12 de Diciembre, 17:46 pm

Finanzas.com

Recordar mis datos | ¿Olvidaste tu contraseña?

IRPF

La rebaja de la reforma fiscal reduce las retenciones de las nóminas hasta un 3%

David Valera

La reforma fiscal se dejará notar de nuevo en los bolsillos de los contribuyentes en este mes de enero. En concreto, la entrada en vigor del último tramo de la rebaja del IRPF se reflejará en un leve incremento en la nómina de los trabajadores debido a unas menores retenciones que podrán llegar hasta un 3%. Este será el último coletazo de una rebaja impositiva aprobada por el Gobierno en 2014 con un impacto de 9.000 millones -entre IRPF y Sociedades- con el objetivo de compensar la subida de tipos que protagonizó al inicio de la pasada legislatura en contra de su promesa.

La idea original contemplaba una reducción media en el IRPF del 12,5% que debía aplicarse en dos fases: una en 2015 con una disminución media del 7,1% y otra en 2016 con un recorte del 5,4%. Sin embargo, la decisión del Ejecutivo de adelantar al pasado julio parte de la rebaja prevista en la segunda fase obligó a buscar una solución de urgencia sobre el tipo de tarifa a aplicar y provocó que el impacto en el presente ejercicio sea bastante suave.

En concreto, la diferencia entre las retenciones aplicadas en las nóminas de diciembre y las de enero varía entre un punto para los tramos de renta más altos (a partir de 34.000 euros) y medio punto para los tres tramos inferiores. Y es que la reforma original establecía que en la segunda fase de la rebaja -aplicada en 2016- se reducirían los tipos entre uno y dos puntos extra respecto a 2015 según los tramos. Pero al adelantar el Gobierno en julio esta medida la tabla ya incorporó la mitad de la rebaja y estableció uno tipo mínimo en 2015 del 19,5% para rentas hasta 12.450 euros. Una tarifa que desde enero cae al 19%. El siguiente tramo, que incluye hasta una base imponible de 20.200 euros, pasa del 24,5% al 24% en 2016. Para un contribuyente con rentas hasta35.200 euros el tipo se reduce del 30,5% al 30%. Por su parte, el tramo hasta 60.000 euros tiene una disminución mayor y pasa del 38% al 37%. Lo mismo ocurre con los contribuyentes del último tramo -rentas superiores a 60.000 euros- que verán reducido su tipo marginal del 46% al 45%.

La repercusión de la última fase de la rebaja se notará de manera diferente en los bolsillos de los trabajadores en función de la situación familiar y laboral de cada uno. Así, un contribuyente soltero y sin hijos con una renta de 40.000 euros verá reducida su retención en comparación con el año pasado en un 3,01%, unos 240,8 euros anuales. Esto supone una mejora de 17,2 euros en la nómina de enero respecto a la de diciembre en este apartado, según el Consejo General de Economistas Reaf-Regaf. Para las rentas más bajas, con ingresos de 14.000 euros, la rebaja en la retención será de 2,49% (unos 19,4 euros anuales). Un beneficio inferior al 2,67% que tendría una renta de 80.000 euros (649 euros).

En el caso de una familia con dos hijos, uno menor de tres años, en la que sólo trabaja uno de los cónyuges, la reducción en las retenciones oscila entre el 1,91% para rentas de 30.000 euros y los 3,03% para los ingresos de 40.000 euros.

Evolución de los ingresos

Desde el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) denunciaron que esta nueva rebaja «pone de manifiesto la desigualdad del sistema tributario español, ya que perjudica la progresividad del IRPF al beneficiar más a las rentas más elevadas, independientemente de su situación familiar». En concreto, estiman que el ahorro medio de esta nueva reducción será de apenas 78 euros anuales. Además, critican que esta última fase de la reforma fiscal tendrá un coste de 1.500 millones para las arcas públicas, algo que en su opinión dificultará lograr el objetivo de déficit este año. Sin embargo, desde el Gobierno siempre han rechazado estas acusaciones y han esgrimido la buena evolución de los ingresos impositivos, con un crecimiento en la recaudación del 6%, para compensar las rebajas.

Asimismo, la reforma fiscal también trajo reducciones en las rentas del ahorro. La nueva tarifa modifica el tipo más bajo de tributación en dos puntos, pasando del 21% al 19%; el intermedio en cuatro puntos, del 25% al 21%; y el más elevado en otros cuatro puntos, del 27% al 23%. Unos descensos que, según Gestha, favorecerán a los grandes patrimonios.

En cualquier caso, la rebaja fiscal no compensa las subidas de tributos realizadas durante la pasada legislatura. Por eso el PP prometió durante la campaña electoral una nueva reducción de tipos de dos puntos.

Cataluña tiene la menor disminución del tributo

La rebaja del IRPF es diferente en función del nivel de renta (la rebaja es mayor entre las rentas más bajas). Esta progresividad, junto con los cambios fiscales que cada gobierno autonómico ha introducido, hace que el impacto sea distinto en cada comunidad autónoma. Castilla-La Mancha es la comunidad con mayor rebaja del IRPF, ya que el impuesto baja un 8% acumulado respecto a 2011, mientras que Cataluña es la que menos se beneficia, con un descenso inferior al 1% (-0,9%), según un análisis del Instituto de Estudios Fiscales.

Por encima de la rebaja media nacional (-3,74%) se encuentran, además de Castilla-La Mancha, Castilla y León (-6,8%), Murcia (-6%), Extremadura (-5,5%), Cantabria (-5,4%), Canarias (-5,2%), Galicia (-4,8%) y La Rioja (-3,8%).

Por su parte, tienen reducciones inferiores a la media la Comunidad Valenciana (-3,6%), Madrid (-2,9%), Aragón (-2,8%), Islas Baleares (-2,3%) y Cataluña (-0,9%).

La reducción de los tipos impositivos del IRPF entre 2011 y 2016 supone un recorte de 2.400 millones de ingresos, de los  que el 80% lo asume el Estado central y el 20% las comunidades autónomas. No todas han replicado en la cuota autonómica del impuesto la rebaja aprobada por el Estado, algunas lo han hecho en menor medida y otras incluso han aumentado el tributo. En Baleares, Comunidad Valenciana y Cataluña, los contribuyentes pagarán más por la parte autonómica de lo que lo hacían en 2011. Así, según el IEF, la cuota autonómica del IRPF subirá en Cataluña un 2,36% (171 millones de euros); en Baleares, un 1,26% (9,8 millones) ; y en Comunidad Valenciana, un 0,36% (11,1 millones).

publicidad
publicidad