Vocento 15 años 15 de Diciembre, 20:52 pm
publicidad

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Recorta la facilidad de depósito en 10 puntos básicos hasta el -0,40%

Sorpresa: El BCE baja los tipos al 0%

Sorpresa: el Banco Central Europeo (BCE) ha bajado los tipos al 0%, desde el 0,05%, una noticia que no estaba descontada por el mercado. Asimismo, el Banco Central Europeo (BCE) ha decidido recortar en 10 puntos básicos la tasa de depósitos hasta situarla en el -0,40%. La tasa de depósito o la facilidad de depósito es, en este caso, el porcentaje que cobra la institución a los bancos por dejar éstos el dinero depositado en el BCE. Con esta medida, el organismo que dirige el italiano Mario Draghi, pretende que las entidades financieras lo destinen a préstamos tanto a particulares como empresas, especialmente a pymes, lo que facilitaría la recuperación económica en la eurozona. 

Asimismo, el BCE ha decidido ampliar hasta 80.000 millones de euros a partir del próximo mes de abril el volumen de sus compras mensuales, que había establecido anteriormente en 60.000 millones al mes. Y por otro lado, el Consejo de Gobierno de la entidad ha decidido incluir en la lista de activos a comprar bonos denominados en euros y con grado de inversión emitidos por "corporaciones no bancarias" (deuda corporativa de empresas) establecidas en la zona euro.

Además, el banco central ha anunciado el lanzamiento a partir de junio de 2016 de cuatro operaciones condicionadas de refinanciación a largo plazo (TLTRO II), cuyas condiciones de préstamo serán "tan bajas como el interés de la facilidad de depósito"

En las últimas semanas se ha constatado la debilidad de las presiones inflacionistas en la zona euro, cuyo índice adelantado bajó en febrero al -0,2%, mientras el crecimiento del PIB de la región cerró el ejercicio 2015 con una expansión del 1,6%, frente al 0,9% de 2014, con un repunte del 0,3% en el último trimestre del año pasado, en línea con la expansión del tercer trimestre.

Felipe López-Galvez, analista de SelfBank, destaca que "El mercado está descontado que el organismo reduzca la facilidad de depósito hasta -0,40%, lo que desincentivaría aún más que los bancos depositen sus excedentes de tesorería en el BCE. Si no lo depositan allí, tendrán más motivos para conceder crédito a empresas y familias, y con ello estimularán el consumo y el crecimiento económico".

Pero, además, el BCE ha decidido incrementar el volumen de compras en 20.000 millones de euros al mes, hasta los 80.000 millones de euros, cuando los analistas esperan un incremento de tan "solo" 10.000  millones de euros.

Draghi anunció que revisarían las medidas expansivas en la próxima reunión, que tendría lugar en marzo. Así, el mercado espera que en la rueda de prensa, que tendrá lugar a las 14:30, se muestre contundente.

Así, como recuerdan en Saxo Bank, se esperaba que se anunciara un aumento de 10.000 millones en la compra de bonos mensual hasta los 70.000 millones y una extensión de seis meses más del programa, hasta al menos septiembre de 2017 (el programa inicial estaba destinado a durar hasta septiembre de 2016 y fue extendido medio año más).

Sin embargo, Rodrigo García, experto de XTB, cree que puede dejar para posterior, si no surten efecto, "el incremento de la duración de la QE y la supresión de la norma por la cual no se está comprando deuda con rentabilidad menor a la facilidad del depósito. Existen todavía muchas medidas y muchos frentes que no esperamos que se modifiquen como la compra de activos corporativos, tipos negativos o el escalonamiento de la facilidad del depósito".

Empeoran las previsiones

Por otro lado, el Banco Central Europeo (BCE) ha revisado significativamente a la baja sus previsiones de inflación y de crecimiento para la eurozona, lo que justificaría las nuevas medidas de estímulo anunciadas por la institución, que ha bajado los tipos de interés, así como ampliado el volumen mensual de su programa de compras, incluyendo deuda corporativa entre sus objetivos.

En concreto, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha anunciado en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE que la inflación de la eurozona se situará este año en el 0,1%, frente al 1% estimado el pasado mes de diciembre por los técnicos del banco central.

En 2017, la tasa de inflación de la eurozona repuntaría hasta el 1,3%, pero aún así se situaría por debajo del 1,6% previsto anteriormente. De cara a 2018, el BCE espera que los precios subirán un 1,6%.

En cuanto al crecimiento de la zona euro, las nuevas previsiones del BCE contemplan una expansión más débil, con un crecimiento del 1,4% en 2016, frente al 1,7% esperado en diciembre, mientras que para 2017 la entidad prevé una expansión del 1,7%, cuando en su anterior estimación calculaba un 1,9%.

De cara al año 2018, las previsiones de la entidad apuntan a un crecimiento del PIB de la zona euro del 1,8%.

El presidente del BCE destacó que aún prevalecen riesgos a la baja para las expectativas de crecimiento de la región dada la incertidumbre de la economía global y los "mayores riesgos geopolíticos".

El banquero italiano apuntó que el análisis de los datos refuerza la necesidad de adoptar medidas para devolver la inflación a una senda acorde con el objetivo de la institución, aunque reiteró la importancia de que otras autoridades "contribuyan con políticas decisivas".

En este sentido, Draghi expresó su preferencia por reformas estructurales dirigidas a elevar la productividad, así como medidas para mejorar las infraestructuras públicas, que sirvan de impulso a la recuperación cíclica en curso.

publicidad
publicidad
publicidad