Vocento 15 años 23 de Octubre, 18:45 pm

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

reunión del bCE

Draghi: un mes después y con el dilema de la inflación llamando a la puerta

Este jueves se reúne el Banco Central Europeo (BCE). Se trata de la primera reunión del año, pero sobre todo de la primera reunión después de las últimas medidas tomadas en la reunión de diciembre y con el precio del petróleo con telón de fondo.

El máximo responsable de la política monetaria despidió el año con nuevas medidas expansivas. Así amplió su programa de compra de deuda desde septiembre de 2016 hasta, como mínimo, marzo de 2017 ya que su presidente, Mario Draghi, afirmó que el llamado Quantitative Easing (QE) podría ir aun más allá si no se consiguen los objetivos deseados: "asegurar un retorno de las tasas de inflación a niveles que están por debajo pero cerca del 2% y por lo tanto anclar las expectativas de inflación en el medio plazo".A

Por otro lado, ampliaron las compras de deuda a entidades regionales y locales. "Hemos decidido incluir en el programa PSPP los instrumentos de deuda emitidos por gobiernos regionales y locales de la zona euro", ha afirmado. Esto supone que el Banco Central Europeo podría comprar deuda de Comunidades Autónomas o ayuntamientos siempre que ésta cumpla las condiciones mínimas que el organismo fija. 

Y, por último, redujo en 10 puntos básicos hasta situarse en el -0,30 % el interés que cobra el BCE a las entidades financieras por colocar en él el dinero.

Francisco López-Gálvez, analista de SelfBank, recuerda que "No es descartable que lance alguna de sus ya famosas frases tranquilizadoras, pero es improbable que el jueves baje más aún los tipos o eleve el montante del QE. No será en esta sino en la reunión de marzo cuando actualice sus previsiones económicas y de inflación. Suele ser en estas ocasiones (cada dos reuniones) cuando el BCE hace cambios en su política monetaria".

Un mes después

La situación no ha mejorado. El miembro del Comité Ejecutivo del Banco central Europeo (BCE) Peter Praet ha afirmado que la continuada caída del precio del petróleo ha tenido un "papel importante" en la tasa de inflación y ha indicado que su "efecto" no es "ni insignificante ni temporal". Recordemos que el barril de brent cotiza por debajo de los 30 dólares, con lo que es muy difícil alcanzar las previsiones de final de año que establecían una inflación del 1%.

López-Gálvez añade que"el crudo no es la única causa de la baja inflación. El IPC subyacente (que excluye alimentos frescos y combustibles) tampoco está cerca de ese 2%. Draghi recordará a los gobiernos de cada país la necesidad de realizar reformas adicionales que impulsen el crecimiento y el aumento de salarios, que es una de las principales vías para hacer crecer la inflación".

Por otro lado, algunos miembros del BCE barajaron rebajar aún más la facilidad de depósito hasta situarla en el -0,40%. De hecho, el 60% de los economistas consultados por Bloomberg, esperan que el organismo tome más medidas, apostando por incrementar aún más el volumen de compras y una nueva rebaja en la tasa de depósitos. 

Sin olvidar la alta volatilidad de los mercados, aunque como ya reconoció su presidente, Mario Draghi, hay que convivir con ella durante un largo periodo de tiempo. José Luis Martínez, estratega de Citi en España, reconoce que "nadie espera decisiones".

Francisco Sánchez-Matamoros, analista de XTB, destaca que la primera reunión del BCE se producirá en plena vorágine bajista en el mercado. Diferentes catalizadores han provocado este desplome del mercado en el peor inicio de año que se recuerda en las bolsas. "El inicio de las subidas de tipos por parte de la FED en diciembre, la ya incuestionable desaceleración a nivel mundial y de China a nivel particular, y el desplome del crudo han sido demasiados factores negativos que han instalado la volatilidad en los mercados. En este entorno, entendemos que el mensaje de Draghi debiera ser tranquilizador, con un mensaje muy dovish en el que se tuvieran en consideración nuevas actuaciones a nivel monetario para las próximas reuniones de marzo o junio", continúa.

Aunque reconoce que "el deterioro de los precios del crudo obligaran a admitir que la previsión de inflación este año del 1% es excesiva".

Sin embargo, una de las ventajas que cuenta el BCE es más margen de maniobra. Si los mercados juzgaron insuficiente el anuncio de diciembre, Martínez reconoce que se pueden tomar más medidas como "ampliar la compra de deuda, bajar mas el tipo de deposito, bajar mas los tipos repo y marginal, ampliar el abanico de papel a comprar (ETF incluidos) y mas medida".

Sánchez-Matamoros también enumera las mismas medidas que a las que podría dejar las puertas abiertas Draghi. "Se podría producir la reducción de los tipos de depósito en 10 pb, hasta el -0,4%, la extensión de otros 6 meses en el periodo de compra de activos hasta septiembre de 2017. Esto incrementaría el tamaño de las compras anunciadas en 360.000 millones de euros. Las posibles compras adicionales, teniendo en cuentas los comentarios realizados por el mismo BCE, harían revisar las estimaciones de inflación en el medio plazo en un 0,2%".

Por último, López-Gálvez destaca que "lo que debe hacer el BCE es asegurarse de que los bancos prestan dinero a particulares y empresas. Ni el programa TLTRO ni la penalización del -0,30% a los bancos parecen estar propiciando una canalización del crédito a la economía real. Aunque Draghi nunca se ha dejado llevar por las opiniones de ningún gobierno, Angela Merkel le ha advertido públicamente de los riesgos de estar desarrollando una política monetaria tan expansiva".

publicidad
publicidad
publicidad