Finanzas.com

Recordar mis datos | 縊lvidaste tu contrase馻?

CASO RATO

El Supremo avala la imputaci髇 de Telef髇ica y Lazard en el caso Rato

Agencia EFE

El Tribunal Supremo avala la imputaci髇 de las grandes corporaciones por su responsabilidad penal en delitos empresariales cometidos por sus directivos o consejeros, tal y como ha sucedido con Telef髇ica y Lazard por posible corrupci髇 entre particulares en el marco del caso Rato.

Este mi閞coles, los representantes de ambas compa耥as han comparecido en calidad de investigados -antes imputados- ante el titular del Juzgado de Instrucci髇 n鷐ero 31 de Madrid, Antonio Serrano-Arnal, para explicar los pormenores de los pagos, presuntamente irregulares, al exvicepresidente del Gobierno.

La declaraci髇 ha llegado un mes despu閟 de que el secretario general de Telef髇ica, Ramiro S醤chez de Ler韓, y el consejero delegado de Lazard en Espa馻, Pedro Pasqu韓, siempre como investigados, explicaran a la justicia los detalles de la contrataci髇 de Rato en ambas empresas.

En el caso de S醤chez de Ler韓, Hacienda propuso su citaci髇 en su informe al juez, recogido en el sumario del caso al que ha tenido acceso Efe, donde adem醩 el fisco se cuestiona qui閚es propusieron al exministro e intervinieron en la elaboraci髇 de su contrato.

Las preguntas hacen planear la duda sobre unas empresas que, de demostrarse dichas irregularidades, habr韆n infringido las medidas de vigilancia y control de sus directivos, lo que podr韆 acarrear a ambas una condena por su responsabilidad penal.

As lo refrenda la sentencia dictada por el pleno de la Sala de lo Penal el pasado febrero con la que el Supremo sent doctrina al aplicar, por primera vez, la reforma del art韈ulo 31 bis del C骴igo Penal sobre la responsabilidad de las personas jur韉icas.

Seg鷑 閟ta, cualquier persona jur韉ica -incluidas las sociedades mercantiles estatales, la administraci髇 p鷅lica, los partidos pol韙icos y sindicatos, o el propio Estado- puede ser responsable de la comisi髇 de un hecho delictivo.

El C骴igo Penal establece de esta forma 31 delitos habituales en el 醡bito empresarial, entre los que destacan alzamiento de bienes, blanqueo de capitales, fraude fiscal y corrupci髇.

Una lista que contiene las infracciones del caso Rato donde, adem醩 del exvicepresidente del Gobierno, figuran como investigados m醩 de una decena de personas de su entorno profesional.

En su sentencia, el Alto Tribunal aplica por vez primera el art韈ulo 31 bis, que requiere constatar la comisi髇 de delito por uno o varios miembros de la empresa y comprobar que la compa耥a ha incumplido su obligaci髇 de establecer medidas de vigilancia para luchar contra este tipo de conductas.

El Supremo abre as la veda a que la justicia investigue hasta qu punto una empresa ser韆 penalmente responsable si "el delito ha sido posible o facilitado por la ausencia de una cultura de respeto al derecho" en el seno de la compa耥a.

De ser declarada culpable, la sociedad se enfrentar韆 a posibles penas de disoluci髇, multa econ髆ica, suspensi髇 de las actividades hasta 5 a駉s, inhabilitaci髇 para obtener ayudas p鷅licas y beneficios fiscales, y clausura de sus establecimientos.

Adem醩, el C骴igo Penal tambi閚 contempla la prohibici髇 definitiva o temporal de aquellas actividades en las que se haya favorecido o encubierto el delito.

Unas penas a las que, de prosperar la investigaci髇 abierta en los juzgados de la madrile馻 Plaza de Castilla, se enfrentar韆n tanto Telef髇ica y Lazard como las otras dos personas jur韉icas imputadas en el caso.

Y es que el pasado 18 de febrero el representante legal de las empresas de publicidad Zenith y Publicis comparec韆 ante Serrano-Arnal por la adjudicaci髇 del contrato publicitario del debut burs醫il de Bankia, supuestamente favorecido por Rato durante su presidencia en la entidad con el fin de embolsar 833.000 euros.

No obstante, queda por ver en qu medida afecta al proceso el voto particular de los siete magistrados del Supremo que, pese a compartir el fallo de la Sala, apreciaron que la falta de control por parte de la empresa no acarrea necesariamente responsabilidad penal hasta que as no lo acredite la acusaci髇.

publicidad
publicidad