Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

Cambian su estrategia de inversión para lograr mayores márgenes

Las aseguradoras arriesgan para ganar

Esther García López

La industria aseguradora está cambiando su estrategia de inversión y asumiendo más riesgo para obtener mayores márgenes de beneficio. Ha pasado de invertir en deuda pública y privada con calificación investment grade a aumentar sus posiciones en activos alternativos de deuda corporativa que les generan más rentas.

Las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales están 'obligando' a las compañías aseguradoras de todo el mundo, entre ellas las españolas, a asumir más riesgo en su inversión con el objetivo de proteger sus márgenes de beneficio, según recoge un estudio elaborado por The Economist Intelligence Unit, para BlackRock, y en el que han participado aseguradoras que gestionan activos por valor de 6,5 billones de dólares.

«Las aseguradoras operan en un entorno de inversión tremendamente complejo. La relajación cuantitativa -conocida también como Quantitative Easing (QE)- ha llevado a estas empresas a asumir un porcentaje de riesgo considerablemente mayor que en años anteriores y las divergencias en las políticas de los bancos centrales suponen una amenaza para sus negocios», asegura Patrick M. Liedtke, responsable del negocio de gestión de activos de seguros de BlackRock en Europa.

El informe establece que en un entorno marcado por la relajación de las condiciones monetarias por parte de los bancos centrales, los bajos rendimientos de los bonos y un crecimiento económico incierto, el impacto del QE sobre el precio de los activos ha provocado que la predisposición al riesgo de las aseguradoras prácticamente se duplique. Según una encuesta que recoge el informe, el 57 por ciento de las compañías tiene previsto incrementar la exposición al riesgo entre los 12 y 24 próximos meses, frente al 33 por ciento que lo preveía hace un año, y el 49 por ciento de las aseguradoras ya ha realizado importantes cambios en su estrategia de inversión.

Pero la diversificación de las carteras de la industria aseguradora hacia activos con riesgo y rendimientos mayores «no va a suponer una amenaza para el sector», afirma Rafael Hurtado, experto en finanzas y profesor de CUNEF. En su opinión, «las compañías de seguros tienen una alta solvencia y la mayor parte de su cartera continuará invertida en activos de bajo riesgo, como la deuda pública».

También niega que su mayor exposición al riesgo pueda repercutir en el ahorro que los ciudadanos tienen en productos de seguro, ya que «lo que realmente repercute en el ahorro en productos de seguro son los bajos tipos de interés, que provocan una bajada de las rentabilidades», asegura Hurtado.

INVERSIONES ALTERNATIVAS

Esta mayor predisposición al riesgo por parte de las aseguradoras hace que planeen aumentar sus posiciones en activos alternativos de deuda corporativa que generen rentas, «como bonos de inmuebles comerciales o préstamos directos a pymes», señala el estudio. 

Esta tendencia modifica en parte el actual escenario inversor de la industria del seguro si se tiene en cuenta que tradicionalmente las aseguradoras han centrado sus inversiones en deuda pública y corporativa con calificación investment grade (de AAA a BBB).

«Las aseguradoras están recurriendo a una gama más amplia de activos, especialmente inversiones en activos de deuda corporativa alternativos que generan rentas, como los préstamos directos, con el fin de diversificar las rentabilidades e impulsar sus flujos de rentas. Sin embargo, están surgiendo dificultades, ya que estos mercados no suelen ser su hábitat natural y para tener éxito hay que superar algunos obstáculos», señala Patrick M. Liedtke.

Jorge Soley, profesor de Dirección Financiera de IESE Business School, también cree que las aseguradoras en España han aumentado su inversión en activos como inmuebles y deuda corporativa de alto nivel, lo que les ha llevado a asumir más riesgo, pero se trata de un riesgo «controlado». «Antes, el sector asegurador invertía principalmente en deuda pública, pero la bajada de los tipos de interés les ha llevado a buscar activos con mayor rentabilidad y, por ello, han aumentado su inversión en deuda corporativa y en inmuebles, que vuelven a ser resguardo del dinero a largo plazo. Se puede pensar que ahora corren más riesgo y es así, pero no demasiado, porque Solvencia II establece un marco claro de dónde pueden invertir y exige que las inversiones en deuda corporativa cumplan determinados requerimientos. Están asumiendo más riesgo, pero es un riesgo moderado».

