de asilo tiene otras bases. Se suman los puntos obtenidos en un test sobre cualificaciones, conocimiento de inglés, salario en el nuevo empleo. La propuesta de los partidarios del 'Brexit' quiere extender ese sistema de puntos también a las personas del resto de la UE que quieren residir en Reino Unido. Pone en duda así el acceso británico al mercado común, porque países del Área Económica Europa que no están en la UE, como Noruega o Islandia, han de aceptar el libre movimiento de personas. Lichtenstein restringe la inmigración.

Suiza es un caso especial. Con una inmigración muy alta, 1% anual de la población, aprobó en 2014, en un ajustado referéndum, poner límites al libre movimiento de personas de la Unión Europea mediante cuotas y se encuentra en un complejo proceso de negociación sobre su acceso al mercado común y a programas europeos de colaboración.

La Commonwealth

En el caso británico, de los 330.000 inmigrantes netos que llegaron al país en 2015, 157.000 procedían de países que no pertenecen a la UE. Tanto Farage como la declaración de ayer pretenden ser más justos con los que proceden de países de la Commonwealth. Las sumas no concuerdan fácilmente con su propuesta y con el afán simultáneo de reducir la inmigración a 'decenas de miles'. La inmigración se ha convertido en los últimos días en el asunto central de la campaña del referéndum del 23 de junio. Es la mejor bandera que tienen los partidarios del 'Brexit', según los sondeos.

La promesa de Johnson, Gove, Patel y Stuart en nombre de Vote Leave contempla también que no exista frontera en Irlanda, lo que parece presuponer que habría libre comercio de bienes y servicios entre la Irlanda del sur, miembro de la UE, y la del norte, fuera de la asociación tras una hipotética victoria del 'Brexit'.

publicidad
publicidad
publicidad