Rafael Hurtado es de la misma opinión: «En España, muchas aseguradoras invierten desde hace años en activos alternativos como inmuebles. Actualmente, y dados los bajos tipos de interés, este tipo de activos alternativos cobra aún mayor valor en sus carteras».

Respecto a la decisión de numerosas aseguradoras internacionales de apostar por fuentes alternativas de rentas como préstamos directos a pymes, Jorge Soley señala que en España esto es «residual» porque «conlleva un riesgo muy elevado».

DERIVADOS Y ETFS

Otro de los cambios de estrategia de inversión que afrontan las aseguradoras es dirigir sus carteras hacia derivados y ETFs impulsadas por la falta de liquidez. Según el estudio, más de dos tercios de las aseguradoras encuestadas afirman que la falta de liquidez está dificultando el acceso a las inversiones en renta fija y aproximadamente tres cuartas partes creen que la liquidez es menor que antes de la crisis financiera. Por ello, la mayor parte ellas está estudiando usar más derivados y ETFs en sus inversiones y lo explican por «la falta de liquidez en la renta fija con calificación investment grade». 

EL GRAN DILEMA: RIESGO O RENDIMIENTO

La divergencia en las políticas de los bancos centrales, el riesgo de liquidez de los mercados de renta fija y el endurecimiento del marco normativo están creando un dilema para la industria aseguradora que debe afrontar, asegura Liedtke. Añade que «existen oportunidades para proteger la salud del balance y mantener líneas de negocio en dificultades, pero los inversores de las aseguradoras necesitan hacer y rápido un ejercicio de diversificación en las carteras hacia activos con riesgos y rendimientos más altos, y también gestionar con atención los riesgos inherentes a estas nuevas inversiones».

REQUISITOS MÁS ESTRICTOS CON SOLVENCIA II

Las reformas normativas en la industria del seguro conforman uno de los principales factores de cambio en el sector, según establece el estudio de The Economist Intelligence Unit. 

Entre estos cambios destaca la entrada en vigor, el 1 de enero de este año, de la directiva comunitaria Solvencia II, que establece un marco normativo actualizado que permite a las aseguradoras operar reduciendo los riesgos, aumentando su competitividad y mejorando los productos que ofrecen a clientes y usuarios. 

La directiva exige unos requisitos de capital más estrictos que obligan a las aseguradoras con coeficientes de solvencia más bajos, a aumentar sus inversiones en bonos investment grade y a diversificar aplicando unos presupuestos de riesgo más rigurosos. Lo que se contradice con el deseo de la industria de diversificar sus carteras hacia activos de mayor riesgo y rentabilidad. 

Ante esta paradoja, Patrick M. Liedtke, responsable del negocio de gestión de activos de seguros de BlackRock, cree que «si no se aplica bien Solvencia II no se conseguirá captar capital para el negocio. Quienes tengan mayores coeficientes de solvencia pueden diversificar e invertir en estrategias con rentabilidades más altas, pero los que presenten coeficientes más bajos lo tendrán más difícil, ya que la política monetaria, la fuerte demanda de papel de calidad y la reforma de la regulación financiera han contribuido a reducir los inventarios de los intermediarios y la rotación de los bonos, lo que reduce la liquidez en la renta fija».

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

Patrick M. Liedtke, BlackRock

«Las aseguradoras necesitan hacer y rápido un ejercicio de diversificación en las carteras hacia activos con riesgos y rendimientos más altos».

Jorge Soley, IESE Business School

«La industria aseguradora ha aumentado su inversión en deuda corporativa e inmuebles. Asume más riesgo, pero es un riesgo controlado».

Rafael Hurtado, CUNEF

«Las compañías de seguros tienen una alta solvencia y la mayor parte de su cartera continuará invertida en activos de bajo riesgo, como la deuda pública».

publicidad
publicidad